jueves, 11 de agosto de 2022

UE y Rusia, los sancionadores sancionados


 

Por Fabrizio Casari.

La Agencia Internacional de la Energía, estructura dependiente de la OCDE, en su informe mensual sobre el mercado del petróleo, informa de que el impacto de las sanciones occidentales sobre las exportaciones energéticas rusas ha sido, hasta ahora, esencialmente nulo. La OCDE -Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico- no tiene sede en Moscú. Es una organización con sede en París de la que forman parte 36 países, entre ellos Estados Unidos, casi toda la Unión Europea, Japón, Australia y Canadá, México y Chile, Suiza y Turquía. A partir del 1 de junio de 2021, el Secretario General de la OCDE es el australiano Mathias Cormann.

La organización -un centro de estudios de política económica global- cree, por tanto, que la catástrofe económica prevista para Rusia, pronosticada por el trío Biden-Johnson-Van der Layen, ha resultado ser una estúpida ilusión. A pesar de la reducción temporal de los volúmenes de venta, gracias a un aumento del 15% en valor, Rusia se ha asegurado unos ingresos enormes. Cada día, Moscú recauda alrededor de 1.000 millones de euros por la venta de hidrocarburos.

Lo que ha sucedido es que Putin, en una operación de diversificación de cartera -evidentemente ya establecida y hecha efectiva antes del inicio de la operación militar- ha redirigido el flujo de gas y petróleo que antes se destinaba a Europa, y ahora va en su lugar a China, India, Turquía y otros países, compensando así la falta de compras europeas. Entre esos otros países están Angola, Argelia y el Congo, que compran gas y petróleo a Rusia y luego lo revenden a la UE a precios incrementados por los cánones que cobran por la triangulación. 

De este modo, la UE no compra gas a Rusia acusada de violar los Derechos Humanos, pero sigue comprando petróleo y gas ruso a los países que la ONU señala como violadores de los Derechos Humanos. Sólo que lo hace pagando un 30% más de lo que solía pagar por el mismo producto en mayores cantidades. Un espectáculo de imbecilidad e impotencia que marca el final (ya imposible de perder) de una UE que se ha convertido en el chiste de la política internacional, tal es su irrelevancia e incapacidad para imponer agendas políticas y comerciales.

Como prueba de que Moscú no está en absoluto arrinconado y que, por el contrario, sigue tejiendo filas estratégicas para el crecimiento de su influencia planetaria, se han producido tanto los encuentros euroasiáticos como la intensificación de la relación con Ankara. No sólo los hidrocarburos: Irán, por ejemplo, ha comprado este año 3,7 millones de toneladas de trigo a Rusia.

La reciente visita de Lavrov a África impulsó aún más las relaciones comerciales de Moscú. "África tendrá un peso cada vez mayor en el sistema de relaciones internacionales de Rusia", declaró el Ministro de Asuntos Exteriores ruso, que visitó Egipto, Etiopía, Uganda y el Congo, donde obtuvo signos tangibles de interlocución privilegiada.

Al fin y al cabo, la historia de la relación entre Moscú y estos países se remonta al periodo soviético y al apoyo político, económico y militar a la descolonización de algunos países como Angola, Zimbabue, Mozambique y Sudáfrica. La transición de la URSS a la CEI no ha socavado la relación de cooperación que Rusia siempre ha mantenido con los países africanos, basta pensar en el proyecto de cooperación entre Moscú y 16 países del continente. Las exportaciones de trigo de Rusia han alcanzado casi 20 millones de toneladas y el valor de las exportaciones de este año ha aumentado un 15%. Irán, por ejemplo, compró este año 3,7 millones de toneladas de trigo a Rusia.

Al fin y al cabo, que África no rompería sus relaciones con Moscú por culpa de Ucrania y bajo las exigencias y presiones de Occidente ya quedó claro en la votación de la ONU sobre la moción de condena contra Rusia presentada por Estados Unidos y la UE. En aquella ocasión, además de varios otros países que han sido históricamente aliados de Estados Unidos, hasta 25 países africanos se abstuvieron en la moción, provocando la ridícula ira de París, Roma y Londres, que a pesar de la realidad siguen soñando con apoyar un papel en África.

A finales de año, cuando el embargo occidental sea total, se estima una reducción de 518.000 barriles sobre una producción diaria de 10,8 millones. Así que el efecto global será sustancialmente relativo, ciertamente no como para doblar las rodillas de Moscú, mientras que queda por ver si la UE puede soportar incluso un mes de reducción del suministro de energía.

Lo que afirma el informe de la OCDE es que la campaña de demonización, aislamiento y hundimiento de Rusia imaginada en la Casa Blanca y transmitida a los camareros europeos para que la lleven a la mesa ha hecho que la comida se desvíe. La única ventaja concreta, hasta la fecha, es que el suministro a Ucrania de todas las armas obsoletas o, en cualquier caso, ya no actualizables, ha permitido vaciar los arsenales occidentales, ahora listos de nuevo para ser llenados con nuevos suministros de las empresas de producción bélica estadounidenses y francesas. Pero en cuanto a la capacidad de golpear a Rusia, las sanciones han resultado ser el mayor boomerang de la historia.

Como se predijo ampliamente y se ignoró deliberadamente, el peso de las sanciones contra Moscú no ha tenido más efecto que en la balanza comercial de Europa, que se ha visto gravemente perjudicada por un mayor gasto para un menor suministro de energía; lo que ya ha llevado a la UE a elaborar planes de ahorro energético que golpean duramente la economía de cada Estado. En algunos casos, como el de Polonia, Rusia ha bloqueado el suministro de energía y aún no está claro cómo piensan calentar sus hogares el próximo invierno. Estonia, que se había negado a comprar gas y petróleo en rublos, también vio bloqueados sus suministros y se vio así obligada a una rápida marcha atrás, tan indigna como la historia de su clase política. Ahora paga en rublos y guarda silencio.

Rusia controla el 27% de toda Ucrania. Ha tomado el control de recursos naturales por valor de 12,4 billones de dólares. The Washington Post estima que el 63% de los yacimientos de carbón de Ucrania, el 11% de los yacimientos de petróleo y el 33% de los yacimientos de minerales importantes, incluido el litio, se encuentran en el territorio controlado por la DPR (República Popular de Doneck) y la LPR (República Popular de Lugansk). Era necesario negociar y buscar una solución para la seguridad mutua, pero no quiso y sigue sin querer a pesar del retroceso militar de todo Occidente.

La elección de las sanciones ha perjudicado a los europeos, beneficiado a los Estados Unidos y vigorizado a Rusia, que ahora tiene su moneda como una de las más importantes en las transacciones internacionales y que, junto con el yen, ha barrido la hegemonía del dólar en el comercio de energía y alimentos. La Unión Europea ha demostrado toda su insipidez e inutilidad de papel, al haber abdicado de sus intereses estratégicos por la obediencia política a EEUU.

Toda una clase política se ha revelado como un cúmulo de estupidez y arrogancia, capaz sólo de servir a Estados Unidos en detrimento de los pueblos de Europa. La economía europea está en apuros y el invierno producirá una dramática caída de sus cifras: habrá decenas de miles de empresas que tendrán que cerrar por la escasez de energía, y los costes prohibitivos y las repercusiones en la cadena de producción, distribución y consumo serán graves. Habrá cientos de miles de empresas que dejarán de funcionar y millones más de parados. La estanflación que se produzca en Estados Unidos y la UE reafirmará la inutilidad estratégica de una economía virtual de valores y finanzas creativas frente a una economía que tiene y produce lo que el mundo necesita, principalmente alimentos y energía.

Los sancionadores son los únicos sancionados, y todo para seguir manteniendo los intereses de EEUU y de la camarilla nazi y cleptómana que gobierna en Ucrania, y los propios EEUU se quejan de la desaparición de cerca del 70% de los suministros militares que destinan a Kiev. La escena apocalíptica está muy bien rodada por el actor de Kiev y su ambiciosa esposa, que han reducido el país a un tercio de lo que era, han llenado cementerios y han destruido su ejército por su ambición política, y reciben 4.000 millones de euros mensuales mientras posan felices para las portadas de Vogue.

martes, 9 de agosto de 2022

Lecciones de una Barbarie. 77 aniversario de la Bomba Atómica

En el programa Estudio TN8, Erving Vega, Manuel Espinoza, Jorge Capelán y Freddy Franco comentan el 77 aniversario de las masacres de Hiroshima y Nagasaki.


viernes, 5 de agosto de 2022

(VÍDEO) La peligrosa escalada de Washington

El periodista Néstor Espinosa entrevista a Jorge Capelán para el programa "Sumando Vigores" del canal ExtraPlus sobre la reciente visita de la líder demócrata Nancy Pelosi a Taiwán.

Ver en: https://managuaconamor.blogspot.com/2022/08/video-la-peligrosa-escalada-de.html

lunes, 1 de agosto de 2022

EEUU y sus acciones injerencistas contra Nicaragua


 

Por Yosbel Bullaín.

Managua, 1 ago (Prensa Latina) Estados Unidos continúa sus acciones injerencistas contra Nicaragua con el ánimo de destruir la Revolución sandinista, cuyo proyecto social se enfoca hoy en el bienestar del pueblo.

El más reciente acto de ese tipo ocurrió hace pocos días cuando el candidato a embajador de Estados Unidos ante Nicaragua, Hugo Rodríguez, en un discurso en el Senado arremetió contra la nación centroamericana.

El gobierno nicaragüense rechazó de inmediato la actitud de Rodríguez, y calificó sus palabras como injerencistas e irrespetuosas, al tiempo que decidió retirarle el beneplácito al postulante como embajador de Estados Unidos aquí.

En un mensaje al Secretario del Departamento de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, el canciller nicaragüense Denis Moncada expresó que tales declaraciones se hicieron desconociendo los principios del derecho internacional, la carta de Naciones Unidas y la convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

De ese modo, las afirmaciones del diplomático de la nación norteña dejaron claro su intromisión en los asuntos internos de un país soberano, al escucharse expresiones como “promover los intereses de Estados Unidos en Nicaragua”, entre otras.

Pero… ¿cuáles son esos intereses?

Para el analista político Jorge Capelán, los verdaderos objetivos de Washington en Nicaragua son los mismos desde hace 200 años: impedir la prosperidad de la nación.

“Una Nicaragua próspera y en paz es la llave para unir a la región, y la unidad de la región significa el fin de la Doctrina Monroe y de la doctrina del Caribe como «Mare Nostrum» estadounidense, explicó Capelán en declaraciones a Prensa Latina.

Por tales motivo –dijo- no causa sorpresa que este propuesto embajador haya hablado en el Senado de «poner presión sobre el terreno» contra el gobierno sandinista, pero Nicaragua es un país soberano y no acepta esas «presiones», comentó el analista.

En esa línea, el director del Centro Regional de Estudios Internacionales (CREI), Manuel Espinoza, calificó las intenciones del diplomático como “oscuras y perversas”, pues no traían nada nuevo para mejorar las delicadas y complejas relaciones existentes con la Casa Blanca.

“En su discurso él no expresa nada sobre mejorar el entendimiento, procurar unas mejores relaciones de respeto, de acuerdo al derecho internacional, sino que escuchamos medidas de injerencia e intervencionismo”, destacó Espinoza.

De acuerdo con el director de CREI, Estados Unidos no entiende al pueblo nica porque tampoco quiere entender su historia, “por eso cualquier otro país en la región podrá permitirle ese tipo de intervenciones, pero no en Nicaragua y menos con líder como el comandante Daniel Ortega”.

A decir de Espinoza la decisión de retirarle el beneplácito a Rodríguez es una medida de política exterior correcta, anticipada y educadora tanto para aquellos nicaragüenses convencidos de obedecerle al yanqui agresor, como para los propios Estados Unidos.

En Nicaragua fracasó el proyecto histórico de Estados Unidos, aseguró Capelán y subrayó que desde 2006 el sandinismo les arrebató la hegemonía política, y en el derrotado intento de golpe de 2018 terminaron de hundir en el desprestigio popular a la vieja oligarquía conservadora.

Según el experto, los sectores populares están económicamente empoderados en Nicaragua, y el país sale adelante y está firmemente anclado en la naciente realidad multipolar, con fuertes relaciones con Rusia, China, Irán y otras naciones.

mem/ybv

jueves, 28 de julio de 2022

miércoles, 27 de julio de 2022

Los movimientos sociales del Abya Yala no deben dispararse en el pie con Nicaragua

"Antropólogo" y "fotógrafo" estadounidense
Carl David Goette-Luciak
expulsado del país en 2018 por haber
participado en acciones
golpistas y terroristas.


Por Jorge Capelán

En estos momentos una nueva campaña antinicaragüense de desprestigio urdida por los servicios de inteligencia imperiales parece estar cobrando forma en América Latina. En pocos días nos hemos enterado de dos situaciones, en dos países distintos, en los que visitantes con vínculos con los movimientos sociales del Abya Yala han sido rechazados en la frontera por las autoridades nicaragüenses.

En este sentido, hay que aclarar que la entrada al país para fines lícitos es totalmente irrestricta. En estos momentos, el turismo en Nicaragua está experimentando un repunte tras el derrotado intento de golpe del 2018 y la pandemia. Muchos de los turistas extranjeros son del Abya Yala y se los puede ver en todas nuestras ciudades.

Demás está decir que la Nicaragua que experimentan esos turistas difiere diametralmente de la imagen totalmente distorsionada que presentan los medios dominados por las potencias atlantistas en todo el mundo.

Sucede que en Nicaragua los movimientos sociales están en el poder. Por eso hay autonomía en la Costa Atlántica. Por eso somos uno de los países más avanzados en materia de empoderamiento político de las mujeres en el mundo y por eso se han otorgado cientos de miles de títulos de propiedad agrícolas y urbanos en todo el país. Y esas son solo algunas de las razones.

Hablemos a calzón quitado. Aquí en el Abya Yala solo hay tres países que han logrado resolver el problema más fundamental del poder, que es el de quién tiene las armas y hacia dónde estas apuntan en una sociedad. Esos países son Cuba, Nicaragua y Venezuela. En todos los demás países del Abya Yala, los movimientos sociopolíticos progresistas y revolucionarios, incluso desde el Gobierno, luchan tratando de impedir que las armas apunten contra el pueblo.

En el caso de Nicaragua, no podemos ilustrar esto de manera más gráfica que con el hecho de que en ciudades estratégicas como León y Masaya la Guardia Nacional del dictador Anastasio Somoza, fundada, entrenada y financiada por los Estados Unidos tenía fortalezas con piezas de artillería, no apuntando hacia el extranjero, sino a la población del propio país. Entonces llamaban a eso eufemísticamente "Doctrina de la Seguridad Nacional".

Para librarse de esa oprobiosa tiranía el pueblo nicaragüense ofrendó miles de vidas, y luego tuvo que ofrendar otros tantos miles más para defender el poder revolucionario conquistado en los años 80: Unas fuerzas armadas patrióticas y populares; la constitución más democrática que el Abya Yala había conocido hasta la fecha; una de las reformas agrarias más profundas de nuestro continente; un Estado plurinacional con vasta autonomía en la Costa Atlántica y un largo número de etcéteras.

A pesar de la derrota electoral de 1990, hija de una sangrienta guerra de mal llamada "baja intensidad" de los EE. UU. y un bloqueo y unas sanciones criminales, Nicaragua retuvo, sin dejarle las calles al enemigo, lo fundamental: Unas fuerzas armadas patrióticas que jamás dispararán contra el pueblo y un marco institucional nacido de una revolución muy profunda.

Por eso, y a pesar de una perenne campaña de odio financiada y dirigida por los Estados Unidos y por países de la Unión Europea, tras 16 años de resistencia en las calles y en todos los espacios de poder conquistados, los movimientos sociales y su instrumento político, el Frente Sandinista de Liberación Nacional, lograron regresar al gobierno en el año 2007 y desde entonces retomaron lo que había quedado inconcluso en 1990.

Hoy en Nicaragua manda El Pueblo Presidente. El país no es el mismo, los niños ya no tienen que prostituirse, la juventud puede acceder a todos los niveles educativos de manera totalmente gratuita y gozan de un sistema de educación técnica que es la envidia de Centroamérica y de muchos otros países del Abya Yala. El derecho a la salud gratuita y de calidad para el pueblo ha sido restituido. Los remanentes de la vieja oligarquía liberoconservadora han sido relegados a espacios muy secundarios de una sociedad que cada vez los reconoce menos como actores legítimos de la vida nacional.

En toda su historia, el pueblo nicaragüense ha experimentado la perenne injerencia de los Estados Unidos. Aquí a inicios del siglo XX los marines contaban los votos y decidían al vencedor. Cuando no pudieron derrotar al ejército de indígenas y campesinos de Sandino, dejaron a Somoza, su fiel "hijo de perra". Durante la dictadura, censuraban las noticias de torturas a sandinistas al tiempo que "aconsejaban" a la oposición conservadora. Su objetivo era mantener en el país un "somocismo sin Somoza", un plan que como se sabe fue derrotado por el sandinismo.

En los años 80 enviaron a un verdadero ejército de "antropólogos" (y otros "ólogos") con el supuesto fin de "investigar" a los pueblos de la Costa Atlántica, pero que en la realidad estaban recabando inteligencia y organizando las estructuras de fuerzas afines al proyecto de la CIA. Por cierto, los Estados Unidos jamás hicieron otra cosa que boicotear la autonomía de los pueblos de la Costa Atlántica que solo pudo haber sido realidad gracias al compromiso y liderazgo del Frente Sandinista.

Solamente para las elecciones de 1990, a través de la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés), canalizaron 12 millones de dólares de la época (unos 27 millones de hoy en día en un país que entonces tenía la mitad de habitantes) para la alianza opositora UNO, compuesta por todo el espectro de la política corrupta del antiguo régimen, desde supuestos comunistas hasta todo tipo de somocistas pasando por conservadores, liberales y socialcristianos. En esa suma no se cuenta la plata enviada por la Central de Inteligencia Americana ni por la USAID.

Durante toda la denominada "larga noche neoliberal" entre 1990 y 2007, a los fondos de los Estados Unidos se unieron los de muchos países de la Unión Europea a través de sus mal llamadas "Agencias para el Desarrollo". Los objetivos de esta modalidad de injerencia eran: Desmoralizar y dividir al sandinismo cortando sus lazos con el pueblo y las Fuerzas Armadas, y hacer que la población aceptara las políticas neoliberales.

La mal llamada "ayuda para el desarrollo" se convirtió en un elemento esencial de la "gobernanza neoliberal" por medio del cual se desnacionalizó al Estado y se chantajeó a los activistas de los sectores populares que habían conquistado espacios en el sector de las ONG bajo la amenaza de cortarles las ayudas si apoyaban al Frente Sandinista.

Documentos internos de la USAID de mediados de los años 90 describen un cambio de estrategia, de apoyar a los movimientos tradicionales de la derecha a tratar de conquistar bases dentro del sandinismo con el fin de dividirlo creando ONG de fachada progresista. Por aquel entonces surge una minoritaria escisión socialdemócrata del sandinismo, el mal llamado "Movimiento Renovador Sandinista", compuesto principalmente por antiguos funcionarios de la década de los 80 y por diputados que traicionaron el voto popular y se pasaron al bando de la derecha en el parlamento.

Esta escisión tuvo un apoyo totalmente minoritario a lo interno del partido y se autoexcluyó del mismo, pero utilizó sus antiguas credenciales sandinistas como medio para legitimizar las políticas injerencistas de los EE. UU. y la UE en el país. Al mismo tiempo, algunos de sus personeros gozaron de financiamientos, premios, becas, publicaciones de libros, giras al exterior y en general una muy calurosa acogida en los medios y la academia de Occidente.

Es así como surgen ONG de mucho renombre hasta hoy en día en el extranjero, como el CENIDH, Ética y Transparencia, el Grupo CINCO/Confidencial (del exsandinista Carlos Fernando Chamorro, miembro de la familia más rancia de la oligarquía nicaragüense), etcétera. Desde su impoluto púlpito de probidad avalada por los Gobiernos imperiales, pontificaban sobre las virtudes de la ética y el respeto a los derechos humanos, pero hacían la vista gorda cuando los más groseros actos de corrupción, inmoralidad y autoritarismo eran cometidos por gobernantes aprobados por "las Embajadas".

Impulsaron una campaña de odio antisandinista, basada en calumnias y fabricaciones, que fue integral y buscó destruir la imagen del Comandante Daniel Ortega Saavedra, el más incansable dirigente del grupo de comandantes que no arriaron las banderas después de las elecciones de 1990. Sin embargo, esa campaña se vino abajo, no solo porque el pueblo siguió resistiendo y protestando en las calles, sino también porque el modelo neoliberal impuesto era profundamente delincuencial e ineficiente: La pobreza campeaba, los servicios públicos casi totalmente privatizados no servían, la economía no funcionaba…

La crisis del neoliberalismo hizo que los movimientos populares regresaran al Gobierno en 2007 y a partir de ese entonces, metódica y tenazmente, han ido acumulando fuerzas y retomando la tarea interrumpida en 1990 al punto tal de que la Nicaragua de hoy es irreconocible y la hegemonía política del sandinismo, total. Nadie quiere salir a la calle a defender a los criminales y delincuentes de cuello más o menos blanco que están presos por atentar contra la soberanía del país porque le tenga miedo a la Policía Nacional, que por cierto es la más pequeña del istmo, sino porque saben que esos sujetos son indefendibles, no importa lo que digan Human Rights Watch o Amnesty International.

Pero el camino recorrido desde 2007 hasta la fecha ha sido uno de permanente enfrentamiento a la injerencia Occidental. Desde el año 2008 cuando el FSLN ganó limpia y contundentemente las elecciones municipales, la actitud permanente de Estados Unidos y la Unión Europea ha sido poner en tela de juicio todo el sistema electoral, contando para esa tarea con el apoyo de su quinta columna en el país, que es la red de ONG tóxicas que habían venido construyendo a lo largo de los años.

En el año 2010, la USAID impulsó en Nicaragua el programa CamTransparencia, con el supuesto fin de "promover la transparencia en las instituciones públicas", un fin que en sí es una clara injerencia y una violación del derecho internacional. Este programa funcionaba en el marco de la Oficina de Iniciativas de Transición (OTI), es decir, una descarada estructura para el cambio de régimen en países seleccionados para tal fin por el imperio. A su vez, el programa CamTransparencia era manejado por una sucursal de la multinacional paramilitar DynCorp, uno de los principales subcontratistas de las guerras privatizadas del imperio, desde la lucha contrainsurgente en El Salvador y el escándalo Irán-Contras hasta Kosovo, Irak y Afganistán, pasando por el Plan Colombia.

Al mismo tiempo, los Estados Unidos, las mal llamadas agencias de cooperación europeas y las grandes corporaciones occidentales cuasi-gubernamentales de mal llamada defensa de derechos humanos y de otro tipo, así como fundaciones como la Rockefeller y las Fundaciones para una Sociedad Abierta de Soros, se dedicaron a la tarea de crear todo un enjambre tóxico de grupos "juveniles", "ambientalistas", "de género", de "indígenas" y de toda una parafernalia de causas como mampara para un plan desestabilizador que nada tiene que ver con lo que esos grupos decían defender.

El proyecto político del imperio en Nicaragua, para el que habían creado toda esta estructura de apariencia civil, todo el tiempo ha sido impedir que el país se desarrolle independientemente. Nicaragua está en el centro de América Central, es el país con más territorio y todas las mercancías (tanto entre el norte y el sur, como entre el este y el oeste) deben pasar por ella. Por eso Nicaragua debe ser pobre y estar en guerra todo el tiempo. Si Nicaragua levantara cabeza, sería mucho más fácil que los pueblos centroamericanos se unieran y pusieran fin a la doctrina Monroe y al dominio estadounidense sobre el Caribe. La clave para impedir ese desarrollo es destruir al sandinismo, la expresión política de los movimientos sociales en la tierra de Sandino.

El derrotado intento de golpe del año 2018 en Nicaragua fue solamente eso: un golpe. Fue una "revolución de colores" fallida basada en una maraña de mentiras y manipulaciones que se desinfló tan pronto el pueblo se dio cuenta de que lo querían engañar y arrebatarle su futuro. No vamos a entrar aquí en detalles sobre lo que sucedió en ese año (se han escrito varios libros al respecto), pero sí debemos constatar que hoy en 2022, a cuatro años de distancia, la agenda golpista y destituyente ha muerto por falta de apoyo popular aunque el dinero Occidental siga fluyendo de manera creciente para alimentarla.

No se sabe la suma total invertida por los países occidentales para desestabilizar y derrocar al Gobierno sandinista, pero algunos datos aislados dan una vaga idea, por ejemplo, la USAID, que en 2018 decía haber apostado $24.547.645 dólares en el país en total, al año siguiente aprobó $34.205.234 dólares (un 40% más) en "capacitar a los jóvenes líderes democráticos emergentes" para que puedan "participar mejor en la gobernabilidad democrática" con el objetivo de "aumentar el apoyo de los ciudadanos al derecho a la libertad de expresión y al acceso a la información pública". La NED, por su parte, aportó 1,3 millones de dólares para 17 proyectos en Nicaragua en 2018 y casi un millón de dólares para 16 proyectos "de jóvenes" en 2019. Todo esto es solo la punta del iceberg, porque no se cuenta el dinero canalizado a través de los Rockefeller, Soros, las fundaciones de Per Omidyar ("filántropo" fundador de Ebay), los países europeos, etcétera.

Después del fracaso de 2018, los EE. UU. siguieron con su injerencia, tal y como lo muestra "RAIN", el (fracasado) proyecto filtrado de la USAID en 2020 en el que se planteaba la meta de poner en marcha una "transición gubernamental" durante los próximos dos años, y la aprobación por el Congreso en 2021, con la posterior firma del presidente Joe Biden, de la nefasta “Ley de Refuerzo de la Adhesión de Nicaragua a las Condiciones para la Reforma Electoral de 2021” (Ley RENACER), que aumentó las sanciones económicas y amenazó a los votantes nicaragüenses para que en las elecciones de noviembre de ese año siguieran la línea abstencionista promovida por el Departamento de Estado si no querían sufrir graves privaciones en los próximos años.

La ley RENACER en el fondo no estaba dirigida al "entorno de Ortega", sino a cualquiera que pudiera ser señalado como funcionario del Gobierno, exponiendo a millones de sandinistas a ser sancionados en cualquier momento, no por verdaderamente trabajar para el Estado, sino por el mero hecho de ser sandinistas o, más bien, "nicaragüenses de la clase equivocada". Huelga decir que en las elecciones del pasado 5 de noviembre la línea abstencionista promovida por las embajadas occidentales fue ampliamente derrotada, y una mayoría del electorado de la derecha prefirió participar en los comicios y hoy está representada en la Asamblea Nacional.

Toda esta ola de injerencia, que no ha cesado, sino más bien aumentado hasta hoy, ha sido enfrentada por el Gobierno y el pueblo fortaleciendo el marco jurídico del país de modo de hacer cada vez más difícil materializar este tipo de actividades desestabilizadores de los países occidentales. La derrocada intentona golpista de 2018 fue una inmensa escuela política, no solo para el pueblo sandinista, sino para toda la sociedad nicaragüense porque mostró blanco sobre negro cuáles eran los proyectos de unos y de otros y cuál era la verdad detrás de sus respectivos discursos.

Después de los hechos de 2018 la Asamblea Nacional aprobó una amplísima amnistía para todos los implicados en los graves delitos cometidos durante el golpe a condición de no reincidir en los mismos. La gran mayoría decidió acogerse a la amnistía, pero los operadores políticos financiados por los Estados Unidos siguieron llevando adelante actividades de desconocimiento del orden institucional del país e incluso llegaron a hacer ostentación de la exigencia de sanciones contra su propio país en repetidas visitas a Norteamérica y Europa. Además, continuaron con su manejo fraudulento de los fondos occidentales, que por su propia naturaleza los llevaban a cometer delitos de lavado de activos, etcétera.

El marco legal reforzado a raíz de la derrota del golpe de 2018 contempla leyes como las siguientes:

  • Ley 147, Ley General Sobre Personas Jurídicas Sin Fines De Lucro, que establece los mecanismos y procedimientos para que una organización obtenga su personería jurídica de modo que pueda desarrollar una serie de actividades económicas y de otro tipo, además de contratar personal. En Nicaragua, desde hace varias décadas, la personería jurídica de una organización debe ser aprobada por la Asamblea Nacional.
  • Ley 977, Ley Contra el Lavado de Activos, el Financiamiento al Terrorismo y el Financiamiento a la Proliferación de Armas de destrucción masiva, que busca proteger la economía nacional y la integridad del sistema financiero de los riesgos asociados a ese tipo de actividades. Es importante decir que en el derrotado intento de golpe quedó evidenciada la relación entre el terrorismo y la delincuencia económica, porque es imposible canalizar fondos legalmente (como pretenden la USAID, la NED y las agencias europeas) para cometer la clase de crímenes y delitos que se cometen en nombre de la "promoción de a democracia". Por otro lado, existen ONG que, más allá de su participación o no en intentos golpistas, en la práctica han desempeñado actividades con fines de lucro, por ejemplo, como microfinancieras o como empresas prestadoras de servicios comerciales.
  • Ley 1040, Ley de regulación de Agentes Extranjeros, en realidad una versión muy similar de la ley estadounidense y que los Estados Unidos aplican rutinariamente. Consiste en establecer un registro de todas las personas que trabajen para un Gobierno extranjero, especificando los objetivos de la actividad que realiza.
  • Ley 1115, Ley General de Regulación y Control de Organismos sin fines de lucro, que establece el marco jurídico aplicable a las ONG nacionales y extranjeras que desarrollen su actividad en el territorio nacional. Es cierto, esta ley establece una serie de mecanismos muy estrictos de información de las actividades de las ONG a las autoridades, pero se aplica de manera pareja a todas estas organizaciones independientemente de su signo político. Recordemos que en Nicaragua hay 7.000 ONG de diverso tipo, y las que han perdido su personería jurídica hasta el momento han sido menos de 500.

A lo largo de su historia, Nicaragua es un país que ha pasado, de ser objeto de incontables intervenciones militares e imposiciones imperiales, a ser uno que ha logrado alcanzar su autonomía como nación soberana. El pueblo nicaragüense ha pasado por todas las formas de injerencia imperial y ha aprendido a desarrollar mecanismos propios para neutralizarlas. Violar las leyes antes enumeradas, incluso sin fines expresamente políticos, es amenazar el poder de los movimientos sociales de este pueblo.

Para nadie debe ser un secreto que hoy en día el mundo está en guerra. No lo dice solo el comandante Daniel Ortega. Desde hace meses el papa Francisco viene hablando de una "tercera guerra mundial a pedacitos" y el magnate George Soros ha dicho que "la mejor y quizás la única forma de preservar nuestra civilización es derrotar a Putin lo antes posible”.

Como país independiente y soberano, que tiene relaciones muy fuertes con Rusia, Irán, Venezuela y Cuba, y que recientemente ha reanudado sus relaciones con China, los EE. UU. nos tienen en la mira. La semana pasada nos cortaron la cuota de azúcar (no importa, se pueden encontrar alternativas a eso). Hace unas semanas el embajador yanqui daba una serie de declaraciones totalmente injerencistas en vídeos publicados en las redes sociales y en las vísperas del 19 de julio, una serie de grupos supuestamente progresistas organizaban una caravana hacia la frontera con Nicaragua exigiendo entrar al país "para pedir la libertad de los presos políticos". Y por último, en estos días surgen personas supuestamente de izquierda que vienen al país por motivos distintos del turismo para que sean rechazadas en la frontera y así desprestigiarnos.

Estas personas pueden hacer esos viajes por diversos motivos; puede ser por mala fe o también porque no han sido bien informadas, o han sido engañadas, etcétera. Lo importante es que los movimientos sociales genuinamente populares y antiimperialistas del Abya Yala deben tener claro que si alguien viaja en nombre de ellos lo haga a través de los canales establecidos, en caso contrario, se estarán prestando a la campaña hostil contra los movimientos sociales nicaragüenses. ¿Por qué no consultar con la Embajada de Nicaragua de sus países, o con los movimientos sociales de este país antes de realizar un viaje?

Desde hace mucho tiempo, el imperialismo occidental anglosajón ha militarizado todos los aspectos de la realidad, entre ellos la sociedad civil y la academia, incluso la que se reclama "alternativa". Si los movimientos sociales quieren ser un verdadero factor de poder, no deben prestarse al juego de la agresión imperial contra los pueblos que han conquistado la soberanía y la independencia. Si lo hicieran, indefectiblemente se estarían disparando en el pie.

lunes, 25 de julio de 2022

Ucrania, la ducha polaca y la ducha europea

Imagen: @CGMeifangZhang
«Soluciones a la crisis de Ucrania: 
China: Sentarse a negociar por la paz. 
Occidente: "Lavarse 4 partes del cuerpo
para enojar a Putin
 


Por Jorge Capelán.

Hay un "chiste" de tintes xenófobos muy viejo en Escandinavia que probablemente surgió a raíz de la ola de inmigración del este y el sur de Europa a partir de los años 50 del siglo pasado, pero que en el fondo refleja bastante bien los históricos prejuicios y el desprecio hacia los pueblos eslavos en la Europa del Norte aria y protestante.

La susodicha "broma" consiste en llamarle "ducha polaca" al acto de lavarse cuatro lugares clave –y más olorosos– de la anatomía cuando no se tienen posibilidades de tomar una ducha verdadera enjabonándose desde la cabeza a los pies.

El "chiste" hace referencia a que las personas eslavas, además de pobres y atrasadas que no tienen agua caliente, tienen muy mala higiene. Este tipo de humor dudoso abarca toda la familia de "chistes" en los que se afirma que los inmigrantes turcos cultivan cebollas en las bañeras de sus casas, que los árabes son todos terroristas y que los latinoamericanos somos todos narcos. No es ningún chiste, claro: es racismo.

Qué ironías de la vida, ahora resulta que la famosa "ducha polaca" es lo que las élites pro-OTAN le recetan a los pueblos europeos para "derrotar a «Putin»".

"¡Hace 2 años tenías lavarte las manos para no poner en peligro a tu abuela! ¡Ahora 4 partes del cuerpo en la ducha son suficientes para molestar a Putin e influir en la guerra! Por supuesto, ¡la raja del **** también es muy importante! Es maravilloso lo sencillo que se ha vuelto este mundo. #ducha #paz", reza un meme viral comentando los llamados del vicecanciller alemán Robert Habeck a ahorrar energía acortando las duchas a cinco minutos.

Ante la campaña alemana a favor de la "ducha polaca", la funcionaria consular china en Irlanda del Norte, Zhang Meifang, hizo un comentario viral en Twitter:

"Vamos europeos, los estadounidenses no van a pagar su factura del gas", escribe Zhang ilustrando su comentario con un dibujo recordando que antes de la crisis energética provocada por las sanciones los europeos exigían cortar las compras de gas ruso, mientras que ahora le recetan al pueblo lavarse solo las partes pudendas "para enojar a «Putin»".

Y la ironía es por partida doble, porque uno de los gobiernos más vociferantes en contra de Rusia en la UE es Polonia, que con ello espera hacer realidad sus inconfesables objetivos geopolíticos en la región con el abundante financiamiento de los demás gobiernos de la OTAN.

Las élites polacas –y, de paso, también las ucranianas– saben muy bien que el Norte de Europa siempre las ha despreciado y los ha visto como: 1) fuente de inmigración indeseada; 2) fuente de criminalidad y corrupción y 3) fuente de dañinos valores no-protestantes.

Ahora están todos bastante nerviosos, unos porque se acerca el invierno (¡qué ironía, otra vez el invierno con estos rusos!) y otros porque se acerca la inevitable derrota militar a medida que se desinfla el fraudulento andamiaje financiero y mediático de Occidente.

jueves, 21 de julio de 2022

VÍDEO: Por qué es imposible tener diálogos con Estados Unidos

Si tiene problemas para visualizarlo aquí,
véalo en Odysse

En el programa "Detrás de la Razón", de HispanTV, los analistas Jorge Capelán y Carlos Santamaría analizan las relaciones entre Nicaragua y Estados Unidos a la luz de las recientes declaraciones del Comandante Daniel Ortega.

miércoles, 20 de julio de 2022

VÍDEO: Palabras de Jorge Capelán en conmemoración del 43/19 en Chile

Ayer 19 de julio el Centro de Estudios Francisco Bilbao realizó una jornada de solidaridad con el pueblo de Nicaragua y la Revolución Sandinista.

En la actividad, que tuvo lugar en La Casa del Escritor de la Sociedad de Escritores de Chile, tuvimos la oportunidad de participar de manera virtual haciendo una breve exposición sobre la transformación revolucionaria de Nicaragua en una perspectiva histórica.

Conferencia: Rusia entre Occidente y el Oriente

Ver en el canal del CREI. Conferencia de Jorge Capelán en el Curso Especializado sobre "La Geopolítica Rusa en la Transformación de...