lunes, 31 de enero de 2022

Fabrizio Casari: Ucrania, la última frontera de Estados Unidos




Por Fabrizio Casari

La construcción ad hoc de la crisis ucraniana no cesa. Indiferente a la labor de mediación de Francia, presidente de turno de la UE, y a las conversaciones en curso entre los países implicados desde 2014 en el reajuste de la zona, Estados Unidos eleva la tensión más allá de los niveles de guardia. Esta actitud provocadora ha sido denunciada incluso por el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, que ha pedido a Occidente que deje de aumentar la tensión a costa de Ucrania. 

Estados Unidos teme que las conversaciones del Grupo de Contacto se traduzcan en un cese de la escalada y también en la verdad del asunto, es decir, que Rusia nunca ha planeado invadir Ucrania y que la propia Kiev es perfectamente consciente de ello, como ha intentado decir desde el principio. Además, toda la narrativa de esta crisis se basa en una completa inversión de la realidad: se cuenta una inexistente invasión de Ucrania, mientras que lo cierto es lo contrario: Moscú está movilizando su ejército de forma defensiva ante la concentración de tropas, rampas de misiles, barcos, aviones de combate y drones de la OTAN a sus puertas, hasta el Mar Negro.

En la narrativa occidental hay un absurdo conceptual antes que político, según el cual Washington puede mover soldados y armas durante miles y miles de kilómetros y desplegarlos a las puertas de Rusia, pero Rusia no puede mover armas y soldados en su propio territorio. El primer movimiento de la ofensiva se convierte en defensivo y el segundo, de la respuesta, se convierte en agresión. La OTAN puede moverse donde quiera, Rusia ni siquiera dentro de su casa.
Una arrogante reafirmación del "excepcionalismo" de Estados Unidos frente al Derecho Internacional, el respeto a los acuerdos y el legado histórico de los Tratados. Una falsa narrativa alimentada por los medios de comunicación europeos y estadounidenses y denunciada por el propio ex jefe del Estado Mayor de la Marina alemana, el almirante Kay-Achim Schönbach, que se vio obligado a dimitir por decir que "Putin sólo pide un poco de respeto y probablemente lo merece".

El detonante de la crisis es la intención del gobierno estadounidense de incorporar a Ucrania a la OTAN, lo que amenaza directamente la seguridad rusa. Está claro que Moscú no se queda de brazos cruzados: si el gobierno nazi ucraniano decide entrar en la OTAN y acoger a los soldados y las armas nucleares de la Alianza Atlántica, esto supondría una amenaza inmediata y absolutamente grave para la seguridad de Rusia, que se vería obligada a intervenir militarmente para evitarlo. Pero, hasta el momento, es Washington y no Moscú quien lleva a sus militares fuera de sus fronteras.

Putin tiene todo el derecho a mantener a sus militares en alerta. La tarjeta de presentación con la que le han obsequiado las dos últimas administraciones estadounidenses habla por sí sola: anulación de los acuerdos sobre misiles balísticos de medio alcance, anulación de los acuerdos para la protección de los cielos, retirada del tratado de paz con Irán y aumento de la presencia de la OTAN en las fronteras de Rusia, guerra en Siria, golpes de Estado en Bielorrusia y Kazajistán, intentos de injerencia en la política interna rusa y falsos envenenamientos de improbables disidentes que sirven para desencadenar sanciones. Y luego más sanciones económicas y comerciales contra Moscú y Teherán, la definición de "asesino" del presidente ruso Putin.

Gas, armas, liderazgo

La crisis de Ucrania, que podría convertirse en una guerra total en cualquier momento, fue generada por la voluntad de Estados Unidos de llevar un verdadero asedio militar a la frontera rusa y de convencer a los europeos de desencadenar una guerra financiera y comercial para doblegar la economía rusa y apoyar la estadounidense.

Washington flexiona sus músculos hacia Rusia y China y utiliza la OTAN como instrumento de la política exterior estadounidense, reafirmando su liderazgo político frente a Occidente. En el plano del análisis bélico, pone a prueba la reacción rusa en defensa de su seguridad nacional. Medir el momento, el método y la eficacia de la acción/reacción en una crisis con posibles resultados militares es vital para los estrategas del Pentágono. Pero las respuestas no son necesariamente exhaustivas, y sería ingenuo esperar que Putin actúe con las cartas sobre la mesa.

Luego está la cuestión de la solidez del "paquete de defensa" que representan los países del Este, que en su día formaron parte de la Unión Soviética o fueron aliados de ésta. Aquí las noticias no son excelentes para Estados Unidos: tanto Hungría como Croacia se oponen a un enfrentamiento con Moscú por Ucrania y ya han asegurado su salida de la alianza atlántica en caso de conflicto. No son dos países menores: los eslavos y los húngaros representan un componente importante en el tablero oriental y la posibilidad de que otros les sigan en su desvinculación es concreta. Si esto ocurriera, la provocación de Estados Unidos a Rusia se convertiría en un colosal boomerang que socavaría las políticas de expansión hacia el Este que Washington lleva a cabo desde 1989, asegurando lo contrario.

Es bien sabido por todos los analistas de la política de defensa que Washington prevé un conflicto nuclear táctico limitado con Rusia y China como uno de los escenarios. No se trata de una hipótesis de colegial, sino de una opción política a corto plazo que debe consumarse tanto para apuntalar una presidencia que está en horas bajas, como para poner fin a las exigencias de dominio político sobre Europa que se tambalean desde hace tiempo.

El negocio como de costumbre

Sin embargo, el aspecto predominante es el económico. La crisis existe por interés financiero y estratégico de Estados Unidos, Ucrania es un actor irrelevante destinado al papel de chivo expiatorio de las maniobras estadounidenses. Se trata de una crisis destinada a interrumpir los lazos entre Rusia y Europa, especialmente en lo que respecta al suministro de gas ruso al Viejo Continente, lo que haría que la compra de gas estadounidense fuera desventajosa, además de insuficiente. La Casa Blanca quiere que Alemania bloquee la construcción del gasoducto y espera que se desencadene un conflicto que permita a Washington bloquear a Rusia en el circuito bancario internacional, de modo que pueda llegar a la apoteosis de sus sanciones, determinando la mayor ventaja comercial para EEUU en toda su historia. Que esto se pague con sangre ucraniana y rusa no le interesa a EE.UU., de hecho. Cuanto más avanza la guerra, más armamento estadounidense se vende, más se destruye y más empresas estadounidenses podrán pujar por la reconstrucción: el negocio en la piel de otros no tiene límites.

Sin embargo, las cuentas de Washington no son sencillas. Para Berlín, el North-Stream2 tiene un valor de 25.000 millones de dólares al año, y está claro que seguir financiando la economía estadounidense mientras se hunde la europea no puede representar un camino viable, y menos si además se desencadena una crisis militar con resultados extremadamente peligrosos para Europa. La propia amenaza de un bloqueo bancario en Moscú tendría repercusiones muy graves en los bancos de la UE expuestos a Rusia, mientras que los bancos estadounidenses saldrían indemnes, reforzando así su posición frente a los bancos europeos. Por ello, ni siquiera París y Roma ven con buenos ojos esta gigantesca provocación que corre el riesgo de poner a Europa en crisis financiera y dejarla congelada, con el único objetivo de apoyar los intereses comerciales de Estados Unidos.

Objetivos de EE.UU.

Pero la acción de Estados Unidos no es sólo una vulgar acción de piratería comercial: al mismo tiempo, se reafirma el mando unipolar, la intención de reducir el creciente peso ruso en el sistema internacional, limitándolo a la esfera regional.  

El trasfondo de lo que está ocurriendo es la conciencia americana del fin de una época, en la que Washington era el único dueño del mundo, al que imponía sus recetas destinadas a enriquecer a EEUU empobreciendo al resto del planeta, considerado en Washington y Langley sólo un área vital para la seguridad nacional de EEUU y destinada, sobre todo, a garantizar la supervivencia del modelo.

En definitiva, el exprimido de los recursos planetarios para financiar la quebrada economía estadounidense, que ha alcanzado un récord histórico de inflación y que sigue viva sólo gracias a la producción de dólares sin control alguno y al dominio militar del planeta, que además les defiende de tener que pagar la colosal deuda externa, ya que el liderazgo tecnológico y financiero es un recuerdo desvaído. La desestabilización planetaria es la verdadera sustancia de la política exterior estadounidense, ya que el papel de gendarme mundial es el único terreno posible para quienes tienden a conservar al menos el liderazgo militar.

Para Estados Unidos, en definitiva, la guerra no es una opción sino una dirección inevitable. Para salvar la brecha entre el 24% de la producción mundial y el 60% del consumo para una población que sólo es el 4,1% del planeta, hay 686 bases militares estadounidenses y cientos de miles de soldados estacionados en 149 países, el 75% del planeta. Y luego están las sanciones comerciales, los bloqueos económicos, las presiones financieras y las amenazas militares. Para eso sirve la ampliación de la OTAN en todas partes: para reafirmar el dominio de Estados Unidos sobre el mundo y para impedir que otras economías y otros proyectos encuentren espacio, asuman importancia hegemónica internacional y enfrenten a Estados Unidos con la multipolaridad, una verdadera fobia para el imperio decadente.

La partida que se juega sobre Kiev es una partida de ajedrez jugada por Occidente, que se ve obligado a acudir a la cabecera del imperio estadounidense, y que no quiere ni puede aceptar la idea del fin del mando único unipolar, porque ello supondría el fin de su modelo imperial y su reducción al estatus de superpotencia, pero ya no global, con todo lo que ello conlleva en cuanto al continuo saqueo de los recursos internacionales para el mantenimiento interno de su modelo.

A Europa, que corre el riesgo de perder dinero y vidas en esta crisis, le corresponde alzar la voz, imponer el diálogo y aislar a la Casa Blanca. La crisis ucraniana, antes y por encima de cualquier otra consideración, demuestra lo que ya quedó claro desde la caída del campo socialista en 1989. Para el gobierno planetario, Estados Unidos, si alguna vez lo fue en su historia, ya no es un activo. Es el problema.

domingo, 23 de enero de 2022

Rusia, Ucrania, la OTAN y la multipolaridad

21 de diciembre de 2021, Rusia, Moscú: El presidente Vladimir Putin (I) y el ministro de Defensa ruso Sergei Shoigu recorren una exposición militar durante la reunión ampliada de la Junta del Ministerio de Defensa.- Kremlin / Europa Press

 

Por Augusto Zamora R. - Público.es*

Viven en la Unión Europea/OTAN en una burbuja de tal calibre que es como estar en una estación de tren abandonada, donde se ven pasar los trenes sin que se detenga ninguno y sin que nadie de los viajantes entienda por qué los trenes pasan de largo. ¿En qué mundo creen vivir los altos mandos políticos y militares? ¿Se han enterado de que el siglo XX terminó hace 22 años y que todos sus planes de dominio mundial fracasaron estrepitosamente? Hagan la lista: Iraq, Afganistán, Libia, Siria, ahora Malí (donde enviaron tropas con tal éxito que el gobierno maliense contrató a la rusa Wagner para que tomara cartas en el asunto, para lloro y pasmo de los atlantistas). ¿Alguien se toma la molestia de ver que la UE/OTAN es una pequeña parte del mundo y que no cuenta, ni tampoco infunde miedo, luego de sus continuos fracasos militares y políticos?

En días recientes, el presidente de Irán, Ebrahim Raisi, realizó una visita de dos días a Rusia, con el objetivo de ampliar y consolidar "relaciones estratégicas" a veinte años vista entre ambos país. Irán, por si lo ignoran, es ejemplo del fracaso de las políticas occidentales de acoso y derribo, como demuestran las cifras. En 1999, el PIB de Irán era de 256.729 millones de euros. En 2020, último dato disponible, ese PIB era de 731.353 millones de euros. Pese a las sanciones, boicots, bloqueos, etc., la economía iraní creció un 250% en once años. Es, hoy, la 18º economía mundial. La enemiga de Occidente lo único que ha logrado es crear un sólido triángulo de alianzas entre Rusia, Irán y China que ni diez OTAN podrían con él. Dentro de unos meses, las Armadas de estos tres países realizarán nuevas maniobras militares en el mar Arábigo, para que se entienda.

A principios de diciembre Vladimir Putin viajó a India. Durante su visita se revalidó la "asociación estratégica" entre India y Rusia y se renovó el acuerdo de cooperación militar por un nuevo decenio, además de otros acuerdos para reforzar los intercambios de toda índole, desde económicos y comerciales hasta la cooperación espacial. EEUU lleva tiempo haciendo malabares para arrastrar a India a su alianza contra China, sin ningún resultado. Hasta ahora, y desde hace 60 años, India tiene claro que su aliado estratégico es Rusia y que lo de EEUU es un regalo envenenado para arrastrarlo a conflictos donde tiene todo que perder y nada que ganar. Los inteligentes saben que es mala cosa pelearse con el vecino, sobre todo si el vecino tiene la magnitud de China (o de Rusia). Quien quiera entender que entienda y si no, ya se sabe, a palos aprenderá.

En febrero, Putin viajará a China, a la inauguración de los Juegos de Invierno. Será el único jefe de Estado invitado por Xi, y ocasión para seguir en su intenso intercambio de opiniones sobre las cosas mundiales, entre ellas –ténganlo por seguro- su pugna con EEUU. Hay, entre Rusia y China, coincidencia casi total en enfrentar a EEUU. Si se dan los fuegos artificiales, a EEUU le lloverán palos de todos lados, y no con el chipote chillón del Chapulín Colorado. Porque así como Rusia no permitirá más ampliación de la OTAN, le duela a quien le duela, China sacará a EEUU de sus mares y recuperará Taiwán, y si Japón y Corea del Sur –que están situadas en el peor sitio en el peor momento y andan en una mal encubierta carrera armamentista- se unen a las mesnadas gringas, creo que habrá que olvidarse de ellos por un tiempo largo. Será un problema para los que usan vehículos surcoreanos japoneses, porque escasearán los repuestos.

Si el lector es atento, se habrá dado cuenta que la red de alianzas y asociaciones estratégicas de Rusia comprende a China, India e Irán, es decir, a los países más grandes, más poblados y de las mayores economías de Asia. Si a ello agregamos a los países ex soviéticos, Vietnam, Mongolia, Siria y a los aliados de China, el resultado da, como poco, para unos cuantos escalofríos. ¿Va a ir la UE/OTAN a la guerra contra ellos como viene pidiendo EEUU, que ya incluye a la OTAN en su plan de guerra con China? ¿Están seguros de que es una buena idea meter a la UE a guerrear contra China y Rusia? Porque por ahí anda el juego, no se equivoquen, aunque nadie mencione el tema, pues  mejor es tener a la gente desinformada y obediente que informada y enardecida.

Hace poco escuchamos al ministro español de Exteriores, posando como pavo real al lado del secretario de Estado Blinken, diciendo que España iría a la guerra por Ucrania, je je. España, con otra división azul, aunque la pinten de rojo. Al oírlo, sólo pensamos en lo que podría pasar. A fin de cuentas, si España participa del ataque a Rusia, Rusia podría responder atacando España. Pero no hay en España sistemas de misiles antimisiles capaces de detener ningún misil ruso, menos aún un hipersónico. Sólo imaginemos unos diez de esos misiles haciendo blanco en las centrales nucleares, en los centro de comunicación de la CIA o en la base de Rota. Porque la guerra trata de eso. Tú me atacas, yo te ataco. Me quieres destruir, yo te destruyo antes. ¿O han olvidado eso también, de tanto estar embutidos en youtubers e instagramers? España en guerra, je je. Habría que reclutar a esos políticos y mandarlos de primeros al frente. El gobierno ofrece enviar avioncitos a Bulgaria -¡uy, qué miedo!, ríen los rusos- y mandar la fragata Blas de Leso al mar Negro. Más miedo, que llegan los Tercios. Para los desinformados, hasta en EEUU reconocen que, con la utilería de misiles que tiene Rusia en ese mar, los barquitos de la OTAN durarían horas a flote, a ver si creen que Rusia se ha dormido.

Por si acaso lo han olvidado, hay, en el planeta Tierra, 193 países y 7.800 millones de habitantes. La economía mundial se mueven principalmente en Asia-Pacífico y la península Europa es, cada vez más, más península. La UE es un galimatías de idiomas y una torre de Babel política, que sólo en los mapas es uniforme. Los países bálticos y Polonia no responden a Bruselas, sino a Washington, y se dedican a replicar las políticas de EEUU. Los intereses de Alemania son, en primer término, los intereses de Alemania y no sabemos de ningún alemán que quiera una III Guerra Mundial, pues saben muy bien cómo suelen terminar para Alemania. En Francia no quiere oír de guerras y ya hay voces que piden abandonar la OTAN. La pregunta es qué moños se le ha perdido a España en Ucrania o el mar Negro  para que se exponga al país a una represalia rusa que devuelva a España al siglo XIX, si hay suerte, o a Atapuerca, si no la hay. Pareciera que, en este país pequeño y básico, lo de tomarse fotitos en las Azores para creerse un ratito Superman no era privativo de un polichinela con bigotito a lo Adolph, sino más general. A ver si la obediencia ciega a EEUU es por seguir vendiendo aceitunas y aceite de oliva. Si es por eso, en China hay más mercado y no pide a nadie que vaya a la guerra para que aderecen con olivas españolas las ensaladas o echen aceitunas al Martini.

Cada vez queda menos tiempo y cabría esperar que, al menos desde la izquierda o de lo que de ella quede en España y en Europa, se empiece a hablar del tema, que están bien los debates de macrogranjas (de las que estamos en contra, aclaramos) y de los vestidos de las presentadoras de Nochevieja, pero, atentos, si hay fuegos artificiales, se acabarán las macrogranjas y las campanadas con uvas también. Como los sistemas informáticos serán abatidos, habrá que volver al pastoreo y a sembrar la tierra con burros y bueyes. Mal panorama, pues, con tanta informática y maquinarias, ahora no hay burros ni bueyes y, por no haber, no hay nadie que sepa de verdad sembrar la tierra. En Alemania, que son prevenidos, guardan en depósitos especiales 800.000 toneladas de alimentos, que no olvidan las hambrunas que pasaron en las dos grandes guerras anteriores. Y quien sea tan ingenuo que crea que vendrá EEUU a salvar la UE, que recuerde lo dicho por Ronald Reagan: EEUU no está en el mundo para defender los intereses de nadie, está para defender los intereses de EEUU. America First (D. Trump, el bienamado).

Otra cosa. Salen noticias multiplicando las amenazas de sanciones a Rusia si invade Ucrania. Las firman la UE, la OTAN, la OSCE y el G-7. Parecen muchos, pero, en la real realidad son, casi exactamente, los mismos monos con distinto rabo. La OTAN la integran los países de la UE más EEUU, Gran Bretaña y Canadá. La OSCE son estos mismos y esos mismos integran el G-7. Pues bien, al otro lado del ring están la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) y la Organización de Cooperación de Shanghái, más los acuerdos bilaterales y esos no son los mismos monos. Por demás, tengan claro que Rusia estaría preparada para esas sanciones. Harán daño a lo corto, pero, a lo largo, llevarán a sustituir el sistema financiero occidental por uno asiático y, luego, tururú a los occidentales. Hay tantos bobos sueltos en política que piensan que los únicos que saben de sistemas informáticos financieros son los gringos.

Una cosita más. A menos que ocurra un milagro y haciendo cálculos de pesos y medidas (por ejemplo, la fuerza naval china duplicará la de EEUU en unos años y Rusia tendrá disponible misiles hipersónicos submarinos capaces de destruir las costas de California en minutos), EEUU acepte que ya no es y se retire, habrá guerra. Ni Rusia renunciará a sus líneas rojas, ni China dejará pernoctar mucho tiempo a EEUU en Taiwán y alrededores. Fuegos habrá, pendientes de fecha. Avisamos con tiempo. También que hay oportunidades de trabajo en Nueva Zelanda, para los prudentes.

(*) Exembajador de Nicaragua en España. Ha sido profesor de Derecho internacional público y Relaciones internacionales en la Universidad Autónoma de Madrid

jueves, 20 de enero de 2022

Fabrizio Casari: Nicaragua, los nuevos avances


 

Por Fabrizio Casari.

Managua. Con las celebraciones por la instalación del nuevo gobierno quinquenal encabezado por su Comandante, Daniel Ortega, la iniciativa política sandinista se mide en la escena interna e internacional. Todo ello en un escenario en parte nuevo, pero ciertamente más favorable que el que tuvo lugar la votación del 7 de noviembre.

El país vive un clima de extraordinaria tranquilidad y la economía está en auge. El año 2021 marcó la salida definitiva de la crisis económica generada por el intento de golpe de Estado de 2018, que había costado 1 800 millones de dólares en daños. De hecho, el año pasado se registró un aumento del 9% del PIB y un récord de exportaciones.

En el plano político interno, el Frente ha tomado completamente la iniciativa y la oposición golpista se ha replegado sobre sí misma, literalmente aturdida por la victoria electoral sandinista del pasado noviembre. A raíz de esto, la ultraderecha se había centrado en una creciente ruptura entre Managua y los organismos internacionales a las órdenes de Estados Unidos, lo que, en los planes golpistas, habría provocado una ola de temores internos sobre el futuro de la economía. El plan era que, debidamente alimentado por los medios de comunicación afines, estos temores generaran descontento y tensiones y ofrecieran un terreno favorable para mostrar a Washington que la extrema derecha aún puede jugar un papel y que el sandinismo puede meterse en problemas. Sin esto, la oligarquía y sus funcionarios dejarían de recibir la remuneración que les permite jugar a la disidencia entre cócteles.

Pero el proyecto golpista se esfumó rápidamente, ya que la economía está en auge, el país vive en la tranquilidad y la confianza se mide en general en niveles sin precedentes. La mejor confirmación de esta situación viene paradójicamente de Washington, donde incluso la administración Biden (que no ha olvidado cómo los golpistas nicaragüenses apoyaban a Trump) ha rebajado sustancialmente su tono contra Nicaragua. La Unión Europea cumplirá, ya que no tiene ni un ápice de autonomía respecto a Estados Unidos en ninguno de los asuntos políticos, financieros, comerciales y militares de la agenda internacional. La OEA, por su parte, también parece haber enfriado su tono y no es casualidad que la ultraderecha nicaragüense se queje de que se ha agotado el tiempo para los trámites que podrían haber decidido la aplicación de la Carta Democrática contra Managua. De ahí la frustración de la ultraderecha local, que se esforzaba por intensificar el enfrentamiento hasta el punto de no reconocerlo incluso diplomáticamente.

Pero Washington, por su parte, subraya su voluntad de diálogo diplomático con Managua y las nuevas sanciones estadounidenses, de hecho, lejos de representar el choque total que se había anunciado, retraen las ya existentes y no presagian ninguna otra arremetida. Además de las conocidas dificultades internas de la administración Biden, que reducen los deseos de la oligarquía nicaragüense a un elemento insignificante, si no molesto, hay dos elementos que han contribuido a la moderación del tono de la Casa Blanca.

Por un lado, está el reconocimiento del fortalecimiento del proceso de institucionalización en Nicaragua y la evidencia electoral de la fuerza del sandinismo. El consenso del que goza a lo largo y ancho del país y por encima de profesiones, géneros y edades, el apoyo de las fuerzas armadas y la fuerza militante del FSLN obligan a Estados Unidos a tomar nota de la verdadera relación de fuerzas y, por tanto, de la inviabilidad del golpe. Por otro lado, el fortalecimiento de las relaciones con Rusia y la apertura de las relaciones con China han colocado a Nicaragua en una posición mucho más fuerte frente a posibles medidas dirigidas a su aislamiento político y comercial.

Proyección internacional

En términos de política internacional, destaca la entrada de Nicaragua en el proyecto chino conocido como la Nueva Ruta de la Seda, que proporciona una nueva ruta para el comercio internacional que, en esencia, es el mayor plan de infraestructuras jamás concebido en la historia de la humanidad. Visto desde el punto de vista de Managua, la adhesión al proyecto chino, además de reducir decisivamente la dependencia del continente americano para sus importaciones-exportaciones, conlleva en sí misma un aumento significativo del coeficiente de valor de Nicaragua en el escenario internacional. A la inversa, reduce la agresividad de Estados Unidos, la OEA y la UE.

Para Managua, el resultado es inmediato y prospectivo: por el momento, el mercado chino es una posible nueva dirección para sus exportaciones, mientras que a corto-medio plazo, la asociación con el proyecto de Pekín constituye la inserción del país centroamericano en un proyecto multilateral de enorme importancia, proyectando al gobierno del comandante Ortega a una dimensión decididamente superior a la conocida hasta ahora.

No sólo hay un razonamiento inevitable sobre la diferenciación de la cartera de asociaciones comerciales, sino la conciencia de que el mercado chino representa ahora una alternativa creíble y verificable al de Estados Unidos y Europa. Esto hace de las posibles sanciones estadounidenses y europeas y de la hostilidad de sus aliados latinoamericanos, armas contundentes, aspectos secundarios, molestias políticas, pero ya no hipotecas sobre su progreso económico.

No es sólo una cuestión de importación-exportación. El acceso a los créditos internacionales, cuya suspensión fue amenazada y legislada por Estados Unidos a través de la Nica Act (pero que, sin embargo, nunca se ha activado concretamente a los niveles temidos) asume, sin embargo, hoy, un aspecto completamente diferente visto desde Managua. Las amenazas de suspensión del crédito no son temibles. ¿Por qué? Porque Pekín ofrece la posibilidad de utilizar sus bancos sin aceptar la hipoteca sobre las políticas socioeconómicas internas que plantean el BM, el FMI y el BID. Ganar-ganar, o el interés mutuo, es la única condición. Así que el hacha del fin del crédito que agita Estados Unidos ya no tiene sentido.

No es una cuestión de optimismo ideológico, ni de lecturas descontextualizadas: China ya tiene un pie en el continente latinoamericano y pretende continuar su camino de creciente influencia económica. La inclusión de Nicaragua (y pronto de Honduras) en sus proyectos ampliaría las inversiones comerciales en el subcontinente latinoamericano, en las que hasta la fecha ya han participado Brasil, Venezuela, Ecuador, Argentina y Chile, que han contado con 652 proyectos financiados con 75.000 millones de dólares procedentes de Pekín. Lo mismo puede decirse en el campo de la exposición crediticia: entre 2005 y 2020, de hecho, China ha concedido préstamos por 137 mil millones de dólares y todo indica que la centralidad que puede asumir Nicaragua en el tablero de ajedrez encontraría una inmediata retroalimentación en los créditos si Washington le cerrara las puertas.

De ello es plenamente consciente la propia clase empresarial nicaragüense, que ve en la posición de mayor moderación norteamericana, la oportunidad de reabrir un proceso de amortiguación del conflicto y deshacerse, de una vez por todas, de la patrulla criminal del MRS. La empresa privada, que se ha alegrado del reconocimiento de Pekín y del cierre de las relaciones con Taipéi, intenta, con escasos resultados, retomar un diálogo con el Gobierno que devuelva al Cosep a una posición central en la gobernanza del País.

La Nicaragua sandinista se ha emancipado de la influencia de las organizaciones patronales que, sin embargo, solo representan el 30% del PIB, mientras que el 70% restante es obra del Estado y de la economía familiar. Pero el daño causado a la economía y a la sociedad nicaragüense no se olvida, y el comandante Ortega tiene en cuenta la actitud de traición de la oligarquía a los intereses nacionales. Por lo tanto, las hipótesis que van más allá de una confrontación técnica no son viables, al menos, por el momento.

En el contexto internacional, las amenazas de Estados Unidos se han convertido en palabras inútiles. La reapertura de las relaciones diplomáticas con Pekín ha abierto el camino a un nuevo horizonte económico, compuesto por infraestructuras, comercio y acceso a créditos internacionales, que será decisivo para continuar la guerra declarada por Nicaragua contra la pobreza y la desigualdad. Y el sandinismo está acostumbrado a ganar guerras.

miércoles, 19 de enero de 2022

Cafiero en EE. UU.: La Agenda

 



Por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare.

SANTA FE-ARGENTINA Para los argentinos localistas, resulta común afirmar que “Dios está en todas partes, pero atiende en Buenos Aires”. Lo que podría extenderse –en una visión más amplia-, que “Dios está en el universo, pero atiende en Washington”... Por lo menos para los países dependientes.

Desde que Alberto Fernández asumió la presidencia, el gobierno comenzó una negociación con acreedores privados –por un lado-, con los que acordó reduciendo en 34.000 millones de dólares lo que se les debe pagar. Por el otro se inicio la misma tarea con el FMI, al que Mauricio Macri le abrió la puerta, en un intento por frenar el estallido de su economía y asegurarse su re-elección (no pudo con ninguna).

El ministro de Economía Martín Guzmán es un experto en re-negociación de deudas soberanas, con suficiente experiencia y reconocimiento a nivel europeo y mundial. Lleva adelante una trabajosa negociación con el organismo, donde los argentinos sabemos que con el máximo optimismo posible lo que se podría llegar a conseguir se acercaría a 'lo menos malo' para el país.

Esa es la realidad. Porque Macri dejó al país en default; porque paralizó la economía; porque destruyó el mercado interno; porque abrió las puertas a importaciones; porque aumentó la desocupación y pobreza; y porque dejó al país aislado y sin poder acceder a los mercados de capitales (¡).

Con esa realidad se hace muy difícil sentarse a negociar con cualquier; mucho menos con el FMI, máximo acreedor del país; organismo que cuenta como aliados –por si fuera poco- con los medios hegemónicos formadores de opinión y con el abanico de la oposición neoliberal y derechista.

El préstamo otorgado a Macri ha sido tan escandaloso que desde el propio FMI han tenido que aceptar ciertos ‘avances’ argentinos en la negociación. Pero todos sabemos que no estamos ante un problema ecómico-financiero, sino político.

El FMI otorgó semejante préstamo por una decisión política del entonces presidente de EEUU, Donald Trump. Ahora, para poder ‘destrabar’ la negociación se necesita de la decisión política estadounidense.

El tema está en que Washington exige que se cumpla lo planteado por el FMI (ajustes), y respuestas y garantías políticas. En otras palabras: mayor alineamiento con la geopolítica washingtoniana.

Por ello el presidente Fernández envió al canciller Santiago Cafiero en visita oficial a Estados Unidos. Estuvo en el Departamento de Estado y con la presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso, la demócrata Nancy Pelosi.

Una visita en medio que ha reaparecido en los últimos tiempos una recuperación de las fuerzas progresistas en Latinoamérica (triunfo del MAS en Bolivia; derrota del oficialismo derechista en Chile; triunfo progresista en Perú; victorias del chavismo en elecciones venezolanas; nueva asunción de Daniel Ortega en Nicaragua; elección de Xiomara Castro en Honduras; mayúsculo retroceso de las fuerzas de Jair Bolsonaro en Brasil; respaldos mundiales a Cuba y contra el bloqueo; protestas populares en Colombia, Ecuador, Paraguay, Uruguay, Guatemala, Panamá, El Salvador...). A lo que deben agregarse los avances de Rusia y China en la región.

Frente a este panorama, Washington se ha plantado y reclama lo que llama un “profundo diálogo”, que no es otra cosa que mayor sumisión a sus dictados. Así de simple y sencillo.

Es así que en la agenda que desde la embajada de EEUU en Ciudad de Buenos Aires le establecieron al canciller argentino, se encontraron los temas:

·         Posición argentina en la OEA

·         Posición y políticas a impulsar mientras Argentina ejerce la presidencia en la CELAC

·         Situación de los derechos humanos en Nicaragua, Cuba y Venezuela

·         Visión de Argentina respecto al reclamo de adelantamiento de elecciones venezolanas (acortando el período 2019-2025)

·         Posición argentina ante los riesgos de un eventual conflicto militar en la frontera Colombia-Venezuela

·         Avances para hallar responsables al atentado de la AMIA

·         Freno al avance económico, financiero, cooperativo y tecnológico de China en Sud América (y particularmente en Argentina)

·         Posición ante el avance militar de Rusia en el continente

·         Lucha contra el terrorismo y el narcotráfico

·         Posición ante Irán

·         Beneficios futuros para inversiones de empresas estadounidenses

·         Negociaciones con el FMI.

Está claro que el objetivo del gobierno argentino es el de buscar avanzar con el sector político estadounidense con el que considera que “se puede hablar” con cierta posibilidad de ser escuchados. Porque son concientes que tratar de abrir otras puertas solo servirán para tener que cumplir mucho más de lo que se podría obtener a cambio.

Argentina solo podrá avanzar en la negociación y llegar a un acuerdo, en tanto y en cuanto así lo determine una orden de Joseph Biden (tras recomendaciones de diferentes sectores del poder estadounidense). Es así de claro como de contundente.

En ese sentido, el secretario de Estado, Antony Blinken, pidió un sólido plan de políticas económicas, valorizando la necesidad del crecimiento económico argentino. Lo que ha sido considerado –por la cancillería argentina- como un ‘aval’ o ‘apoyo’ al planteo del ministro Martín para que el ajuste no sea tan duro (pero reconociendo que habrá ajuste, se quiera o no).

Para quienes consideran que Cafiero solo habló del acuerdo con el FMI, ha sido el propio Blinken quien sostuvo: “Argentina es un amigo y un socio en nuestro hemisferio y más allá. Tenemos mucho que hablar hoy, desde eventos y desafíos en nuestro propio hemisferio hasta puntos que van más allá de eso”.

Más claro (y contundente), imposible.

(+VÍDEO) El Gran Reinicio: Demolición controlada de la Economía Mundial

Por Bizitza Plataforma.

Conversación con Adrian Zelaia, Presidente de EKAI Center, en la que se explica la interrelación entre la crisis COVID-19 y la situación económica mundial. En particular, se explica cómo la élite corporativa occidental reconoce expresamente que la pandemia es una “oportunidad histórica” para dar un salto cualitativo hacia otro modelo económico, a través del proyecto que denominan “Gran Reinicio”. Se intentan así superar lo graves problemas estratégicos del actual modelo, claramente manifestados en un nivel descomunal de sobre-endeudamiento.

En la entrevista se analizan también las previsibles estrategias de las grandes corporaciones occidentales, tanto para reestructurar financieramente la economía como para construir un nuevo modelo sostenible en el tiempo y adecuado a los intereses de la élite corporativa. Un nuevo modelo que ellos denominan “capitalismo inclusivo” y que los expertos están considerando más bien como un “capitalismo corporativo” o incluso “feudalismo corporativo”.

Se describen en particular los riesgos que estas estrategias plantean para depósitos, salarios y pensiones, así como para las libertades civiles de los ciudadanos, en base a un proyecto que pretende acumular poder económico, social y político en manos de las grandes corporaciones occidentales.

martes, 18 de enero de 2022

(VÍDEO) Lo que significa el ingreso de Nicaragua a la Franja y la Ruta

Por El Jota.

El dragón rojo está imparable. Ya China ha anunciado cuál es será su mega proyecto que desembarque al área de Centro América, justo a las puertas de la potencia del norte.

domingo, 16 de enero de 2022

PODCAST: Entrevista a fondo con Fabrizio Casari



En este episodio de "DE MANAGUA CON AMOR" hablamos con el periodista y analista político Fabrizio Cassari acerca de la situación de Nicaragua y su contexto internacional al iniciar un cuarto período consecutivo de Gobierno sandinista conducido por el comandante Daniel Ortega Saavedra.

jueves, 13 de enero de 2022

Nan McCurdy: Nicaragua Vuelve a Investir al "Pueblo como Presidente"

 

Las familias nicaragüenses ven la inauguración y juran luchar con todas sus fuerzas para derrotar el hambre, la pobreza y el atraso. Esta familia vive en un vecindario “Bismarck Martinez”.

Por Nan McCurdy, NicaNotes, AFGJ.

El 10 de enero Daniel Ortega fue investido presidente y Rosario Murillo, vicepresidenta. El acto central en la Plaza de la Revolución fue acompañado por Sandinistas que celebraron la toma de posesión en toda Nicaragua con pantallas gigantes. Una vez juramentado, con la banda presidencial sobre el pecho, Daniel repitió su acción de 2007, 2012 y 2017: Se quitó la banda y luego la entregó simbólicamente al pueblo: El Pueblo Presidente. La multitud estalló en celebración. Ortega pidió a decenas de miles de sandinistas reunidos en los 153 municipios del país que juraran luchar con todas sus fuerzas para derrotar el hambre, la pobreza y el atraso en desarrollo.

"Sigamos adelante... construyendo la paz para combatir la pobreza, construyendo la paz para que haya caminos y carreteras. construyendo la paz para que las familias se sientan seguras; sus hijos se sientan seguros en su trabajo; se sientan seguros de tener una vida digna. Ese es nuestro compromiso, queridos hermanos nicaragüenses, todos estamos en esto y por eso decimos que el pueblo es presidente", exclamó emocionado.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y el presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel, acompañaron la inauguración, lo cual electrizó a la multitud que aclamó con entusiasmo la llegada de cada uno de los presidentes. Hasta el Presidenta Ortega abandonó la tarima para salir y recibirlos cuando llegaron al evento.

Junto a los representantes oficiales de decenas de países, entre ellos Honduras, México, China, India e Irán - países que representan a 2.500 millones de personas - también habían más de 300 periodistas y activistas solidarios de 21 naciones acompañando la inauguración. “Y aquí están delegados de muchos gobiernos que han sido mencionados, pueblos Hermanos, pueblos Amigos. Y ahí donde los gobiernos europeos o el Gobierno yanqui no mandan delegados, qué mejor expresión, qué mayor orgullo que tener aquí como representantes del pueblo norteamericano y de los pueblos europeos a ciudadanos, a hombres y mujeres dignas que luchan en su país … por la verdadera dignidad, por la verdadera Independencia de sus propios países y porque se instale una verdadera democracia en sus propios países”.
 
“Qué mejor y más digno representante puede tener el pueblo norteamericano que Brian Wilson, que entregó su vida. Le lanzaron el tren militar, y todo filmado, y le destruyeron las piernas. ¿Y dónde estaban los derechos humanos? ¿Y dónde estaban los europeos? ¿Y quién condenó ese crimen, quién lo condenó, si es el mismo gobierno yanqui es el que promovía esos crímenes”? Escribió Willson: el Presidente Ortega habló durante más de una hora sobre los nuevos acuerdos de la ruta de la seda con China, la historia continua del imperialismo estadounidense y los continuos avances de la revolución sandinista de Nicaragua. No necesitó ni notas ni teleprompter, lo que contrasta con los presidentes estadounidenses. Habló directamente desde su corazón y sus experiencias, sin ninguna pausa.”

El Presidente Ortega indicó que Nicaragua y la República Popular de China tuvieron un encuentro histórico donde firmaron cuatro tratados de cooperación, destacando el Memorando de Entendimiento sobre la cooperación en el marco del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda. "La Revolución China y la Revolución Sandinista son revoluciones … con un mismo camino, con un mismo destino, que es acabar con la pobreza”, subrayó Ortega.
 
El mandatario exigió el fin del bloqueo y las sanciones de Estados Unidos a Cuba y Venezuela: “Y si se tiene algún respeto por la democracia, cuando la inmensa mayoría de los pueblos del mundo, los gobiernos están diciendo que cese el bloqueo, pues que acate el gobierno yanqui, si tiene alguna pizca de respeto por el derecho Internacional y que cese el bloqueo en contra de Cuba.Y que cese el bloqueo en contra de la hermana República Bolivariana de Venezuela. Un bloqueo brutal, criminal, donde los persiguen, los encausan, les inventan crímenes, simplemente, porque buscan cómo garantizar los alimentos de las familias venezolanas, que es lo que estaba haciendo ese hermano que estaba delegado por Venezuela ante la Comisión de Diálogo allá en México, Alex Saab”.

El presidente Ortega dejó claro que seguirán construyendo un nuevo camino de prosperidad para el pueblo con extraordinarios avances y que lo podrán hacer porque ya no están dispuestos a ser una colonia de Estados Unidos.
“Vamos a seguir luchando con dignidad, defendiendo siempre la patria, defendiendo siempre la soberanía, porque solamente con soberanía, con dignidad, con conciencia, es que se logran alcanzar las grandes victorias”.

(Nan McCurdy cubrió la inauguración para Alliance for Global Justice - NicaNotes)

miércoles, 12 de enero de 2022

Ben Norton: No es Nicaragua la que está 'aislada'; son los EEUU y la UE

Los líderes de la Troika de la Resistencia — el Presidente Daniel Ortega de Nicaragua, el Presidente Nicolás Maduro de Venezuela y el Presidente Miguel Díaz-Canel de Cuba — con el representante de China en la toma de posesión del mandatario sandinista en Managua.

Por Benjamin Norton.

Los medios occidentales dicen que el gobierno sandinista de Nicaragua está "aislado", pero tiene el apoyo de países gigantes en Asia, África y Latinoamérica, mientras EEUU pelea con la UE

Este 10 de enero fue la toma de posesión del Presidente Daniel Ortega de Nicaragua, el líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Hay mucha propaganda absurda en los medios comerciales, diciendo que Nicaragua supuestamente está "aislada de la comunidad internacional". Pero cuando dicen la "comunidad internacional", realmente significa "los imperialistas en Estados Unidos y la Unión Europea".

Revisemos la narrativa de la guerra de la información en los grandes medios hegemónicos:

  • Voz de América, del régimen estadounidense, dice “Ortega y Murillo asumen nuevo mandato en Nicaragua aislados de la comunidad internacional”

  • France24, del régimen francés, dice “Ortega asume un nuevo mandato presidencial, aislado de la comunidad internacional”

  • DW, del régimen alemán, dice “Daniel Ortega: aislado, sancionado, y con cinco años más de mandato”

  • Infobae, la voz de la oligarquía argentina derechista, dice “Daniel Ortega asumió su quinto mandato en Nicaragua bajo un profundo aislamiento internacional y rodeado de unos pocos aliados”

Estados Unidos y la Unión Europea rechazaron las elecciones en Nicaragua en noviembre, sosteniendo que supuestamente fueron “fraudulentas”, y respondieron con guerra económica. (Todavía espero las elecciones presidenciales en las monarquías autocráticas del Golfo Pérsico, que son aliados obedientes de EEUU y la UE.)

Subsecuentemente, la respuesta a la inauguración presidencial éste 10 de enero por parte de los imperialistas en EEUU y la UE fue más guerra económica. Coordinando sus acciones, las potencias occidentales impusieron más sanciones contra funcionarios del gobierno de Nicaragua, su ejército, su instituto de telecomunicaciones y una compañía estatal de minas.

Pero si miramos más allá de las distracciones en los medios comerciales, podemos ver muy claramente que, en realidad, Nicaragua tiene muchos aliados en Asia, África y Latinoamérica, representando a miles de millones de personas, incluyendo las naciones más grandes del mundo.

Representantes de los siguientes países saludaron la inauguración del Presidente Ortega:

  • China (el país con la población más grande, con 1.45 miles de millones de habitantes)

  • India (el país con la segunda población más grande, con 1.40 miles de millones de habitantes)

  • Rusia (con 146 millones de habitantes)

  • Japón (con 126 millones de habitantes)

  • Vietnam (con 99 millones de habitantes)

  • Irán (con 86 millones de habitantes)

  • Turqía (con 86 millones de habitantes)

  • Corea (con 51 millones de habitantes)

  • Malasia

  • Angola

  • Laos

  • Siria

  • Palestina

  • Yemen

  • la RPDC

  • Bielorrusia

  • Saharaui

  • Cambodia

  • Libia

  • muchos países en America Latina, incluyendo Cuba, Venezuela, Bolivia, Honduras, Mexico y Argentina, además de varias naciones en el Caribe

  • más ex funcionarios de gobiernos y activistas de organizaciones políticas de otros países

Los propagandistas en los medios occidentales realmente creen que todo el mundo se centra en el 15% de la población mundial, aproximadamente, que vive en EEUU y la UE, y que constituyen su llamada "comunidad internacional". Ignoran la gran mayoría de la humanidad en Asia, África y America Latina y el Caribe.

La verdad es que no es Nicaragua que esté aislada, sino Estados Unidos y la Unión Europea, quienes cada vez más están perdiendo sus aliados. Hasta Francia, una antigua potencia colonial, dice que Europea no puede confiar en EEUU. Y Washington amenazó a Alemania con sanciones por su gasoducto con Rusia, el Nord Stream 2.

Mientras los imperialistas occidentales imponen sanciones ilegales a pueblos a través del planeta — y mientras luchan entre ellos — Asia sigue avanzando muy rápidamente, América Latina y África están desarrollándose y los mecanismos de integración Sur-Sur se están fortaleciendo.

¿Quieres saber lo que realmente es el aislamiento? Cuando más de 95% de los 193 estados miembros de la ONU votan todos los años en la Asamblea General, por tres décadas, para condenar el bloqueo ilegal de EEUU a Cuba. Ése es el verdadero aislamiento internacional.


martes, 11 de enero de 2022

(+VÍDEO) Comentamos la juramentación del Pueblo Presidente en el programa Detrás de la Razón de HispanTV

Roma no paga traidores


 

Por Jorge Capelán.

La verdad sobre la ciudadana nicaragüense sin papeles y con orden de extradición de Suecia que fue descubierta haciendo labores de limpieza en la casa de la primera ministra de ese país ha salido a la luz y, como se sospechaba, resultó ser alguien que se subió al vagón del discurso golpista en 2018 para descubrir, 4 años más tarde, que "Roma no paga a traidores".

En una carta dirigida al rey Carl Gustaf, la mujer de 25 años de edad dice que en su país "existe un régimen de tendencia comunista" y por ello pide asilo. Pero Suecia responde que el rey no tiene potestad de influir sobre temas migratorios ni penales. Además, los medios suecos, que al inicio politizaron el incidente señalando el "evidente peligro" de que se meta en la vivienda de la cabeza de Estado una presunta "agente" de Nicaragua, país que es visto como "aliado de Rusia", ahora reaccionan con visible incomodidad.

Los hechos ocurrieron el 21 de diciembre pasado cuando la natural de Nicaragua fue encontrada en tren de realizar labores de limpieza en una casa en la comuna de Nacka donde la primera ministra Magdalena Andersson está registrada con su familia desde hace años.

Sin embargo, el incidente no se hizo público sino hasta este fin de semana. La revelación del hecho despertó un gran debate en torno a dos cuestiones: La primera, el hecho de que a los niveles más altos del Estado sueco se haga uso de fuerza de trabajo ilegal, y la segunda, la falta de una seguridad adecuada de la jefe de Estado.

La nicaragüense, cuya identidad aún no ha sido desvelada, fue detenida por tener una orden de deportación migratoria y además una orden de captura por robo. La propia nicaragüense relató al diario Expressen que ya había hecho trabajos de limpieza en esa vivienda en una ocasión, pero que el día que la detuvieron la alarma sonó accidentalmente antes de que hubiera logrado entrar en la casa.

En esa entrevista con Expressen, publicada este martes, dijo que llegó a Suecia "hace 4 años" (es decir, en 2018). Según se supo este fin de semana, en 2020 la Agencia de Migración decidió que la mujer debía ser deportada de Suecia, pero la nicaragüense decidió quedarse en el país ilegalmente. En otoño de ese año, la mujer fue condenada por robo en la tienda de Åhléns, en Estocolmo y se le impuso una sentencia suspendida, ya que no tenía antecedentes penales. Tenía orden de captura desde el otoño del año pasado.

La nicaragüense con sus declaraciones ha confirmado que llegó a ese país alentada por la retórica del propio gobierno de Suecia, que en su momento le dio el estatus de refugiados a cientos de terroristas y delincuentes financiados por los Estados Unidos, la UE y la propia Suecia en el fallido intento de golpe contra el Gobierno de Nicaragua del año 2018.

En su carta al rey de Suecia, la nicaragüense dice, entre otras cosas:

"Como es de conocimiento de Su Majestad en mi país de origen Nicaragua existe un régimen de tendencia comunista a la cabeza del Dictador Daniel Ortega exguerrillero del frente sandinista de liberación nacional FSLN.
Debido a mi oposición a este tipo de políticas y al gobierno y a mis actividades en pro de  los Derechos y Libertades en mi país he sido víctima y objetivo de persecuciones y amenazas del actual gobierno Dictador y Su Junta.
En mi familia están divididas las opiniones políticas razón por la cual me toco salir de Nicaragua y solicitar refugio en Suieca [SIC] país respetuoso de los Derechos fundamentales y Libertades en el mundo."


El problema para la nicaragüense es que en Suecia el rey no tiene potestad de influir sobre temas migratorios ni penales. En el caso de los temas migratorios, las decisiones le competen al Gobierno, pero en la práctica son tomadas por los tribunales.

En la entrevista con el periodista del diario Expressen afirma "Yo le dije a los de migración que yo prefiero morirme acá a que me manden a morir en mi país".

Son palabras que no parecen convencer a los suecos, mientras que en Nicaragua una inmensa mayoría de sus compatriotas se identifica con las consignas de "¡Patria Libre o Morir" y "¡Patria o Muerte, Venceremos!"

Desde el 8 de junio de 2019 rige en Nicaragua una ley de total amnistía para todos los involucrados en los sucesos del año 2018, por lo que la nicaragüense no tiene nada que temer si desea regresar al país (a menos, claro está, que haya cometido otro tipo de delitos).

Ironías de la vida: A nadie le importaría en su tierra si esta mujer decide regresar a Nicaragua, pero en donde se quiere quedar, en Suecia, nadie la quiere recibir. Como decían los césares: "roma traditoribus non reddere" (Roma no paga a traidores).

 

jueves, 6 de enero de 2022

El Mefcca, el gran secreto de Nicaragua

Por Jorge Capelán.

Nicaragua en 2021 lideró la liga regional de crecimiento económico tras 3 años difíciles en los que enfrentó una intentona golpista, dos huracanes desbastadores, la pandemia de la Covid y los permanentes intentos del gran capital y de los EE. UU. por destruir la economía del país. ¿Cuáles el secreto? Que la economía familiar, popular y social en Nicaragua es la más grande de América Latina, generando la mayor parte de la riqueza y el empleo en el país… y cuenta con un decisivo apoyo del Estado.

En el corazón de la promoción de las Mipymes nicaragüenses se encuentra el Ministerio de la Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa(Mefcca).

Fundado en el año 2012, el Mefcca “es el ministerio más joven del Poder Ejecutivo de nuestro Gobierno del Comandante Daniel y la Compañera Rosario (Murillo) para apoyar a campesinos, obreros, emprendedores y cuentapropistas, a todos los agentes que dinamizan la economía social en Nicaragua y que generan el 70% del Producto Interno Bruto en el país”, dice el compañero Leonel Rivera, delegado departamental de Managua.

El sector de la economía familiar, popular y social es de gran importancia económica. Emplea a cerca del 80% de la fuerza laboral y produce el 80% de los alimentos que consume la población, controlando casi todo el transporte público urbano e interurbano así como la gran mayoría de las empresas. Su fuerza también es grande en el sector exportador, en rubros como la producción de carne y leche, así como en los servicios y el comercio.

El Mefcca apoya a la economía popular y social a través de diversos programas en los que capacita, brinda asistencia técnica e incluso financia emprendimientos de todo tipo. Entre las iniciativas (o “plataformas”)implementadas por este ministerio hay concursos de mercadeo, diseño e innovación para todos los emprendimientos del país. También se organizan ferias a nivel nacional, departamental y municipal, así como jornadas de ventas en línea. Cada fin de semana los medios anuncian cientos de actividades de este tipo impulsadas por el Mefcca en todo el territorio nacional.

Entre sus direcciones más importantes, Leonel Rivera destaca:

  • La Dirección de Pequeños Negocios, que se encarga de impulsar las políticas gubernamentales acompañando a los emprendedores;

  • la Dirección de Asociatividad y Cooperativismo, que se encarga de la formalización legal de las cooperativas;

  • la Dirección de Agregación de Valor, que se encarga de darle valor agregado a la producción de los campesinos, pescadores, artesanos y protagonistas;

  • la Dirección de Proyectos, que canaliza proyectos a ejecutarse en zonas especiales de Nicaragua;

  • y la Dirección de la Costa Caribe, encargada de atender a la Costa Caribe Sur y Norte y la Zona Especial del Alto Wangki.

Además, el Mefcca tiene dos entes descentralizados: El Instituto Nicaragüense de Fomento Cooperativo (Infocoop), encargado de la promoción, divulgación, capacitación y fortalecimiento del sector cooperativo, y la Administración Nacional de Ferias, un gran Parque de Ferias en las afueras de Managua que sirve como vitrina de los diferentes rubros productivos del país.

El Ministerio de la Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa trabaja estrechamente con todas las instituciones y organizaciones sociales relacionadas con la producción en todos las áreas, desde la transferencia de tecnologías agrícolas y piscícolas hasta el turismo, la cultura y lo que hoy se denomina “economía creativa”. También esta coordinación se da a nivel departamental, municipal y local.

“Es importante manifestarte que tenemos 20 delegaciones departamentales donde tenemos que el año pasado atendimos a más de 1 millón y medio de protagonistas. Eso significó un aporte a la economía familiar de este país. Gracias a ello logramos terminar el año con un crecimiento del 9.9%, el mejor de la región centroamericana”, comenta Leonel Rivera.

Sobre las perspectivas para el año 2022, afirma: “Este año vamos a continuar impulsando las políticas gubernamentales, las políticas públicas de nuestro Gobierno, a través del Ministerio de la Economía Familiar para dar el salto a la innovación, a la agroindustria y a la calidad de los emprendedores, campesinos y productores.”

Conferencia: Rusia entre Occidente y el Oriente

Ver en el canal del CREI. Conferencia de Jorge Capelán en el Curso Especializado sobre "La Geopolítica Rusa en la Transformación de...