domingo, 29 de marzo de 2020

Nicaragua y la COVID-19


Stephen Sefton, Tortilla con Sal, 29 de marzo de 2020

Si bien la experiencia de cada país frente a la pandemia de COVID-19 es diferente, algunos factores fundamentales comunes pueden marcar la diferencia entre la catástrofe generalizada y la estabilidad relativa. Hasta ahora, Nicaragua ha sido uno de los países de América Latina que ha tenido más éxito en la protección de su población contra el virus, manteniendo al mismo tiempo una vida económica normal. Al 28 de marzo, Nicaragua tiene tres casos confirmados y un víctima ha fallecido. Otras 14 personas están en observación pero hasta ahora las pruebas han salido negativas.

El sistema de salud pública de Nicaragua ofrece servicios de salud gratuitos y universales basados en un modelo de salud de atención preventiva y comunitaria. La red nacional de hospitales, centros de salud y puestos de salud cuenta con el apoyo de una red de decenas de miles de brigadistas de salud voluntarias. Durante la semana pasada, el personal de salud y los brigadistas han visitado más de 1,2 millones de hogares durante una campaña de educación y monitoreo para hacer frente a la pandemia. Dado que el país se encuentra todavía en la primera fase de la pandemia, el gobierno ha priorizado la prevención y la educación. Las fronteras del territorio nacional siguen abiertas, al igual que las escuelas y las oficinas públicas del país. No se han cancelado los eventos públicos. Las actividades comerciales, de negocios y de viajes continúan sin restricciones.

Desde enero, cuando la Organización Mundial de la Salud declaró una emergencia sanitaria en relación con el virus COVID-19, el equipo de gobierno de Nicaragua se ha coordinado estrechamente con la Organización Panamericana de la Salud, siguiendo los protocolos pertinentes para las diferentes fases de la pandemia. Durante la intensa campaña de educación destinada a prevenir la propagación del virus, las principales medidas que el gobierno ha destacado han sido la importancia de lavarse bien las manos durante por lo menos 20 segundos con agua y jabón y tener cuidado al estornudar o toser para no infectar a otras personas. A los viajeros que llegan de países en los que el virus es activo se les orienta a auto-aíslarse durante 14 días, con seguimiento por parte del personal sanitario para comprobar cómo están.

Otras medidas que se promueven con frecuencia todos los días a través de la radio, la televisión, las redes sociales, los carteles y el material impreso han sido: la limpieza de superficies de uso constante como escritorios, teléfonos y computadoras, superficies de trabajo y juguetes; el mantenimiento de una distancia física de por lo menos 1,5 metros al hablar con otras personas; y, quizás lo más importante, la presentarse a la unidad de salud más cercana ante los signos de posibles síntomas del virus. Una vez que comience la segunda fase de la pandemia, que requiere medidas de contención, entonces el gobierno bien podría prohibir los eventos públicos, cerrar escuelas, hacer cumplir el distanciamiento social, limitar los viajes y tratar de maximizar el trabajo desde el hogar. Asimismo, en cualquier tercera fase que implique una potencial propagación descontrolada del virus entre la población, pueden adoptarse medidas más extremas como la cuarentena general que ya se aplica en países como Venezuela o Argentina.


Photo: Jairo Cajina/Canal 4
El gobierno ha preparado el sistema de salud y el sistema de defensa civil del Sistema Nacional de Prevención de Desastres (SINAPRED) junto con el Ejercito Nacional de Nicaragua para esa eventualidad. A nivel regional, Nicaragua ha coordinado estrechamente con los mecanismos del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y los gobiernos miembros del sistema. El SICA ha elaborado un plan regional de contingencia destinado a proteger a las personas de la pandemia y a tratar a los afectados, manteniendo al mismo tiempo la vida económica y la seguridad regionales. Nicaragua es de los pocos países de la región que cuenta con un laboratorio de biología molecular aprobado por la Organización Mundial de la Salud. Su director ha dicho que es el único laboratorio de la región que produce los agentes reactivos para el diagnóstico serológico del dengue y fue el único laboratorio de biología molecular de América Latina capaz de diagnosticar con precisión los tipos de influenza en 2019.

Asimismo, Nicaragua cuenta con la única planta del sector público en Centroamérica que produce vacunas. La planta es una empresa conjunta entre el Gobierno de Nicaragua y la Federación Rusa y se está preparando para producir el medicamento antivíral cubano Interferón Alfa-2-B para su uso en el tratamiento de pacientes con el virus COVID-19. El 18 de marzo llegó al país la brigada médica cubana "Henry Reeve", integrada por epidemiólogos, virólogos, especialistas en cuidados intensivos y otros profesionales médicos expertos para reforzar la respuesta de Nicaragua a la pandemia. Nicaragua también ha participado en videoconferencias regionales facilitadas por la Asociación de Estados del Caribe, en videoconferencias con expertos de China y también se ha beneficiado de las experiencias de los expertos de Taiwán.

Por el momento, Nicaragua ha tenido éxito en prevenir la propagación del virus. Las autoridades han preparado 19 hospitales en caso de que la pandemia comience a propagarse entre la población general que suma a alrededor de 6.5 millones de personas. Se ha capacitado a 37.206 trabajadores de la salud de instituciones sanitarias públicas y privadas en medidas preventivas, en la identificación de casos sospechosos, en la protección de los compañeros trabajadores de la salud, en la prestación de atención médica y en el traslado seguro de pacientes entre las unidades locales de salud, los centros de salud y los hospitales. Asimismo, el Ministerio de Salud ha capacitado a más de 250.000 promotores de salud comunitaria en medidas preventivas, en la identificación temprana de pacientes con síntomas y en la forma de asegurar la remisión de los casos sospechosos a los diferentes puestos de salud, centros de salud y hospitales.

En Nicaragua, la economía popular de las empresas medianas, pequeñas y microempresas de todo tipo, las y los pequeños productores agrícolas y las cooperativas de muchas industrias diferentes, generan el 70% del empleo en la economía nacional. El resto lo proporciona el sector público junto con el sector empresarial privado, incluidas las empresas de las zonas francas. Esta estructura económica significa que la mayoría de la población económicamente activa depende de los ingresos diarios o semanales para poder comprar alimentos y otros artículos básicos. Así pues, para Nicaragua, como para tantos otros países empobrecidos por siglos de depredación de los países ricos, esto hace que sea prácticamente imposible cerrar la economía.

Por su parte, la oposición de derecha de Nicaragua continúa las mismas campañas de desinformación implacables que utilizó durante su fallido violento intento de golpe de Estado en 2018, difundiendo falsos rumores y alarmismo a través de sus medios informativos y sociales. En ocasiones, esta propaganda alcanza niveles extremos de histeria malévola, alegando que el gobierno está ocultando cientos de casos del virus. A nivel internacional, los medios de comunicación occidentales venden sin crítica alguna las opiniones de fraudes inveterados como Carlos Fernando Chamorro, que acusan al Presidente Ortega de no hacer lo suficiente para hacer frente a la pandemia. Los propagandistas de la oposición derechista como Chamorro, se tambalean con locura desde acusaciones dementes de una dictadura salvaje hasta falsas quejas de negligencia laissez faire.

En Nicaragua, como en todo el mundo, la pandemia COVID-19 revela la eterna guerra de clases de las élites globales contra la mayoría empobrecida. Como en el violento intento fallido de golpe de Estado de 2018, las respuestas a la pandemia en Nicaragua generalmente reflejan esa realidad de clase. Mientras que la élite mayoritariamente derechista del país y sus seguidores de clase media diluyen su ron y coca cola con lágrimas de autocompasión narcisista, las y los trabajadores y familias rurales productores, la buena gente imprescindible de Nicaragua vuelven a salvar la economía en los momentos difíciles. Las hasta ahora exitosas medidas contra la pandemia del gobierno sandinista de Nicaragua, como también de las autoridades en Cuba y Venezuela a pesar de los bloqueos de los Estados Unidos, confirman la superioridad práctica y moral de la revolucionaria democracia de base sobre las fracasadas plutocracias neoliberales del Occidente.

viernes, 27 de marzo de 2020

(+PODCAST) Amar a la Madre Tierra en tiempos del Covid-19

En este episodio del podcast De Managua con Amor hablamos con el músico nica-escocés y activista por la Paz y la Madre Tierra Paul Baker, con el cual compartiremos preocupaciones sobre la actual pandemia de Covid-19, el Medio Ambiente y la cuestión de la justicia ambiental en el planeta con varias de las canciones que interpreta.

(+VÍDEO) Situación del coronavirus en Nicaragua

En Estudio TN8 los periodistas Celia Zamora, Erving Vega, Arlen Hernández, Fabiola Amador y Jorge Capelán analizan los sucesos de la semana mientras Nicaragua hace exitosamente enfrenta la pandemia de la Covid-19.

jueves, 26 de marzo de 2020

EEUU: Guerra contra el Socialismo, aprovechando el Coronavirus



Por Gilberto Ríos Munguía (•)
El Pulso.

La Reserva Federal que es la expresión de la banca privada norteamericana, reportaba el día de hoy la inminente recesión de la economía de ese país ante la crisis acentuada por el COVID - 19. El capitalismo financiero muestra sus límites naturales cuando la especulación no puede empujar más la explotación laboral, la opresión económica a otras naciones y la acumulación paralítica de capitales; entonces salta a la otra especulación de orden política e ideológica y acusa de narcotráfico al Presidente legítimo y legal de la República Bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro Moros.

Por años los pueblos de Colombia y Honduras han demandado una política contra el narcotráfico transparente por parte de las diferentes administraciones norteamericanas, en la región –al igual que en México, por ejemplo- la institucionalización del tráfico ilícito de estupefacientes han penetrado tanto en la institucionalidad estatal que ya no es posible concebir la política sin la presencia de los capitales que provienen del mil millonario negocio, del que la banca norteamericana, la bolsa de valores y demás pilares de la economía del norte, dependen directamente.

La incompetencia de la administración Trump ha reaccionado tarde y débilmente ante el avance del coronavirus en su territorio. Estados Unidos se proyecta como el país que tendrá más infectados y fallecimientos en las próximas semanas; esto lo llevará sin dura a detener por cuarentena a toda su industria y empresas de servicio, lo que sin hacer una proyección muy exacta, devastará a la potencia imperial. Ante la imposibilidad de una guerra de grandes proporciones que pudiera salvarlo como en otros momentos de su historia, al advenimiento de la epidemia mundial el imperio busca encontrar una oportunidad a su crisis.

Este martes 24 de marzo, Michel Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, hizo un llamado al gobierno de Estados Unidos a levantar las sanciones económicas a países como Cuba y Venezuela, en medio de la situación de pandemia. Por su parte Cuba ha vuelto a levantar su imagen de potencia en salud por el éxito demostrado con el medicamento Interferón Alfa 2B que tuvo excelentes resultado en la ciudad de Wuhan, China y que el mismo gobierno de esa nación ha recomendado a otros países que están sufriendo los efectos de la pandemia en su población. Ya se cuentan 15 naciones que solicitan su adquisición.

Sí bien Bernie Sanders fue derrotado electoralmente por los mecanismos conjuntos de la ultra derecha republicana y demócrata, la base de su llamado socialismo democrático, es principalmente una juventud que demanda cambios profundos en el sistema de educación y salud de la potencia del norte; la privatización de la calidad en estos servicios y el desaparecimiento paulatino del Estado de Bienestar frente a la absurda acumulación de la riqueza en una élite parásita, han marcado una brecha social cada vez más evidente y ahora con la presencia de la pandemia se podría convertir también en un detonante.

Se vuelve necesario insistir sobre las implicaciones de esta nueva agresión contra Venezuela. La tensión continental que se ha manifestado en los últimos veinte años entre regímenes neoliberales (verdaderas dictaduras de fachadas civiles) y gobiernos progresistas, socialistas o de corte democrático popular, ha preocupado tanto a Estados Unidos que lo ha empujado a cometer una torpeza política y diplomática tras otra, demostrando su verdadero interés y naturaleza. Este fenómeno se ha dado –como hemos apuntado en otras ocasiones- a la par del crecimiento de las redes sociales, medios de comunicación alternativa y la resultante pérdida de hegemonía cultural del imperio norteamericano. La censura, los cercos mediáticos, la vulneración sistemática de los sistemas de educación públicos, el freno a la ciencia y la penetración cultural ya no son suficientes para ocultar las verdaderas intenciones del gran capital.

Por esto y por la oportunidad que se abre ante el avance del COVID–19, es momento oportuno para el replanteamiento del sistema y la sociedad, es momento de la humanidad para unirse y defender la vida, la auténtica libertad de los pueblos, la Revolución Cubana y Bolivariana, y todas las expresiones diferentes de las que han condenado a la inmensa mayoría a sufrir del llamado desarrollo capitalista. Para esto hace falta la voluntad consciente y oportuna de las vanguardias dispuestas a dar batalla.

(•)Dirigente del Partido Libertad y Refundación de Honduras.

martes, 24 de marzo de 2020

Estudio TN8: Comunicación y periodismo en tiempos de COVID-19

En el programa Estudio TN8 los periodistas Celia Zamora, Fabiola Amador, Erving Vega y Jorge Capelán discuten sobre los retos de los comunicadores ante la pandemia de coronavirus.

lunes, 23 de marzo de 2020

¿El coronavirus, un arma de guerra?


Por Jorge Capelán.

¿Es el coronavirus un arma biológica? Es un debate muy interesante y no debe ser desechado como una simple teoría de la conspiración. Después de todo, los Estados Unidos en el último siglo se han destacado por cruzar a cada rato la frontera de lo que se considera éticamente imposible.

Solo unos pocos ejemplos bastan: El uso de bombas atómicas contra una población civil (casos de Hiroshima y Nagasaki), y la inoculación con sífilis de miles ciudadanos guatemaltecos en un experimento realizado entre 1946 y 1948 (hecho que reconoció recién 62 años después, el año 2010). En Nicaragua no podemos olvidar la introducción del dengue en la década de los años 80 como parte de la guerra de la administración Reagan contra nuestro pueblo.

Sin embargo, en estas circunstancias en las que estamos enfrentando directamente el problema de la pandemia del Covid-19 cabe preguntarse si la hipótesis de un acto deliberado de terrorismo de Estado es una línea fructífera de razonamiento o en realidad solo agrega una buena dosis de espectáculo macabro a un panorama ya de por sí dramático.

Recordemos la Navaja de Ockham, uno de los pilares del razonamiento científico, según el cual entre varias explicaciones distintas de un fenómeno hay que preferir la más sencilla.

Eso no quiere decir que siempre las explicaciones sencillas den en el clavo, pero sí implica que entre más cosas inciertas debamos suponer en una explicación, más probable será que supongamos mal y que lleguemos a una conclusión errónea.

Tomando en cuenta lo anterior, se debe agregar que la pandemia del Covid-19 no necesita de un acto de terrorismo de Estado para ser comprendida en lo esencial, porque pandemias ha habido muchas, y muy mortíferas, en toda la historia humana.

Podría haber habido un acto de terrorismo de Estado tras la pandemia, pero lo que la hace tan destructiva son la globalización y el neoliberalismo, en especial la privatización de la salud, así como también todas las políticas de austeridad y de financiarización del mundo que terminaron por poner a prueba la capacidad de resistencia de países enteros, evidenciando dos cosas: la fragilidad de sus defensas y su enorme dependencia del exterior.

En otras palabras, la pandemia se pudo haber desarrollado con o sin acto de terrorismo de Estado. Los enormes desequilibrios provocados por el sistema capitalista occidental hacían predecible una gran crisis desde mucho antes del brote de coronavirus en la provincia de Wuhan a inicios de este año. A fines del año pasado esto era más que evidente, aunque en ese momento tal vez lo que más se avizoraba era una gran crisis financiera o ambiental, o incluso el estallido de una guerra mundial.

Ciertamente, que si se descubriera que la pandemia ha sido producto de un acto deliberado eso sería un crimen gravísimo que se suma a otros crímenes muy graves de los que hemos sido testigos los últimos días, como las ruedas de prensa de Donald Trump negando la seriedad de la amenaza, e incluso prometiendo que el coronavirus "desaparecería como un milagro".

Pero esos escándalos son secundarios ante el verdadero escándalo socioeconómico de un sistema que vive de inflar cada vez mayores burbujas especulativas en una espiral improductiva de injusticia, depredación ambiental, violencia y guerra y que se muestra incapaz de enfrentar una epidemia más de las muchas que a lo largo de la historia humana se han encargado de poner a prueba la resiliencia de la especie. China, con otra lógica económica y social, fue capaz de contener y controlar al coronavirus, pero los sistemas de salud de Europa Occidental y Norteamérica se vinieron abajo como castillo de naipes.

La burbuja estaba a punto de reventar, el coronavirus fue tan solo la aguja que la perforó.

Conspiraciones, de que las hay, las hay, pero los procesos sociales a escala planetaria son producto de enormes fuerzas históricas y de la acción, más o menos consciente, a menudo totalmente inconsciente, de millones de personas.


ACNUR miente sobre Nicaragua – un reporte estándar al estilo de Occidente



Stephen Sefton, Tortilla con Sal, 23 de marzo 2020

El 10 de marzo de este año, la Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) reportó de manera totalmente falsa que 77.000 nicaragüenses actualmente buscan el estatus de refugiados en Costa Rica. Esa afirmación es una mentira descarada. A pesar del oportunismo mercenario del gobierno costarricense, que ha recibido más de 600 millones de dólares para ayudar a los supuestos refugiados políticos de Nicaragua, las propias estadísticas de migración de Costa Rica reportan una situación muy diferente.

Año Entradas a Costa Rica Regresos a Nicaragua
2016 443054 439939
2017 435377 433777
2018 418159 388687
2019 416862 413080

A finales de 2017, las estadísticas de migración de Costa Rica calculan el número de nicaragüenses que ya residen en el país en 339,495. La migración neta a Costa Rica desde Nicaragua para 2018 y 2019 añadió otros 33,254. Las y los nicaragüenses que entran en Costa Rica sin documentos no figuran en las estadísticas migratorias del país. Los nicaragüenses que solicitan asilo político sí lo hacen. Así que el ACNUR no puede tergiversar su falso reporte por alegar que se trata de emigrantes nicaragüenses indocumentados.

Un reciente informe del gobierno costarricense indica que a finales de 2019 alrededor de 31500 nicaragüenses estaban solicitando asilo. Si bien se dispone de algunos datos sobre el número de solicitudes de asilo concedidas a nicaragüenses, solo 6 de 23.063 en 2018, los datos correspondientes a 2019 están incompletos, aunque el medio de comunicación antigubernamental nicaragüense La Prensa informó de que hasta mayo de 2019 se habían aprobado 18 solicitudes de asilo. El número de solicitudes denegadas también parece no estar disponible. Por lo tanto, es difícil hacer un cuadro completo hasta la fecha.

Aun así, en base a los datos oficiales y públicos disponibles, el ACNUR no tiene ningún fundamento, salvo quizás la falsa propaganda del la oposición golpista nicaragüense, para presentar a Nicaragua como un país del que decenas de miles de personas han huido a Costa Rica para escapar de la persecución política violenta. Las propias estadísticas de migración de Costa Rica confirman la realidad tergiversada por el ACNUR y confirman el contexto histórico de larga data de la migración económica entre Nicaragua y Costa Rica. Asimismo, el propio Gobierno de Costa Rica ha reconocido que la mayoría de los nicaragüenses que solicitan asilo lo hacen por razones económicas.

Las estadísticas oficiales muestran que en realidad la migración de Nicaragua a Costa Rica disminuyó durante y después del período del violento y fallido intento de golpe de Estado en Nicaragua en 2018. En cambio, si las afirmaciones de la oposición sobre la represión masiva eran ciertas, debería haber aumentado. Los datos de Costa Rica sobre las solicitudes de asilo concedidas también demuestran que las acusaciones de persecución por parte de los activistas de la oposición son falsas. Durante el año 2018, las autoridades costarricenses aprobaron sólo 6 solicitudes de los 23.062 nicaragüenses que solicitaron a las autoridades costarricenses la condición de refugiados. En cambio, ese mismo año Costa Rica aprobó 107 de las 1066 solicitudes de refugio que recibió de parte de ciudadanos salvadoreños.

La razón por la que las autoridades de inmigración de Costa Rica concedieron menos del 1% de todas esas 23.062 solicitudes de asilo de nicaragüenses en 2018 es que la abrumadora mayoría de esas solicitudes eran falsas. Costa Rica concedió un número considerablemente mayor de solicitudes de asilo a salvadoreños porque, después del fin de la crisis política entre abril y julio 2018 en Nicaragua, la situación en El Salvador era incomparablemente más peligrosa. De hecho, la gran mayoría de los activistas de la oposición huyeron de Nicaragua, lo hicieron porque temían ser detenidos por los serios crímenes que cometieron durante el violento intento fallido de golpe de Estado de 2018.

Además del falso informe del ACNUR sobre la situación de los nicaragüenses en Costa Rica, un reportaje verdadero  por el veterano periodista sueco Dick Emanuelsson también ha puesto de manifiesto la duplicidad del ACNUR con respecto a los activistas de la oposición nicaragüense en Honduras. Allí, Emanuelsson entrevistó al representante del ACNUR, quien negó rotundamente que el ACNUR participaba en el establecimiento de infraestructura para los miembros de la oposición política de Nicaragua a lo largo de la frontera hondureña con Nicaragua. Sin embargo, en el mismo reportaje, Emanuelsson cita al representante de una organización local contraparte del ACNUR que trabaja en la frontera hondureña con Nicaragua, quien admitió haber organizado exactamente ese tipo de refugio y apoyo.

Este nivel de duplicidad ha llegado a ser rutinario para las organizaciones e instituciones cooptadas de una forma u otra por la financiación corporativa o la intervención gubernamental de Occidente. Los ejemplos de cómo el ACNUR en Costa Rica y Honduras trata de perjudicar al gobierno sandinista de Nicaragua, si bien no son nada nuevo, no por ello son menos escandalosos y perturbadores. El punto fundamental es que ningún reportero genuino que hace su trabajo de la manera debida y compruebe su información de buena fe, puede confiar en la flagrante desinformación difundida por instituciones como el ACNUR u organismos similares como las diversas misiones de la Organización de los Estados Americanos.

La mayoría de las personas de América del Norte y Europa siguen confiando en las instituciones internacionales de derechos humanos y humanitarias a pesar de su ya demostrada incapacidad crónica para informar de manera justa y correcta. Esto ha sido así desde hace mucho tiempo en el caso de las ONG de derechos humanos como Amnistía Internacional, la Federación Internacional de Derechos Humanos y Human Rights Watch. Pero también se han producido tergiversaciones y omisiones atroces en la presentación de informes de muchas instituciones multilaterales. Han sido cooptadas por los gobiernos occidentales para manipular las crisis en todo el mundo, desde Siria a Ucrania, o de Malí a Venezuela. La manipulación cínica de los datos y los acontecimientos se ha convertido en la norma en vez de la excepción.

En América Latina, los acontecimientos del último decenio han demostrado categóricamente el colapso de la integridad institucional e independencia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Esto ha sido especialmente cierto en lo que respecta al doble rasero aplicado, por ejemplo, en la presentación de informes sobre Bolivia antes, durante y después del golpe militar, sobre Cuba, Venezuela y Nicaragua y las normas de presentación aplicadas de manera bastante diferente a países como Haití, Honduras, Colombia, Ecuador y Chile.

En los países con gobiernos progresistas, las falsedades de la oposición de la derecha se consideran, por lo general, como una verdad incuestionable. Pero en los países dominados por la derecha, las reivindicaciones legítimas de la oposición progresista se someten a un escrutinio meticuloso, generalmente de mala fe y a menudo abiertamente desdeñoso. Aún así, prácticamente todos los medios de comunicación occidentales siempre publican tal información sin cuestionar. Lo hacen porque desde hace mucho tiempo dejaron de informar sobre noticias genuinas para actuar como agentes de la guerra psicológica imperialista.

La información sobre la tergiversación de la situación de los nicaragüenses en Costa Rica por parte del ACNUR lo confirma una vez más. En el caso de Nicaragua, la comprobación de los hechos básicos demuestra que la afirmación del ACNUR de una crisis humanitaria muy grave de los refugiados nicaragüenses en Costa Rica es una mentira. La única crisis grave en Costa Rica que involucra a los emigrantes de Nicaragua es la crisis de integridad en el ACNUR.

domingo, 22 de marzo de 2020

El peligro de que sociedades enteras se encierren por el Covid-19

La Gran Vía en Madrid el 15 de marzo.
Wikipedia.

Así reflexionan en Suecia sobre la tendencia de cerrar países enteros para hacerle frente al coronavirus. Las consecuencias de esto pueden ser peores que el propio Covid-19, como indica este artículo publicado hoy.

Lo que nadie se atreve a decir
Lottie Knutson
Aftonbladet, 22 de marzo 2020.

Da la sensación como si todos nosotros nos hubiéramos metido en baño calentito y agradable de protección y aislamiento. De trabajo desde la casa a la temperatura perfecta y de sociedades cerradas en su punto justo, ni mucho ni demasiado poco. Pero alguien cerró el grifo y quitó el tapón. Al mismo tiempo.

El agua desapareció en 30 segundos. Yo estoy aquí todavía, helada y con el pelo mojado. La bañera está vacía. El agua del baño, desperdiciada.

Pero los políticos siguen metiendo sales de baño y espuma concentrada, sin agua caliente que circule y las disuelva.

En lugar de cuidar y proteger a los más débiles las economías y las personas de todo el mundo se han encerrado y le han dado al botón de apagar. Fronteras, lugares de trabajo y colegios de secundaria, cerrados. Los jóvenes y sanos, en casa.

Los autoproclamados expertos gritan "¡Hurra!" e instigan: "¡Cierren también las escuelas primarias!". Prohíban todo tipo de deportes en el tiempo libre. A pesar de que los niños no se ponen especialmente enfermos. A pesar de que las personas mayores, que son a las que verdaderamente habría que proteger, protestan. Y siguen saliendo como si no pasara nada. Pero con más y más muchachos que andan dando vueltas en los centros comerciales y las estaciones centrales.

Cuando se cierra la economía aumentan los despidos. Instantáneamente. Los economistas gritan hasta enronquecer: "¡Vamos hacia un crash!" La depresión económica está tocando a la puerta.

Pero el riesgo no solo es la depresión económica, sino la humana. Las sociedades y economías totalmente cerradas son un serio riesgo para la salud pública: una búsqueda rápida en Google indica que 40 000 personas se quitaron la vida como consecuencia del crash de la bolsa de Wall Street en 1929.

Hay estudios que muestran que una amenaza de desempleo está detrás de uno de cada cinco suicidios.

¿Qué pasaría si se murieran más porque se cerró la llave del grifo que por el virus en sí?

Cuando se cierran las escuelas se le está quitando a los niños más vulnerables el único plato de comida caliente que reciben en el día. No reciben las horas de calma relativa que a pesar de todo les brinda la escuela. Son obligados a renunciar al beneficioso paseo diario a la escuela. Se les quita el gimnasio. Además se les quita su educación, porque la educación a distancia a la larga exige una disciplina que ni la gran mayoría de los adultos tienen.

Ya se ha llamado la atención sobre el sobrepeso entre los niños y jóvenes. No va a ser mejor con el ordenador encendido todo el día. Lo mismo pasa con la gran cantidad de niños y jóvenes que se sentían solos y solas desde antes que el miedo al virus cerrara al mundo.

Ahora con el cierre de los grifos corremos el riesgo de enfrentar consecuencias peores para la salud pública que la enfermedad en sí.

Kilos de sales de baño sobre una piel y unas mucosas ya medio resecas tal vez no sean la solución, cuando en realidad deberíamos atrevernos a abrir de nuevo la llave del grifo.

Traducción: Jorge Capelán.

sábado, 21 de marzo de 2020

(PODCAST) Avances y retos para los derechos de la mujer en Nicaragua

En el décimo episodio del podcast De Managua con Amor hablamos con Marcela José Rivera, jefa de prensa de Radio 580 en la capital y una de los colegas galardonados con la Orden Rigoberto Cabezas, máximo reconocimiento del Estado de Nicaragua a los hombres y mujeres de los medios de comunicación.

viernes, 20 de marzo de 2020

Con organización, solidaridad, conocimiento y fe Nicaragua enfrenta al Covid-19

En Estudio TN8, los periodistas Celia Zamora, Arlen Hernández, Erving Vega y Jorge Capelán analizan la situación de la pandemia de coronavirus en Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

jueves, 19 de marzo de 2020

Unida, Nicaragua triunfará frente al Covid19



Carlos Fonseca Terán (19 de marzo 2020)

Finalmente y como era de esperarse, el virus está aquí. El pueblo organizado continúa actuando conforme al plan de enfrentamiento orientado por nuestro Gobierno e implementado en barrios y comunidades, y cada quien debe cumplir más estrictamente que antes las medidas relacionadas con los hábitos personales y la conducta: Lavarse las manos con frecuencia; no tocarse los ojos, la nariz ni la boca; reducir en lo posible el contacto físico con otras personas y tratar de mantener una distancia adecuada; cubrirse la boca con el antebrazo al toser; usar mascarilla en caso de tener síntomas (tos y fiebre). No ir a comprar cosas a lo loco, acaparando jabones, gel de mano, mascarillas y menos aún, papel higiénico, que francamente y con el debido respeto, es ridículo. Si nadie acapara nada, a nadie le faltará nada. Si se acaparan los productos necesarios para enfrentar el virus, los demás quedaremos más expuestos al contagio y eso al final terminará exponiendo a los propios acaparadores. En el famoso caso del papel higiénico, si bien no es indispensable para enfrentar el virus, es un producto necesario en nuestra vida diaria y es absurdo que desaparezca por una conducta de rebaño sin sentido alguno.

Es importante que las personas de la tercera edad y las que tienen padecimientos crónicos de tipo cardiovascular, respiratorio, entre otros, extremen las medidas de prevención del virus. Otra recomendación importante y poco divulgada es el cuidado en el uso de los celulares, ya que la pantalla táctil de éstos es tan sucia como el dinero, por lo cual de nada sirve lavarse las manos antes de comer, si después de lavadas tocamos con ellas las pantallas de los celulares, que es recomendable limpiar diario con servilleta descartable o toallita, ligeramente humedecidas.

Y así como el pueblo organizado, con el sandinismo al frente se despliega en completa disposición combativa frente a este nuevo enemigo de todos, que no hace distinciones de ningún tipo, los puchos llegan a la máxima expresión de la estupidez tomando como aliado al virus, y continúan con su plan desorientador. Nuestro gobierno está siguiendo estrictamente un protocolo basado en las recomendaciones de los organismos internacionales autorizados en esta materia y aplicado a nuestra propia realidad, en la que a diferencia de lo que sucede en Estados Unidos y varios países de Europa, tenemos un sistema de salud al servicio del pueblo, accesible a todos los ciudadanos, y un nivel de organización comunitaria que permite la participación colectiva del pueblo en el enfrentamiento a cualquier amenaza de este tipo o de cualquier otro. Quienes insisten criminalmente en tratar de desorientar al pueblo para sacar mezquinos e inciertos réditos políticos, han llegado al colmo de pedir a la OEA que “convenza” a nuestro Gobierno de seguir las orientaciones de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud, pero los representantes de estas instituciones en nuestro país han declarado públicamente que el Gobierno de Nicaragua está actuando correctamente y hasta lo han felicitado por lo pertinente de las acciones tomadas, por el modelo de salud comunitaria que tenemos y por la capacidad de organización demostrada. Tan dañino es no tomar las medidas necesarias como tomarlas anticipadamente o tomar medidas extremas sin que sea estrictamente necesario hacerlo, así como copiar otras experiencias que además de responder a otras realidades económicas y otras culturas, ni siquiera han dado resultados satisfactorios hasta ahora.

Para los irresponsables azuzadores que en vez de ayudar lo que hacen es obstaculizar esta lucha contra el virus, su modelo es Europa, no China. Pero resulta que en Europa la mortalidad del virus es… ¡el doble y en algunos casos hasta el triple que en China!, y si un país ha demostrado capacidad de enfrentamiento a esta pandemia es precisamente China, donde entre otras cosas, se tomó la audaz y muy oportuna medida de declarar la cuarentena en Wuhan junto antes del año nuevo chino, cuando millones de habitantes se trasladan a otras ciudades, y gracias a eso y al nivel de organización popular en China, al frente de la cual está el Partido Comunista, muchos estamos con vida en el mundo, incluyendo a los que de manera estúpida culpan a China por la propagación del virus. Al igual que en Nicaragua, la vida social y el modelo político en China están basados en las comunidades y las familias, contrario al caso de Europa, donde la base del modelo y de la vida social es el individuo aislado. Sí, el aislamiento físico es importante para frenar el virus, pero no por cuenta propia ni de forma extrema desde un primer momento, sino en base a planes y protocolos establecidos que todos debemos seguir a la vez. La gradualidad de las medidas responde a la necesidad de que a la par de enfrentar el virus para proteger las vidas de las personas, que es la primera prioridad, el virus no tenga un impacto devastador en la economía, lo cual en el caso de un país de escasos recursos como el nuestro, sería tan trágico como que se saliera de control la epidemia.

Los traficantes del odio olvidaron muy pronto su gran mentira que ya ha quedado en evidencia, de que el Gobierno estaba escondiendo los casos, y ahora se ponen histéricos atribuyendo la entrada del virus a la decisión de no restringir la entrada al país de personas provenientes de otros países, pero en El Salvador se restringieron las entradas y su primer caso apareció el mismo día que el nuestro, demostrándose así que el perjuicio de las medidas extremas y prematuras no se compensa con su efectividad. Restringir las entradas al país antes de tiempo causaría en nuestro caso un impacto material que implicaría parálisis económica, desempleo y por tanto, deterioro masivo en las condiciones de vida del pueblo, lo cual nos expondría aún más al virus e implicaría más víctimas mortales. Lo mismo es válido para la medida de la cuarentena, tomando en cuenta que la mayoría de los nicaragüenses obtienen el sustento a través de su trabajo diario por cuenta propia o como pequeños empresarios y comerciantes.

Bueno, hermanas y hermanos, a seguir enfrentando unidos todos los nicaragüenses a este enemigo común, cada quien cuidando a los demás y a sí mismo, de forma disciplinada y organizada, cumpliendo cada quien con lo que le corresponda en su barrio o comunidad, y acatando las recomendaciones en nuestros hábitos personales. Y no lo olviden: POR PEORES COSAS HEMOS PASADO, y sin duda alguna SEGUIREMOS VENCIENDO. Tal como ha dicho alguien sabiamente, el enfrentamiento al COVID19 no puede ser más difícil que el enfrentamiento a la MARA19, pero seguro será igual de victorioso.

miércoles, 18 de marzo de 2020

¡No perdamos la cabeza!


Por Jorge Capelán.

¡No perdamos la cabeza! Con toda su seriedad, el coronavirus no es nada comparado con la "gripe española" de 1918, que mató a 50 millones de personas en todo el mundo durante la I guerra mundial.

Al día de hoy, el SARS-CoV-2 (virus que causa el Covid-19) ha infectado a más de 200 mil personas con casi 8 mil muertos. Sin embargo, la "gripe española" mató a 50 millones infectando a una de cada cinco personas en el mundo, aún así no se puede decir que afectó el curso de la sangrienta I guerra mundial.

Recordemos la histeria cuando se descubrió la epidemia de VIH/SIDA en los años 80 y cómo hoy hemos aprendido a vivir con esa enfermedad a pesar de que no se ha podido hacer una vacuna.

Para descubrir que el origen de la gripe española era una variedad del #H1N1 pasaron 96 años. Para descubrir al virus del VIH pasaron 3 años. Para descubrir el virus del Covid-19 pasaron solamente 7 días!

Tengamos calma, guardemos las normas de higiene que todos y todas conocemos (especialmente, lavarnos bien las manos y tener cuidado al toser o estornudar) y no creamos en lo primero que leamos o escuchemos: busquemos fuentes confiables.

Pensemos además algunos de los efectos positivos que nos trae la emergencia ante este peligroso virus:
  • En todo el mundo, y en especial en nuestra región, la gente está aprendiendo a respetar normas básicas de higiene, sobre todo el lavado de manos, lo que incidirá sobre muchas otras enfermedades que matan a millones de personas.
  • A apenas 3 meses de iniciada la emergencia ya hay dos vacunas que se están probando. En tiempo récord China logró controlar el brote de Covid-19 cerrando todos los hospitales temporales que tuvo que montar ante el descenso de los casos. En el caso de América Latina, no debemos olvidar el gran reconocimiento a la medicina cubana en la lucha contra la enfermedad.
  • El paro generalizado de la actividad económica sobre el mundo industrializado ha causado una baja en las emisiones, tanto de CO2 como de dióxido de nitrógeno y partículas finas, dejando cielos más despejados, tal y como lo indican las fotografías satelitales.
  • La pandemia ha provocado un serio debate sobre la importancia que tiene la salud pública en todo el mundo y sobre la inviabilidad de la sociedad del "sálvese quien pueda".
  • La pandemia, una vez que pase lo peor, con toda seguridad tendrá un efecto económico positivo para China que se está viendo obligada a hacer una serie de inversiones que dinamizarán la economía mundial. En realidad, el papel de China en el mundo se fortalecerá mientras que el de los Estados Unidos se debilitará, lo que tendrá un efecto benéfico para las relaciones internacionales.

domingo, 15 de marzo de 2020

Desaprendiendo la demencia : Preguntas que la oposición de Nicaragua debería responder



Tortilla con Sal, 14 de marzo de 2020

La falsa creencia occidental más fundamental, reproducida a escala industrial global, es que América del Norte y Europa son cultural y moralmente superiores al resto del mundo. Cualquiera que defienda activamente a las víctimas de la agresión de EE.UU. y sus aliados, desde Palestina e Irán hasta Cuba y Venezuela, estará familiarizado con los inquietantes síntomas de ese complejo de superioridad. Su loco prejuicio impregna prácticamente todos los medios de información y noticias norteamericanos y europeos. Sus falsas premisas convierten en irremediablemente defectuoso prácticamente cualquier informe de las instituciones occidentales gubernamentales, no gubernamentales y multilaterales de todo tipo que trate de los asuntos internacionales.

En los últimos veinte años, el progresivo declive del poder y la influencia de América del Norte y Europa en el mundo ha llevado las falsas creencias originales aceleradamente a niveles de irracionalidad sin precedentes. Más recientemente, los tipos de comportamiento demencial desplegados por los líderes políticos y económicos occidentales y sus sirvientes de los medios de comunicación promueven:
  • una insistencia interminable en presuposiciones absurdas como "los EE.UU. y la Unión Europea promueven la libertad, la democracia y los derechos humanos" cuando, evidentemente, los EE.UU. y la UE promueven su codicia e interés propio
  • el apoyo hipócrita a aliados cuestionables de EE.UU. y Europa, por ejemplo, simpatizantes nazis en Ucrania, terroristas asesinos en masa en Costa de Marfil, Libia y Siria, o bandas violentas de derecha en Venezuela, Nicaragua y Bolivia;
  • dependencia servil en los informes metodológicamente defectuosos de las instituciones y ONGs cooptadas por las corporaciones y los gobiernos de EE.UU. y la UE
  • aceptación sin crítica de informes deshonestos e incorrectos de los medios de comunicación locales partidarios de Occidente;
  • distorsión sistemática u omisión absoluta de fuentes de noticias e información que cuestionan esos informes falsos.
En el caso de Nicaragua, los partidarios de quienes promovieron el fallido intento de golpe de Estado de 2018 contra el gobierno sandinista de Nicaragua siguen presentando las acciones violentas de la oposición nicaragüense como "protestas pacíficas". Atribuyen prácticamente todas las muertes durante la crisis de 2018 a la policía o a los partidarios sandinistas. Aunque de hecho las pruebas en relación a algunos de los graves incidentes ocurridos en 2018 son confusas, es más que claro que los activistas de la oposición fueron responsables de muchos delitos muy graves.
Ellos y sus partidarios evitan abordar ese hecho, con la complicidad de prácticamente todos los medios de noticias e información occidentales. Esto permite a las y los representante de la oposición política en Nicaragua y sus partidarios en otros países esquivar la responsabilidad por sus crímenes atroces, confiando en el comportamiento demencial, ahora normalizado, aplicado para encubrir los crímenes de las fichas occidentales en otras partes del mundo. Una breve reseña de los incidentes que tuvieron lugar en Nicaragua durante abril-julio de 2018, muestra cómo el indiscutible testimonio de testigos presenciales confirma que la oposición de Nicaragua cometió atrocidades criminales. Con frecuencia, este testimonio de los testigos se confirma mediante vídeos autoincriminatorios publicados por los propios activistas de la oposición en los medios de comunicación social.
Los partidarios de la oposición nunca abordan estos incidentes porque son incapaces de asimilar una crítica racional basada en las normas de prueba generalmente aceptadas. Si aceptan que los activistas de la oposición efectivamente cometieron delitos de asesinato, secuestro y tortura, entonces su descripción de las protestas de la oposición como pacíficas se desmorona. Tienen el dilema adicional de quedar mal si no condenan los atroces delitos cometidos por los activistas de la oposición. Un corolario de ese dilema es que el reconocimiento de esos delitos hace insostenible la afirmación de que los autores detenidos por ellos eran "presos políticos".
He aquí diez incidentes en los que la implicación de la oposición nicaragüense en los crímenes violentos es prácticamente irrefutable
1. La quema de las históricas alcaldías de Masaya y Granada el 12 de mayo y el 4 de junio, de la fiscalía de Masaya el 28 de mayo y de las casas de varios funcionarios sandinistas en Masaya.
2. El ataque que incendió y destruyó la Nueva Radio Ya con 22 trabajadores de la radio en su interior el 28 de mayo en Managua (condenado por el Comité para la Protección de los Periodistas).
3. El bloqueo de más de 400 furgones en un tramo de 7 km de la Carretera Panamericana al sur de Diriamba durante más de un mes a partir del 5 de junio, privando a cientos de conductores de alimentos y agua, haciendo demandas de extorsión e ignorando las demandas internacionales para su liberación.
4. El secuestro e intento de asesinato el 13 de junio del líder estudiantil Leonel Morales, miembro del Diálogo Nacional para las autoridades gubernamentales, por las bandas que ocuparon la UPOLI en Managua.
5. El secuestro de dos camiones cisterna de combustible en Jinotepe el 19 de junio, que estaban llevados a estar estacionado junto a la estación de policía principal, seguido de intentos de provocar una explosión masiva disparando morteros y lanzando cócteles molotov contra las cisternas.
6. La tortura de Sander Bonilla por activistas de la oposición en una iglesia católica de León el 21 de junio, en presencia de un sacerdote católico local y un pastor protestante.
7. La tortura y asesinato de Bismarck Martínez, un trabajador municipal de Managua, secuestrado por activistas de la oposición cuando se dirigía a visitar a sus familiares en Jinotepe el 29 de junio.
8. El ataque del francotirador que mató con ráfagas de fusil automático a los policías Faber López Vivas e Hilario de Jesús Ortiz Zavala, hiriendo a otro oficial de policía en Jinotepe el 8 de julio.
9. La masacre en el pequeño pueblo de Morrito el 12 de julio en la que activistas de la oposición mataron a cuatro policías y un maestro de primaria y luego secuestraron y abusaron a nueve policías más.
10. El secuestro, tortura y asesinato por activistas de la oposición del policía desarmado y fuera de servicio Gabriel de Jesús Vado Ruíz los días 14 y 15 de julio en Masaya
Muchas otras atrocidades y crímenes igualmente atroces de la oposición en Nicaragua durante 2018 se detallan en el informe independiente Rechazando la Verdad, publicado en octubre de 2018.
Una deconstrucción más amplia de las falsedades y tergiversaciones de la oposición está disponible en el análisis exhaustivo del fallido intento de golpe de Estado de la oposición nicaragüense, "Nicaragua 2018: ¿Levantamiento popular o golpe de Estado?"
Los medios de comunicación e información o las organizaciones no gubernamentales si fueran genuinamente independientes reconocerían estos extremadamente graves delitos y por ende también reconocerían, en primer lugar, la responsabilidad de la oposición nicaragüense por haberlos cometido y, en segundo lugar, su propia complicidad al encubrirlos.
Pero la demencial irracionalidad y sesgo ideológico que domina actualmente el debate público en América del Norte y Europa hace ese resultado sumamente improbable.

viernes, 13 de marzo de 2020

Episodio 9-2020: Conversación con un héroe en las entrañas del monstruo




Hablamos por Skype con Camilo Mejía en Miami (Florida). Camilo es un héroe nicaragüense y estadounidense. En el año 2004 se convirtió en el primer soldado estadounidense en el frente de combate en dejar Irak para condenar las intervenciones y guerras de los Estados Unidos en todo el mundo. En la entrevista, Camilo cuenta cómo fue que decidió convertirse en objetor de conciencia y dedicar su vida a la causa de la paz y la justicia para los pueblos del tercer mundo, en especial para Nicaragua. Además, habla sobre el sistema político de los Estados Unidos y por qué es tan difícil para la izquierda tener algún tipo de influencia.
Canciones de:
Banda State Radio:
  • "Camilo"
David Rovics:
  • Contras Kings and Generals
  • God's Gift to the Caliphate
  • Neither King Nor Kaiser
Traducciones de las letras en este enlace.
El libro de Camilo Mejía "Road from Ar Ramadi: The Private Rebellion of Sergeant Camilo Mejia" (“El camino de Ar Ramadi: la rebelión privada de Camilo Mejía”) se puede adquirir en Amazon (en inglés).

(VIDEO) Estudio TN8: A Nicaragua no hay virus que la detenga

En el programa Estudio TN8 los periodistas Celia Zamora, Fabiola Amador, Erving Vega y Jorge Capelán comentan los acontecimientos más importantes de la semana, en esta ocasión la pandemia de coronavirus y los avances económicos y sociales de Nicaragua en medio de esta compleja situación.


jueves, 12 de marzo de 2020

¡Qué locura, qué capricho!


Por Alfonsa Goicoechea.

La conclusión que genera escuchar las exigencias y manifestaciones de la oposición nicaragüense fuera de toda lógica razonable y de toda norma legal vigente, contra la vida misma, se resume en las palabras de nuestro héroe cultural y de la dignidad nacional, Rubén Darío, contenidas en uno de sus más conocidos poemas: son solamente locuras y caprichos. Revisemos los hechos.

Terminando el mes de febrero del 2020 siguen demandando diálogo, cuando la delegación de gobierno asistió solitaria por decenas de semanas al punto de encuentro acordado, esperando poder debatir sobre la situación nacional a fin de encontrar solución de común acuerdo al conflicto que ellos mismos crearon. ¿Qué hicieron ellos? Públicamente se negaron a concurrir y además se burlaron de la paciencia digna de Job. Con esa actitud como posición de fuerza pretendieron presionar para alcanzar otras exigencias totalmente fuera de lugar según el Derecho, la Ética y la Moral. El esfuerzo previo de dialogar lo convirtieron en tragicomedia televisada, en la que trastocaron los papeles que debieron asumir en aras de salvar la Patria sacándola de la vorágine infernal que ellos mismos desataron y que ellos creyeron que era la fórmula ideal para cumplir los mandatos criminales que les llegaron del Norte, lo han declarado públicamente.

Como acto de buena voluntad para lograr un clima de paz el gobierno ofreció la amnistía para todos los detenidos a consecuencia de los actos criminales de terrorismo. Su respuesta fue rechazar la propuesta elevada unilateralmente a categoría de ley de la República. Su argumento fue que "no cometieron delito alguno". Ellos mismos publicaron en las redes sociales cientos de videos espeluznantes de los terribles crímenes cometidos, pero ellos insisten en decir que fue protesta cívica pacífica, y persisten en sus intentos de repetirlos.

Viven quejándose de la crisis económica que es clara consecuencia de sus destrozos, pero culpan al gobierno, el único en la historia de Nicaragua que ha sido capaz de lograr tal milagro económico sin comparación en la región. A pesar de múltiples esfuerzos combinados del gobierno, de muchos empresarios y de la población en general por recuperar la normalidad, insisten en decir que nada está bien ni normal, achacando al gobierno la responsabilidad de los problemas por no acceder a sus demandas absurdas. Actitud caprichosa de niño malcriado. A renglón seguido, en la lógica de su campaña absurda los voceros de la oposición prometen reconstruir la economía deteriorada. Debieron empezar por no destruirla.

Veamos, deterioraron la economía por acción y efecto del vandalismo generalizado y de los crímenes de todo tipo que ellos organizaron y financiaron, continuando hasta la fecha en las mismas prácticas demoníacas. ¿Cómo podría alguien creerles que tienen intención de reconstruir? Ni siquiera se detuvieron a pensar en la gravedad de los destrozos y homicidios que cometieron, ni de las consecuencias de tales actos para el país en su conjunto. Los empresarios adeptos a sus prácticas declararon al inicio del conflicto que no importaba la crisis y que todos debíamos pagar los costos, graves daños que ni ellos mismos imaginaron que alcanzarían a sus propios negocios.

Claramente nuestros problemas económicos son resultado de sus averías. Profundizan la crisis con las "sanciones" que viven demandando a otros países alrededor del mundo. Se alegran y celebran públicamente cada vez que otro país anuncia una nueva sanción en forma de menoscabo de la colaboración internacional.

Los vemos en el contexto de las negociaciones sobre el reajuste del salario mínimo. Invariablemente se han opuesto a todo incremento salarial, se ausentan de los debates, no presentan propuestas, rechazan los anuncios de los acuerdos, pero la última vez criticaron el pequeño porcentaje aprobado de común acuerdo, como si fueran los defensores de los trabajadores. Por otro lado tranquilamente despiden grandes cantidades de obreros para poder disminuir los costos y los perjuicios de sus actos.

Se quejan de las reformas tributarias y presupuestarias inevitables, aprobadas para enfrentar la situación. Se niegan a pagar impuestos. No aceptan la revisión de las exoneraciones de impuestos que han disfrutado por más de veinte años para que capitalizaran sus empresas y crearan empleos productivos. Alegan que es venganza y castigo del gobierno en contra de empresarios opositores. Si eso fuera así, ¿cómo se explica que en tantos años de concesiones no han podido lograr que sus empresas sean rentables y además pagar los impuestos que les corresponde por ley?

No solo destruyeron la infraestructura pública construida y/o reparada para beneficio de todos, sino que continúan dañándola. Últimamente hemos escuchado a las autoridades competentes denunciando robos y daños al tendido eléctrico establecido recientemente para beneficio de todos en lugares donde nunca antes existieron.

Se burlan y descalifican los esfuerzos por construir una nueva infraestructura de todo tipo con la afirmación que no es nada extraordinario porque esa es función obligatoria del gobierno. Ocultan que los neoliberales no solamente incumplieron, sino que permitieron el deterioro de las estructuras existentes limitadas a solamente una pequeña parte del país durante su periodo.

Exigen respeto al Estado de Derecho y a las leyes que regulan todos los ámbitos de la realidad nacional, pero como niños chiquitos patalean demandando el cumplimiento de sus exigencias absurdas y caprichosas fuera de los plazos y mecanismos que establecen las leyes.

Pretenden hacer manifestaciones públicas, pero se niegan a cumplir las regulaciones del respeto y salvaguarda de las personas y la propiedad pública y privada. Han demostrado que sus manifestaciones son violentas y vandálicas, pero se niegan a cumplir con pedir permiso y dar garantías necesarias para responder por los daños y perjuicios a terceros, entonces se declaran víctimas de persecución y de violación a su derecho a la libre movilización. Las disposiciones de la Constitución Política en todos los países del mundo están reguladas y complementadas por leyes y reglamentos que establecen cómo cumplir los mandatos constitucionales. No son cheque en blanco al portador. En cualquier país que se precie de democrático, el gobierno está obligado a salvaguardar la seguridad e integridad públicas.

A pesar que nadie los ha elegido o nombrado para cargo ninguno quieren hacerse pasar y reconocer como el único organismo calificado para representar al pueblo en cualquier debate, pasando por encima de los partidos políticos legalmente constituidos desde siempre para esos temas.

Demandan adelanto inmediato y a toda costa de las elecciones, pero se contradicen exigiendo a la vez reformas electorales. En las actuales circunstancias y para satisfacción de todos los ciudadanos es ilógico elegir autoridades sin antes revisar la ley y acordar reformas electorales.

Irrespetando las leyes correspondientes exigen que personas y organismos extranjeros dicten los nuevos contenidos, mecanismos y entidades encargados de administrar las normas electorales, algo totalmente ilegal e impensable desde cualquier punto de vista en cualquier país que se precie de democrático.

Quieren participar en las elecciones, pero sus celos, diferencias y contradicciones internas los incapacitan para constituirse como partido político, menos aliarse con uno de ellos. Descalifican y rechazan a todos los partidos políticos, sin haber alcanzado ellos tal carácter, con el agravante que se están terminando los periodos de ley para poder organizarse. La pregunta aquí es ¿cómo harán ellos para participar en las elecciones sin ser partido político y sin aliarse con cualquier partido legalmente constituido, siendo que de entrada se rechazan unos a otros? Por sus incapacidades y contradicciones, dos años antes de la fecha de las elecciones recurren a denunciar fraude electoral que solo ellos ven y ansían.

Con nuestro trabajo entusiasta y creador, todos los demás seguimos a nuestra máxima gloria de las letras castellanas con su grandiosa máxima: "Si pequeña es la patria, uno grande la sueña."

sábado, 7 de marzo de 2020

PODCAST: Wilmor López - La cultura popular en la Revolución Sandinista hoy


¿Qué pasa en Nicaragua en el terreno de la cultura, y especialmente en el de la cultura popular? Hablamos sobre ello con el promotor cultural y profundo conocedor del tema, Wilmor López. Wilmor nos hablará de todo lo que se está haciendo hoy en Nicaragua para rescatar las raíces del pueblo de Sandino y Darío, y también aprovecharemos para comentar dos sucesos acontecidos esta semana: La partida a otro plano de vida del sacerdote y poeta Ernesto Cardenal y el séptimo aniversario del paso a la inmortalidad del comandante eterno, Hugo Chávez Frías.

viernes, 6 de marzo de 2020

(+VÍDEO) Grandes avances y retos para lograr la igualdad de género

En el programa Estudio TN8 los periodistas Marcela Rivera, Erving Vega y Jorge Capelán comentan los acontecimientos más importantes de la semana, en esta ocasión la entrega de la Orden Rigoberto Cabezas a periodistas destacados de Nicaragua y la situación de los derechos de la mujer en el país de cara a la celebración del 8 de marzo.


jueves, 5 de marzo de 2020

El (des)crédito de la OEA como observador electoral y su próxima víctima

Por Zonafrank

Una arista tal vez poco analizada del fenómeno OEA y su papel en el golpe de Estado en Bolivia despierta alertas en periodistas y analistas políticos nicaragüenses: su (des)prestigio como ente auditor y fiscalizador de procesos electorales en la región a través de sus Misiones de Observación Electoral.

Durante un programa matutino en un canal de televisión local, los periodistas Erving Vega, Jorge Capelán y el sociólogo Freddy Franco, debatieron sobre el escándalo de las mentiras de la OEA respecto al inexistente fraude en las elecciones de Bolivia. Luego de analizar los principales elementos revelados en el reciente informe realizado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), publicado en el diario estadounidense The Washington Post; de valorar el prestigio de esta institución científica en el estudio de procesos electorales; de comparar estos resultados con los expuestos en el informe de la OEA y otras valoraciones sobre el historial golpista de la OEA; los ponentes se cuestionan el papel de esta organización internacional como supuesto garante de elecciones “democráticas  y transparentes”.


En un año crucial para Nicaragua en el ámbito electoral, unos de los periodistas señala que con el mensaje que ha lanzado la OEA luego de este informe sobre Bolivia, Almagro le está diciendo a muchos países que no va a respetar sus procesos electorales. “No sirve, no nos sirve a los pueblos; la OEA por su carácter injerencista por su posición no constructiva, más bien introduce daños, introduce golpes a la democracia”, afirmó el también catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua Freddy Franco.

No una, sino tres investigaciones recientes de prestigiosos expertos e instituciones como el MIT, el Center for Economic and Policy Research y Walter Mebane, de la Universidad de Michigan, todos de Estados Unidos, concluyen que no hubo fraude en las elecciones bolivianas de octubre pasado y sí ponen en tela de juicio el análisis estadístico y las conclusiones de la OEA que catalogan, diplomáticamente, como “profundamente defectuoso”.
Precisamente es este ente americano el aclamado por todos los sectores de la oposición nicaragüense (¿casualidad?) para garantizar con su observación la validez de las próximas elecciones presidenciales en 2021.
Sobre este escenario comenta Freddy Franco que Nicaragua tiene un poder electoral constitucional y decide su acompañamiento electoral. “Nos quieren imponer a nosotros (Nicaragua) el modelo de que haya presencia y vigilancia electoral de organismos como la OEA y ya sabemos que ese es un peón de la política norteamericana”, agregó.


Luego de haber visto como la OEA y su actual Secretario General (ojalá no por mucho más) cumplen un guion de servilismo descarado a los ejes de la política imperial norteamericana hacia América Latina, en detrimento de la voluntad de millones de electores que han dado su voto por gobiernos de izquierda; y después de valorar su actuación en las pasadas elecciones en Bolivia, vale la pena pensar en qué podría esperar Nicaragua si se somete a semejante trampa. ¿Cuál sería el esquema de la OEA (es decir, EEUU) con Nicaragua?
No olvido que una publicación reciente del sitio Behind Back Doors sobre “Los agentes más importantes de la CIA en La Paz, Bolivia, anunciaba que todo apunta que Managua será la próxima parada de lo que tiene planificado Langley para los países catalogados de incómodos en América Latina.

El Secretario General de la OEA Luis Almagro y el Embajador de Estados Unidos en Nicaragua Kevin Sullivan, se saludan durante encuentro el 28/10/2019 en Washington. Foto: Tomada de Twitter.
Lo ocurrido en Bolivia, dice Franco, “sirve de enseñanza de que nosotros no podemos confiar en este tipo de organismos, porque no vienen a favorecer el fortalecimiento democrático de nuestros pueblos”.

Veremos qué sigue...

Fuentes:
https://managuaconamor.blogspot.com/2020/03/estudio-tn8-almagro-y-la-oea-tras.html
MIT Election Data and Science, (Massachusetts) https://bit.ly/2Tr8zWj
Center for Economic and Policy Research (Washington) https://bit.ly/39mKmHi
Walter Mebane, Univ. de Michigan, https://bit.ly/383Ithu
https://nicaraguarebelde.wordpress.com/2020/02/14/detras-del-golpe-los-agentes-mas-importantes-de-la-cia-en-la-paz-bolivia-parte-i/




miércoles, 4 de marzo de 2020

Es imposible no querer a Chávez


Mañana 5 de marzo se cumplen 7 años del paso a la inmortalidad del comandante Hugo Chávez Frías. Porque creemos que las ideas planteadas siguen siendo actuales, compartimos aquí unas reflexiones que hicimos aquel 6 de marzo de 2013, al día siguiente de la trágica noticia. Y también compartimos un fragmento de una entrevista sobre Chávez para el programa Izquierda Visión del compañero Marcio Vargas.



Es imposible no querer a Chávez

Por Jorge Capelán, RLP/TcS.
Miércoles, 6 de marzo de 2013


El dolor tan lacerante que nos causa la partida del Comandante Chávez se debe a una cosa muy sencilla: Es imposible no querer a Chávez como persona. Hay que estar demasiado entumecido en el alma, estar profundamente perdido en el mundo frío y oscuro de la muerte y la desesperanza, para no quererlo.

Del pensamiento político de Hugo Chávez Frías se escribirán bibliotecas. Cada uno de sus Aló Presidente, cada uno de sus discursos, de sus entrevistas y de sus famosas "líneas", serán estudiados de la manera más meticulosa, desde todos los ángulos imaginables, tratando de establecer todas y cada una de las relaciones, de las referencias y de los contextos. Sesudos analistas sistematizarán y analizarán todo lo sistematizable y todo lo analizable.

Si logramos evitar una debacle global, en los siglos por venir, ese legado interrogará y será interrogado incontables veces por una humanidad empecinada en realizar su destino, que es el de alcanzar una existencia armoniosa consigo misma, con el universo y con todos los seres que la rodean. Es un legado verdaderamente enorme, gigantesco como la tarea que plantea: la de construir la más grande de las naciones, no en base a sus riquezas materiales o su poderío, sino a la profundidad de su alma.

Sin embargo, a pesar de todos esos prodigios visionarios del pensamiento y de la acción del Comandante Chávez, a nosotros que nos ha tocado vivir en su tiempo, nos queda esa simple, sencilla constatación: se podrá analizar y discutir todo lo que hizo y dijo, pero es imposible no quererlo.

¿Y por qué es imposible no querer al Comandante Chávez?

Nunca pidió nada para sí y lo dio todo por el pueblo - un hecho comprobado una y mil veces. Siempre asumió su responsabilidad por lo que hizo y nunca vaciló en enfrentar las consecuencias: una valentía a toda prueba. Nunca exigió de los demás que hicieran lo que él no estuviese dispuesto a hacer. Nunca tuvo pelos en la lengua para decirle a los poderosos lo que pensaba de ellos. Nunca, tratando con el pueblo, con los más humildes, con sus compañeros y compañeras, perdió de vista que lo que tenía ante sí eran personas y no cosas.

Todo eso es cierto, pero hay más: Chávez era una aspiradora. Tragaba conocimientos en todos los campos imaginables con la voracidad del ojo de un huracán, con esa voracidad que sólo tienen los más humildes, aquellos a los que la sociedad opresora les ha negado por siglos el derecho a ser y a creer que son, y que un buen día toman conciencia de su condición y de su potencial.

Pero así como Chávez tragaba esos conocimientos, los compartía, reflexionando junto con el pueblo sobre los temas más complejos, exponiéndolos en detalle y durante horas en razonamientos que trazaban larguísimas elipses pero que siempre, indefectiblemente, aterrizaban sobre el punto de partida dejando a todo el mundo con la sensación de entender un poco mejor el mundo, de verlo con ojos nuevos.

A pesar de su prodigiosa oratoria, Chávez no era un comunicador. No. Él no era un comunicólogo, nunca estudió en una universidad para eso. Él se comunicaba, es decir, pensaba junto con los demás, con el pueblo. No se soltaba a cantar una canción llanera a todo pulmón en medio de un discurso para alegrar a la audiencia, sino porque sentía ganas de cantar, porque esa canción era parte del pensamiento que estaba desarrollando, o porque era una manera de compartir esas ideas junto con el pueblo.

Con Chávez, el Pueblo interrogaba a los filósofos y a los economistas, a los politólogos y a los científicos con rancheras y corridos, con boleros y guarachas, con sus dichos y hasta con palabras nuevas que iba creando en un proceso colectivo de producción del pensamiento.

¿Y por qué sentía Chávez ganas de cantar con el pueblo? Porque sus ideas están enraizadas en una práctica, en un hambre centenaria de Ser que compartía con todos los humildes y explotados de la Tierra.

Esas ideas son, como lo dijo una vez el escritor Eduardo Galeano, "sentipensantes", es decir, sentimiento y reflexión unidos en una práctica por saciar urgentemente el hambre. Por eso mismo se trata de ideas que, aunque nos lleven a los confines del universo o a los más íntimos detalles de la biología molecular, al final siempre terminan aterrizando en el tema de la construcción de viviendas, o en los progresos de una planta de ensamblaje de teléfonos celulares, o en la producción de alimentos, etcétera.

Pero, ¿para qué producir casas, teléfonos celulares o comida? ¿Para qué construir universidades? ¿Para qué repartir Canaimitas? Por eso ahí está Dios y ahí está el Amor, y ahí está la Vida, que son los que le dan sentido a la riqueza material.

Porque sin eso, sin alma, sin valores espirituales, sin una conexión con los demás, con la naturaleza, con el Universo, lo que queda es todavía el Hambre. Y nuestros pueblos tienen hambre de todo, hambre de Ser. Hambre de raíces y hambre de frutos, hambre del pasado, hambre del presente y hambre del futuro. Todo eso lo entendía Chávez porque pertenecía a los que tienen Hambre.

Chávez no sabía todo, por eso estudiaba y escuchaba mucho. Por eso mismo, su pensamiento es dinámico, cambiante, en constante evolución. Era una persona común y corriente cuyo amor lo llevó a niveles extraordinarios de comprensión y, sobre todo, de compromiso con su pueblo y con los pueblos del mundo.

El Comandante Chávez es la prueba viviente de que todos podemos ser un poquito mejores cada día. No es una imagen pegada en la punta de una cima inalcanzable. Es nuestra responsabilidad, de los que vivimos estos años dichosos y decisivos, amar al Comandante amándonos los unos a los otros, no por nosotros mismos, sino por el planeta y por las generaciones venideras.

Chávez fue y es una llamarada, un torbellino de energía por amor al Pueblo y por amor a la Vida. Mantengamos viva esa llamarada pareciéndonos cada día un poco más a él, que es una manera de parecernos a lo mejor que tenemos.

Fuente: http://infodenicaragua.blogspot.com/2013/03/es-imposible-no-querer-chavez.html

martes, 3 de marzo de 2020

Estudio TN8: Almagro y la OEA tras informe del MIT sobre elecciones en Bolivia

Los periodistas Erving Vega y Jorge Capelán conversamos con el sociólogo Freddy Franco sobre el escándalo de las mentiras de la OEA sobre el inexistente fraude en las elecciones de Bolivia.

domingo, 1 de marzo de 2020

Lo que nunca podrán decir: Un tal Daniel Ortega



Por Mario Zúniga.

Nadie en el mundo, y así será por siglos, podrá referirse a él como "un tal Daniel Ortega". Es apenas necesario una pizca de cultura general o conciencia de la realidad, independientemente de la visión que de esta tenga para reconocerlo.

Nicaragua está llena de hombres y mujeres que hacen destacar el nombre de la nación a nivel mundial. Tiene héroes, próceres de la Independencia, grandes cultos y lamentablemente también tiene malos hijos que, a través de la historia, han traicionado a la Patria y vendido a sus hermanos. Después de todo eso está Daniel Ortega; definitivamente es una historia particular y que tiene algo de héroe también.

Daniel, como simplemente le llaman muchos, es un caso realmente excepcional, una leyenda viviente, como diríamos en términos épicos.

En noviembre de 1945, el día 11 del mes 11, nació en un pueblo pequeño del centro del país José Daniel Ortega Saavedra, o simplemente Daniel Ortega, el último de los grandes revolucionarios de siempre en el mundo. Ojalá nazcan o estén formándose nuevos.

Llamar a este hombre revolucionario es solo una de las tantas maneras de reconocerle. De hecho, no habrá justicia suficiente para describirle, al menos describirle.

Ser consecuente, es una de sus mejores cualidades. Lo ha sido como hombre, guerrillero revolucionario, político y estadista. El único estadista que ha tenido Nicaragua; porque Sandino lo pudo ser pero nunca "ejerció" sus principios en el Estado.

Es consecuente porque se mantuvo firme en los momentos más duros de la historia de su país. Ser uno de los principales protagonistas de la lucha armada para derrocar una de las más sangrientas dictaduras de todos los tiempos en el mundo, manteniendo la consecuencia aunque le fue atacada de todas las formas posibles, es digno de destacarlo como una de sus principales cualidades.

Perdió a su hermano menor en la lucha, fue brutalmente torturado y encarcelado por años por razones políticas, su vida misma fue robada para convertirse en la vida de todo nicaragüense desde en medio del siglo XX a buena parte del XXI.

Ser consecuente te lleva a ser perseverante o se logra siendo perseverante. Y el Comandante Daniel supo aguardar en gestación de victorias cuando la historia se lo demandó. Sus compañeros de lucha lo destacaron como miembro de la Junta de Reconstrucción Nacional cuando triunfó la Revolución Popular Sandinista en 1979, así la Dirección del FSLN le encargaba la primera gran tarea política en tiempos de paz: perseverar en su posición y convertirse en líder para que cuando la historia lo demande tengamos el primer presidente revolucionario de Nicaragua.

Líder. El liderazgo nunca le ha sido discutido por las bases del Partido Frente Sandinista, apartando que un pequeño grupo de oportunistas quisieron arrebatarselo sin ganarlo.

Tan sólo balancear todas las cualidades que fueron necesarias para sostenerse en el primer gobierno verdaderamente democrático de Nicaragua en el período completo, con una guerra y un bloqueo impuesto desde afuera, habiendo heredado además la destrucción de la nación, no podremos nunca hacer justicia para describir a Daniel, para reconocerle.

Daniel el reconciliador. Otra gran tarea, urgente, perenne y nada fácil con las heridas abiertas de la guerra, de los tiempos difíciles; pero ahí estaba otra vez demostrando una de las principales tareas de un líder: reconciliar.

Y ser líder no es posible sino se prueba en los tiempos más adversos, cuando ya no se tiene más que el poder de perseverar y alzar la voz, y de ahí nace uno más: el de convocatoria. La necesaria para unir los vigores dispersos en pos de mantener a flote lo que se haya salvado. Daniel lo hizo. Mantuvo las esperanzas de lucha en el pueblo durante 16 años, cuando los gobiernos neoliberales absorbieron el Poder en el Ejecutivo. Nicaragua era un pueblo que cada vez más quedaba abandonado por los seudo líderes, sólo uno quedaba, el que se mantuvo en las calles para evitar que se le arrebate al menos la dignidad a la gente.

Daniel de la paz. Si, el mismo que lanzó todos sus tiros contra la guerra. El mismo que golpeó la mesa del imperio, como buen hijo de Sandino. El mismo que con todas su fuerzas fue protagonista activo de los acuerdos de paz para que acabe la guerra a la que nos obligaron. El más señalado por asumir la misión que fue de todos. El que abrazó el fusil del otro y aprendió a convivir con todos porque fluya la paz. El que entregó el Poder por la paz, una y otra vez persistiendo en la búsqueda del bien común.

La misma voz la ha alzado siempre por la paz de los pueblos, por la paz en los pueblos y por la paz entre los pueblos. Esa voz de hablar pausado, pero de definida contundencia antiimperialista. La misma americanista, solidaria y fraterna.

Daniel el Comandante de las fuerzas de un pueblo que sólo reclama su propia identidad y su propia autodeterminación.

Daniel, el generador del milagro que está sacando adelante a un pueblo. Y cómo no, si él también supo de hambre. Él nos hizo creer que con Dios todo es posible. Allá vamos.

Daniel Ortega, el que también ha sido criticado, señalado y acusado incluso. Todos podemos ser y hasta merecemos ser criticados, por lo demás los señalamientos y acusaciones se prueban o no.

Por eso y más, las actuales y las futuras generaciones jamás podrán referirse a él como "un tal Daniel Ortega".

Conferencia: Rusia entre Occidente y el Oriente

Ver en el canal del CREI. Conferencia de Jorge Capelán en el Curso Especializado sobre "La Geopolítica Rusa en la Transformación de...