viernes, 30 de julio de 2021

Semana de victorias para Cuba y Nicaragua

En este episodio de Estudio TN8 los periodistas Erving Vega, Celia Zamora, Arlen Hernández, Fabiola Amador y Jorge Capelán discuten las noticias más importantes de la semana, entre ellas la derrota de la maniobra anticubana en la OEA, el éxito rotundo de la verificación ciudadana, la juramentación de Pedro Castillo en Perú y mucho, mucho más.

martes, 27 de julio de 2021

¿Por qué ya nadie cree en la OEA?

En este episodio de Estudio TN8 Erving Vega, Freddy Franco, Miguel Ayerdis, y Jorge Capelán discuten acerca del papel actual y el futuro de la Organización de Estados Americanos. ¿Llegó la hora de decirle adiós?

domingo, 18 de julio de 2021

Guerrilleros sandinistas en el búnker de Somoza

Este episodio especial y de extra larga duración de DE MANAGUA CON AMOR está dedicada al 42 aniversario de la Revolución Popular Sandinista, especialmente a la entrada a Managua de las tropas del Frente Occidental Rigoberto López Pérez y la toma del búnker de Somoza. Para ello entrevistamos a quien probablemente es el mayor conocedor del tema, el historiador Lenin Fisher.

viernes, 16 de julio de 2021

La Habana y Managua: Dos golpes gemelos



Por Jorge Capelán.

El domingo 11 de julio piquetes de protestas aisladas de entre 100 y 500 personas, algunos de ellos violentos, tienen lugar en una docena de puntos focalizados de Cuba, supuestamente por la alarma ante un repunte de los casos de coronavirus en el país así como por inconformidades ante la falta de alimentos y los problemas con el servicio eléctrico. En todos los doce puntos, los mismos gritos, las mismas consignas, las mismas palabras: “Cuba Decide”, la marca de la fundación de la contrarrevolucionaria Rosa María Payá, en Miami, con estrechos contactos con el establishment estadounidense y la derecha golpista de América Latina y Europa.

La campaña comenzó primero en las redes sociales con una ola de tuits de cuentas de artistas y otras recién creadas pidiendo “ayuda humanitaria” para Cuba. Según una investigación del analista español Julián Macías Tovar, la primera cuenta en usar el hashtag #SOSCuba fue una localizada en España, que entre el sábado 10 y el domingo 11 publicó más de 1.000 trinos y una frecuencia de retuiteo de 5 mensajes por segundo.

Temprano en la mañana del domingo los medios occidentales comienzan a agitar con una "crisis humanitaria" en Cuba, a pesar de que la isla, con niveles de mortalidad de 0.65%, dos vacunas nacionales aprobadas y más de un tercio de la población totalmente vacunada, es uno de los países menos afectados del hemisferio. Circulan por las redes vídeos, a menudo fragmentarios, de saqueos, ataques a bienes públicos y a policías.

No pasaron muchas horas y la tendencia #SOSCuba se volvía global. El espacio mediático mundial dominado por occidente pasa a llenarse de titulares, ya no solo sobre la "crisis humanitaria" en Cuba, sino sobre una "revuelta popular" contra el "régimen". De nada sirve que los manifestantes que defienden al Gobierno y a la revolución y salen a las calles de todas las ciudades de la isla sean inmensamente mayoritarios sobre el terreno: La narrativa insurreccional se ha instaurado en buena parte del subconsciente colectivo global.

No importa que hace apenas un par de semanas la ONU por enésima vez votara casi unánimemente contra el bloqueo estadounidense a la isla, unos pocos clicks bastaron para crear un clima propicio para la idea de que sería positivo "ayudar" a Cuba humanitariamente, es decir, enviar armas y todo tipo de medios militares para que grupos violentos dentro de la isla causen el caos, y si eso no fuera suficiente, mandar también botas sobre el terreno.

Ahora le toca el turno a "La Habana", supuestamente "ablandada" por 62 años de un bloqueo brutalmente recrudecido por Trump y continuado con Biden, que antes de asumir la presidencia había prometido lo contrario. Guerra de 'cuarta generación', 'híbrida', 'golpe suave', 'revolución de colores' en fin... hay un dicho que, adaptado a las circunstancias, dice que "el niño que es querido (por el imperio y sus marionetas) tiene muchos nombres..."

“Estamos en presencia de un guion preconcebido y para los nicaragüenses no va a ser difícil entenderlo, porque ya lo han vivido en carne propia”, expresó el Embajador de Cuba, Juan Carlos Hernández Padrón, esta semana en la televisión local. Por cierto, Hernández Padrón vivió esos meses decisivos entre abril y julio de 2018 en Managua durante el derrotado intento de "golpe suave".

Es cierto que muchas de las estrategias implementadas por el imperio para desestabilizar a Cuba y Nicaragua también han sido implementadas, por ejemplo, en los casos de Venezuela y Bolivia, pero lo que pasó esta semana en Cuba, presenta unos paralelos asombrosos con lo que sucedió en Nicaragua hace tres años. La primera y la segunda revolución socialista triunfante de América Latina fueron objeto del mismo tratamiento imperial. En ambos casos, el objetivo ha sido el mismo: desvirtuar el orden institucional y la soberanía del país para forzar un "cambio de régimen" con una intervención extranjera.

Veamos las similitudes:


Planificación a largo plazo

El financiamiento permanente de Estados Unidos a la contrarrevolución en Cuba es bien conocido, pero en Nicaragua ese financiamiento a gran escala a la derecha antisandinista también ha sido permanente, arreciando cuando el Frente Sandinista regresó al poder en 2007

En Cuba, las promesas de campaña del actual presidente Joe Biden en el sentido de volver a normalizar las relaciones con Cuba destrozadas por su antecesor Donald Trump fueron totalmente ignoradas por Biden, que más bien aprovechó la grave situación causada por el endurecimiento del bloqueo para intentar una operación de "cambio de régimen".  

Tanto en Cuba como en Nicaragua, los Estados Unidos crearon y financiaron “medios independientes” que durante años han venido difundiendo información distorsionada, estableciendo nichos de consumidores por origen social, franjas etarias, etcétera, acostumbrándolos a una retórica cada vez más confrontacional con medias verdades y hechos tergiversados, buscando sabotear la institucionalidad vigente.

Mientras que en Cuba, además de la manipulación de las dificultades causadas por el bloqueo de los EE. UU., se apelaba a supuestas libertades de las que gozarían los ciudadanos del “mundo libre” occidental, en Nicaragua los discursos se centraban en promover visiones tétricas del futuro y, sobre todo, en sembrar la percepción de que en Nicaragua se estaba instaurando una dictadura cuando en realidad lo que estaba teniendo lugar era un proceso muy fuerte de acumulación sandinista de mayorías políticas y apoyo popular y de restitución de derechos de la población a la educación, la salud, la vivienda, el transporte, el espacio público, la cultura y la identidad.

Escasez (real o inventada), supuesta mala gestión del gobierno, dictadura, corrupción de la policía, arbitrariedades de las organizaciones de masas, violencia, y la supuesta necesidad de un cambio fueron ejes comunes de este tipo de propaganda, tanto en Cuba como en Nicaragua: En Nicaragua el “golpe blando” contó con el canal de televisión 100% Noticias (que tenia firmado un acuerdo de cooperación con el medio de la contrarrevolucionaria cubana Yoani Sánchez de 14yMedio), Confidencial, La Prensa, Artículo66, BacanalNica y otros, además de una miríada de páginas de Facebook y cuentas de Twitter. En Cuba, con medios como El Estornudo, ADN Cuba, Ciber Cuba, Periodismo de Barrio, y también la consabida miríada de cuentas en redes sociales.

El elemento paraestatal 

La embajadora estadounidense
Laura Dogu visita las
instalaciones del medio
golpista "100% Noticias"
en Managua. 

Las embajadas de Estados Unidos y otros países, especialmente europeos, jugaron un papel fundamental en la organización del "golpe blando", tanto recolectando inteligencia como coordinando a los actores en el terreno. En Nicaragua, la embajadora estadounidense Laura Dogu durante varios años condujo una diplomacia pública en apariencia totalmente contraria al verdadero trabajo que estaba realizando, que era el de preparar el "golpe blando" contra el Gobierno sandinista. Tanto en Cuba como en Nicaragua, el Gobierno de los Estados Unidos se cuidó muy bien de no aparecer como el instigador del golpe, por más que sea imposible ocultar el origen último de los fondos utilizados y los intereses últimos a los que sirve el "cambio de régimen".

El dinero fraudulento

El financiamiento de las acciones desestabilizadoras en base a proyectos (tareas) ejecutados por recursos en el terreno o subcontratistas usando esquemas de triangulación de dinero fraudulentos. En Cuba las actividades desestabilizadoras se financian por el envío de dinero a través de emisarios, así como por la utilización de cursos, premios, becas, etc. y las recargas telefónicas desde el exterior.

Ensayos

Tanto en Cuba como en Nicaragua se dieron incidentes preparatorios antes del lanzamiento del “golpe suave”. En Cuba, es conocido el caso del denominado “Movimiento San Isidro” a fines de 2020 cuando lo que en un inicio parecían una serie de reclamos más o menos justificados de artistas hacia las autoridades culturales pronto degeneró en una serie de provocaciones ofensivas de la moral pública y a pedidos abiertos a desafiar el orden institucional del país. Una provocación similar, aunque de menor cuantía, se produjo a fines de junio con el ingreso al país de Hamlet Lavastida, un elemento que desde el exterior había hecho repetidos llamados desde la Internet a violar las leyes y fue procesado en suelo cubano por incitación al delito. En Nicaragua, primero el Movimiento OcupaINSS en junio de 2013, resultó un fallido intento de organizaciones juveniles de derecha por instrumentalizar la situación de los jubilados y luego la campaña para instrumentalizar con pretextos ecologistas un incendio en la Reserva de Indio Maíz en Río San Juan, jugaron un papel similar con el objetivo de poner a prueba las diversas estrategias golpistas y medir la respuesta de las autoridades a esas agresiones.

Liderazgo a la carta

Promoción de "nuevos liderazgos" desde varios segmentos, como lgtbi, de género, jurídicos, artistas, ambientalistas y otros que permitan diversificar y transmitir los mismos mensajes, pero dando la idea de que se trata de un movimiento respaldado por una amplia mayoría de la sociedad. A diferencia de movimientos sociales orgánicos, salidos de las contradicciones intrínsecas de la sociedad, estos "liderazgos" muestran una violencia retórica inusual y una también inusual propensión a aliarse con sectores de ultraderecha, a menudo caracterizados por tomar posiciones diametralmente opuestas. Por ejemplo, grupos que dicen defender los derechos de los gais de pronto aliándose con personajes y sectores abiertamente homófobos.

Autobombo

Capacitaciones, premios y eventos internacionales que reciben amplia cobertura mediática en el exterior con el fin de dar prestigio a la matriz de opinión imperial y visibilidad mediática a los liderazgos que se pretende promover. Por ejemplo, en Nicaragua en 2018, , durante el “golpe suave”, varias figuras intelectuales exsandinistas (Sergio Ramírez, Ernesto Cardenal y Gioconda Belli) vinculadas a la oposición golpista recibieron varios premios internacionales. En Cuba, la organización de Rosa María Payá en Miami organizó un seminario internacional en el que entregó premios a reconocidas figuras de la ultraderecha en el parlamento europeo.

El momento óptimo

Selección del momento oportuno, de máximo impacto propagandístico, para lanzar el "golpe". En el caso de Nicaragua, tras la campaña de desinformación sobre el incendio de la reserva de Indio Maíz, se decidió lanzar el golpe en toda regla con motivo de la reforma del sistema de pensiones, cuyo contenido era del pleno conocimiento de la patronal golpista, ya que había sido discutida con sus dirigentes durante largo tiempo. En Cuba, tras el incidente sobre el regreso al país de Hamlet Lavastida, se decidió lanzar el verdadero golpe 11 de julio aprovechando un repunte en los casos de Covid-19 en la isla. Tanto en Cuba como en Nicaragua, los pretextos para el golpe fueron totalmente exagerados y sacados de contexto para implantar la matriz de opinión golpista tanto a lo interno como en el exterior.

Nicaragua: Si era para denunciar
verdaderas violaciones
a los DDHH, las "Normas Comunitarias"
eran inflexibles...

Facebook y Twitter

El uso de las redes sociales como herramientas político-militares de propaganda y control social. Llegado el momento, tanto en Cuba como en Nicaragua, las redes sociales estallaron con la etiqueta "#SOS" (#SOSCuba, #SOSNicaragua...). De la nada surgieron cuentas de grupos desconocidos o poco conocidos repitiendo los mismos ejes, así como cuentas falsas (bots) publicando y reenviando mensajes a un ritmo imposible para un ser humano. 

Tanto en Cuba como en Nicaragua, la campaña de propaganda telemática vino del exterior. En el caso de Nicaragua, se conoció de la existencia de "granjas" de "bots" en El Salvador que enviaban miles y miles de mensajes por minuto con medios fuera del alcance de grupos de hackers no profesionales. La propaganda en las redes sociales se caracterizó por su alto impacto emocional y su agresividad. 

...pero si de azuzar el odio golpista
se trataba, los criterios
eran otros...

Tanto en Cuba como en Venezuela se mostraron imágenes de otros países y se dijo toda clase de falsedades con el fin de engañar a la población tanto a lo interno como en el exterior. Tanto en Cuba como en Nicaragua, las "reglas comunitarias" de las redes sociales fueron aplicadas selectivamente en contra de quienes defendían al Gobierno o no se plegasen a la línea de la propaganda golpista, mientras que los promotores del golpe eran libres de publicar lo que quisiesen sin ningún tipo de censura. Aunque no existan pruebas, es lógico suponer que el tráfico de las redes sociales ha sido (y es) utilizado por el Gobierno de Estados Unidos como fuente de inteligencia para buscar todo tipo de correlaciones y patrones de interacción social de las poblaciones blanco de la política de agresión.

Los influencers

El empleo de "influencers" para promover el golpe, dirigiéndose a distintos segmentos sociales pero especialmente a los jóvenes. Mientras que en Nicaragua se usó la cuenta de Miss Nicaragua, en Cuba se usó la de la actriz porno Mia Khalifa. A estos "influencers" se les sumaron rápidamente artistas, periodistas y otras personalidades. En el caso de Nicaragua, por ejemplo, la cantante Katia Cardenal (previamente no identificada públicamente como opositora) difundió graves mentiras, como la de que el Gobierno de Nicaragua estaba rociando la ciudad de Masaya con armas químicas, lo que luego fue republicado por la influencer global Bianca Jagger y le dio la vuelta al mundo.

La dictadura mediática

La presentadora colombiana de Univision Patricia Janiot (izquierda) no se pudo aguantar, dejó el micrófono a un lado y se unió a la "protesta pacífica" en Managua en 2018… aunque no hubieran muchos “protestantes” en la calle. Por su parte, Camilo Egaña en julio de 2021 desde la CNN le explicaba al público que el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba sencillamente no existe.

Los órganos de la dictadura mediática occidental como la CNN, los diarios El País y ABC en España, las agencias EFE y DW en Europa, etcétera, se sumaron al estridente coro de mentiras sobre lo que estaba sucediendo en Cuba el 11 de julio y lo mismo hicieron sobre lo que estaba sucediendo en Nicaragua en 2018. Inventaron renuncias de ministros, compitieron entre sí a ver quién destilaba más veneno contra el Gobierno revolucionario, escondieron hasta donde pudieron el carácter violento de las manifestaciones golpistas tanto como la movilización de los pueblos cubano y nicaragüense en defensa de sus respectivas revoluciones.

Guerra política relámpago


El empleo de la estrategia de Blitzkrieg o "guerra relámpago" con la creación de focos de vandalismo en rápida sucesión que dan la impresión de un levantamiento generalizado. A menudo estos focos son coordinados por medio de las redes sociales y tienden a movilizar a personas jóvenes. Todo el tiempo se debe provocar a las autoridades para obligarlas a responder con la fuerza. Imágenes impactantes, cortas, tomadas a ras del suelo y a menudo manipuladas con sonidos superpuestos son usadas como insumo para la campaña en las redes sociales. En ciudades como Managua o La Habana, que rondan los dos millones de habitantes, varios cientos, o incluso mil personas en la calle no son representativas de la opinión general de la población, pero en el contexto de una campaña golpista y publicadas en las redes sociales, se convierten en una "revolución".

No negociar nada

El escalamiento constante de las demandas. En Nicaragua: "Es la jubilación de los viejitos. No, ya no es la jubilación de los viejitos, es el adelanto de las elecciones. No, ya no es el adelanto de las elecciones, ahora es que usted, señor presidente, debe montarse en un avión e irse del país..." En Cuba: "Es la covid. No, ya no es la covid, es la falta de comida. No, ya no es la covid ni la falta de comida, ahora es que el Gobierno debe dimitir, el Partido debe disolverse y los marines deben venir a Cuba". La esencia del "golpe blando" no es negociar nada, es alcanzar un "cambio de régimen" para imponer políticas totalmente ajenas a los intereses del país, incluso a los intereses de la mayoría de los que se definen como opositores al Gobierno.

Delincuentes

El empleo de delincuentes para la realización de actos violentos. El objetivo del "golpe suave" es sobre todo el de sembrar determinadas percepciones en la población blanco. Los actos violentos deben en lo posible ser extremos de manera que pongan fuera de funcionamiento las defensas racionales del público, causando pánico y pérdida de fe en la solidaridad social. Para este tipo de tareas se emplean delincuentes. En el caso de Nicaragua, miles de delincuentes fueron empleados para destruir bienes públicos, secuestrar, asesinar e incluso torturar gente en los "tranques de la muerte". Un caso conocido es el de Cristhian Josué Mendoza, alias "El Viper", un sujeto asociado al narcotráfico. En Cuba, está el caso del ladrón y asaltante Esteban Rodríguez López, cabecilla del grupo que montó la falsa huelga de hambre en apoyo al también delincuente Luis Manuel Otero Alcántara, elevado a la categoría de "artista perseguido" por los medios occidentales.


Los símbolos

El manejo premeditado de símbolos para la "revuelta". Así como con las etiquetas o "hashtags", el uso altamente disciplinado de símbolos (lo que es contradictorio con una revuelta "espontánea") es un ingrediente propagandístico clave para definir la realidad, tanto para la población objeto del golpe como ante la opinión internacional. Tanto en Cuba com en Nicaragua (cuyos pueblos tienen un nacionalismo muy revolucionario) la bandera fue el símbolo de preferencia. En Nicaragua, el empleo de la bandera nacional con el escudo al revés y manchas de sangre fue ampliamente utilizada y difundida, pero terminó causando mucho rechazo entre la población ya que en realidad se trataba de un irrespeto. En Cuba, tal vez por la lección aprendida, el símbolo de preferencia ha sido la bandera nacional a secas. Otro símbolo utilizado son las fechas: En el caso de Nicaragua, el "19-A" (19 de abril de 2018) y en Cuba, 11/07.

Conclusiones

Detalles del recuento que acabamos de hacer se encuentran en todas las campañas de injerencia política de Estados Unidos realizadas en el presente siglo dentro y fuera de América Latina, pero la similitud entre lo ocurrido esta semana en Cuba y hace tres años en Nicaragua es verdaderamente pasmosa.

Es importante resaltar que se trata de golpes de Estado, aunque en ellos no hayan participado ni la policía ni las fuerzas armadas, ya que son conspiraciones con reducido apoyo popular, totalmente dependientes del factor sorpresa y con fines que no son expresados de manera explícita porque de lo contrario serían repudiados por el pueblo.

En Nicaragua, el derrotado “golpe suave” de 2018 galvanizó a la sociedad y la hizo tomar conciencia de los verdaderos intereses en pugna. Ese golpe fallido dejó unos 200 muertos y miles de millones de dólares en pérdidas. Desde entonces se han recompuesto las alianzas en el país y el pueblo, empoderado económicamente gracias a las políticas sandinistas, se ha ido recuperando de sus graves efectos. La oligarquía, por su parte, evidenció su compromiso con agendas antinacionales y antipopulares empeñando para siempre su influencia ideológica y política en la sociedad a pesar de los continuos intentos de Estados Unidos de seguir aplicando el fracasado guion injerencista. 

En Cuba, aunque es muy temprano para cantar victoria, los disturbios del 11 y 12 de julio acabaron tan pronto como comenzaron y la situación ha regresado a la normalidad. El saldo hasta el momento de escribir estas líneas ha sido de solo un muerto. Seguramente, como en el caso de Nicaragua, la experiencia del “golpe blando” ha fortalecido la conciencia de la población y también seguramente, como en el caso de Nicaragua, el guion injerencista continuará.

English: Havana and Managua - Two twin coup attempts

Italiano: L'Avana e Managua, due tentati ‘golpe’ gemelli

Nicaragua lista para celebrar el 42/19

En este episodio de Estudio TN8 los periodistas Erving Vega, Celia Zamora, Arlen Hernández, Fabiola Amador y Jorge Capelán comentan las noticias más importantes de la semana, entre ellas los positivos datos económicos, la última encuesta de M&R, el derrotado "golpe suave" contra el pueblo cubano, la situación en Haití y mucho, mucho más.

miércoles, 14 de julio de 2021

La Argentina de Fernández y Nicaragua

 

Presidente argentino Alberto Fernández.

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare) El zig-zagueo político puede servir un tiempo, pero constituye un elemento peligroso, cuando es la muestra de la desorientación (o intento de engaño a terceros).

Desde hace semanas nuevamente el mundo asiste a una durísima ofensiva política desde EEUU contra el gobierno de Nicaragua. Maniobra a la que se agregan su controlada OEA, los medios hegemónicos en cada país americano y europeo, las cadenas informativas occidentales y las clases dirigenciales derechistas y neoliberales.

El 15 de junio en la OEA ‘condenaron’ a Nicaragua (con una resolución), aduciendo supuestas violaciones de los Derechos Humanos. Al momento de votar, los representantes de Argentina y de México, se abstuvieron.

Fue por no estar de acuerdo que se deje de lado “el principio de no intervención en asuntos internos”. Además, cuestionaron que desde el exterior se intente imponer decisiones o prejuzgar procesos electorales. Sí peticionaron información respecto a las detenciones de políticos de la oposición.

Pero pocos días más tarde (seis, más exactamente) ambos gobiernos convocaron a sus respectivos embajadores para “consulta”, argumentando que el gobierno nicaragüense pusieron en riesgo “la integridad y libertad” de opositores, precandidatos presidenciales y empresarios.

En forma inmediata a dicha convocatoria y nuevo comunicado, Argentina apoyó que la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (la cuestionadísima chilena Michele Bachelet), ingrese a Nicaragua a inspeccionar la situación.

Manifestando ahora la “preocupación por la situación de los Derechos Humanos en Nicaragua”. Luego, ante el período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, en la suiza Ginebra, el representante argentino, se manifestó preocupado ante “continuas denuncias de graves violaciones de los derechos humanos…”.

Qué pasó entre la digna posición argentina tomando distancia de lo resuelto por la vergonzante OEA, y los días siguientes…? Verdaderamente es un misterio (o no tanto…).

El cambio de la posición política ha sido mayúsculo. Máxime que terminó apoyando a Bachelet, que tuvo un paso por Venezuela lamentable y cuestionadísimo; y que nada ha hecho por la defensa de los DDHH en Colombia, Honduras, Guatemala, y el mismísimo Chile.

Inclusive, en un tema mucho más cercano geográficamente para el presidente Alberto Fernández, ni él, ni su gobierno, ni la OEA, ni la ONU han hecho nada por revertir la prisión política de la argentina Milagro Sala.

Qué paso entre la digna posición argentina y su accionar en contrario días más tarde…? Verdaderamente es un misterio (o no tanto…).

Quizás habría que mirar un poco dentro de la misma Argentina y sus problemas que le dejó Mauricio Macri (presidente 2015-2019) y sus aliados -radicales, antiperonistas, coalicionistas, aristas, neoliberales, y derechistas-, para comenzar a entender el zig-zagueo.

Argentina está asfixiada económica y financieramente. Ha logrado un acuerdo con acreedores privados, pero sigue con la soga atada al cuello que pusieron Macri y el FMI. El avance del negocio narco en el país es constante, pudiéndose hablar ya de un poder dentro del Estado (provincial) en Santa Fe, estructurado bajo los 12 años de gobiernos del socialismo (pro OTAN), junto a radicales, antiperonistas, neoliberales y seudo-progres.

Argentina es un país dependiente, que trata –desde ciertos sectores del peronismo- de encontrar un camino, una vía, un sendero de independencia. El tema es que dentro del propio gobierno (y de los gobiernos provinciales peronistas), se encuentran consolidados cientos y miles de dirigentes que –diciéndose peronistas-, no tienen ninguna diferencia en su accionar con Macri, los radicales, la derecha y el neoliberalismo.

Inclusive muchos de ellos conviven con personajes de esa oposición en ‘fundaciones’ ligadas directamente a sectores del poder estadounidense.

Una de las mejores muestras de ello ha sido el ejercicio de los “controles” en pandemia. Mientras desde el gobierno nacional se dictaban normas y se pedía cuidados, distaciamiento, uso de tapabocas, y no reuniones, en provincias y localidades (administradas por el peronismo o por la oposición), se dejaba hacer todo lo contrario.

Policías provinciales caminando por las calles sin controlar el uso del tapabocas; comercios abiertos en los horarios de no-cumplimiento de lo establecido; reuniones descontroladas, con invitaciones a través de redes sociales; inspecciones municipales inexistentes… Porqué? Porque cada uno hace su juego; nadie quiere ‘pagar costo político’ con quienes votarán en meses venideros en elecciones de renovaciones de autoridades. Y porque en definitiva, aceptan el discurso negacionista y de odio de la derecha / neoliberalismo / antiperonismo.

El peronismo está desmovilizado; y es lo mejor que ha hecho para que la oposición –derrotada en 2019 en las urnas-, mantenga el poder callejero y la iniciativa política.

Lo sabe Alberto Fernández, lo saben los peronistas, y también –lógicamente- la oposición. El presidente está convencido que puede sacar al país de su estado actual a través de no confrontar, no dialogar (porque a la oposición no le interesa), no tocar intereses, y construir una relación sólida e individual (apenas con la ‘colaboración’ del actual mandatario mexicano) con el poder imperial estadounidense.

A todo ello, el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, avanza en la construcción de estrechísimos lazos con los poderes washingtonianos. Inclusive se especula con que su visita en junio de 2021 a EEUU, no fue una simple maniobra propia electoralista (para mostrarse confiable), sino la búsqueda de ‘oxígeno’ para el gobierno de Fernández, que necesita del apoyo insustituible para llegar a un acuerdo con el FMI. Pero también, algo de tranquilidad política a nivel interno.

Es así que –posiblemente- el cambio de actitud de su gobierno respecto a Nicaragua, tenga en esas necesidades, su ‘justificación’ (o no).

No debe olvidarse que Massa -estando en Washington-, reclamó que no pueden existir presos políticos en ningún país. Claro que se olvidó de la argentina Milagro Sala…

domingo, 11 de julio de 2021

Cuba tiene el bien más preciado: La conciencia revolucionaria


Saqeo en Cuba - Agencia EFE.


Por Jorge Capelán.

Para quienes dicen que en Cuba: "...no tienen nada. No puede importar ni exportar nada. La producción es baja por falta de insumos y maquinarias y no pueden comprar repuestos, la gente tiene hambre y está cansada..."

Les decimos:

No creas, hay reservas... Lo que pasa hoy no es nada comparado con el colapso de la Unión Soviética.

Los cubanos no están "cansados". Después de 60 años de bloqueo (3 generaciones), la mayoría de la gente no está "cansada", está curtida. Es como decir que los palestinos en Gaza, en la ribera oeste del Jordán o en El Líbano están "cansados" - para no hablar de los iraníes... 

Yo fui por primera vez a Cuba en 2003, después de 13 años de período especial y unos meses después de que Fidel le dijera a Bush en la explanada antiimperialista, frente a la Embajada de Estados Unidos: "Ave César, los que van a morir te saludan" ¿Qué tal? No vi a nadie "cansado". Lo que te puedo decir es que una masa crítica del pueblo cubano hoy no va a permitir un "cambio de régimen" allá.

Sumando a la Juventud y al Partido son millones de comunistas en Cuba. Solo un genocidio político puede hacer que la mafia de Miami tenga las manos libres para hacer realidad su "sueño" de recuperar lo que perdió durante la Revolución. Eso lo sabe la mayoría de la gente en Cuba. Cuando yo fui allá en 2003, La Habana estaba llena de túneles subterráneos que conectaban toda la ciudad y le habían enseñado a la población a lanzar estrellas ninja para hacerle frente a los marines por si quisieran intervenir. Toda esa infraestructura existe hoy en día.

Es como aquí en Nicaragua, si hubieran desestabilizado el país se habría armado una guerra imposible de apagar. Ese es el drama del imperio: Las víctimas del genocidio no están dispuestas a que las maten y saben cómo defenderse.

El Partido en Cuba no está separado del pueblo. Son los mismos pobladores y trabajadores que no son miembros del Partido los que proponen quién puede ser miembro, ahí no vale la firma de nadie más para admitir a alguien.

Y otra cosa, por más que se la quiera ignorar: Son millones de cubanos que desde la escuela han sido educados en la idea de que los principios valen màs que cualquier cosa material. No es solo la gente que luchó contra Batista, ni la que estuvo alfabetizando, son generaciones enteras que estuvieron peleando en Angola, o de voluntarios en el África, en Afganistán, en toda América Latina, etcétera... Desde el punto de vista ideológico los cubanos son mucho más fuertes que los soviéticos en los años 80.

Por las razones históricas y por las actuales, el golpismo imperial no pasará en Cuba.

viernes, 9 de julio de 2021

Podcast: Nicaragua - El golpe derrotado y el capital financiero

En este episodio de DE MANAGUA CON AMOR hablamos con Leonardo Torres, presidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (CONIMIPYME) acerca del gran capital nicaragüense, de su financiarización y de cómo cada vez se ha vuelto menos interesado en producir y más en especular con el dinero de la sociedad.

El asesinato de Jovenel Moïse en Haití: ¿Una operación de la CIA?

En este episodio de Estudio TN8 los periodistas Erving Vega, Celia Zamora, Arlen Hernández y Jorge Capelán discuten las noticias más importantes de la semana, entre ellas los avances en la electrificación del Caribe, la inauguración del Centro Cultural Felipe Urrutia en Estelí, el desarrollo del calendario electoral, el asesinato del expresidente Jovenel Moïse en Haití y mucho, mucho más.

jueves, 8 de julio de 2021

"En Nicaragua lo que hay no es dictadura, lo que hay es dignidad"

El activista por los derechos de los pueblos indígenas Ollantay Itzamná llamó hoy a los pueblos del Abya Yala a no dejarse engañar sobre lo que sucede en Nicaragua. "Se dice que en Nicaragua lo que hay es una dictadura. No. Lo que hay es dignidad", dijo en un vídeo de su cuenta de YouTube en relación a las maniobras golpistas del imperio contra la nación centroamericana.

¿Y no será que Pepe Mujica ataca a Nicaragua para pagarle a George Soros?

El rapero, músico y escritor argentino Daniel Devita en su canal de YouTube plantea la cuestión de si lo que está detrás de los recientes ataques de Pepe Mujica contra Nicaragua, y del hecho de que no está nada clara su toma de distancia de su ex-protegido Luis Almagro, no se deberá a la gran cantidad de dinero que recibió de las fundaciones del magnate George Soros para financiar su campaña por la legalización de la marihuana en Uruguay.

"¿Cuál es la vinculación, por ejemplo, entre los que motorizan este intento de golpe de Estado en Nicaragua, con las ONG que apoyaron a Pepe Mujica durante su gestión? Y aquí es donde se pone compleja la cuestión, porque si Mujica es más leal a los magnates que financian a las ONG que apoyaron su gestión, que a la causa de la Patria Grande, ahí tenemos un problema superior", se pregunta Devita.

miércoles, 7 de julio de 2021

Uruguay - La izquierda rehén

Uruguay es uno de los países com más policías 
por cada 100.000 habitantes de
América Latina.

 

Por Jorge Capelán.

En estos días en la revista Brecha de Uruguay se publicó una "carta abierta" sobre Nicaragua firmada por una serie de personalidades de la izquierda de ese país. Siguiendo el mismo guión de la OTAN (y sus dueños estadounidenses), se pide la "liberación de los candidatos opositores presos" y la "restitución del Estado de Derecho" en la Tierra de Sandino.

En las últimas semanas los nicaragüenses hemos explicado una y otra vez que no se trata de "candidatos opositores" presos sino de una red de oligarcas y agentes profesionales al servicio de la destrucción del Estado de Derecho en Nicaragua pagados por los Estados Unidos y países de la Unión Europea. Hemos dado abundantes pruebas, actuales y pasadas, de ello. Hemos mostrado a exsandinistas (y desde hace décadas descarados traidores) reunidos con lo peor de la mafia de Miami. Hemos dado pruebas de las atrocidades cometidas por los golpistas que disfrazados de oposición en 2018 grabaron en sus propios teléfonos celulares torturas, asesinatos, profanación de cadáveres y muchos otros bárbaros hechos criminales.

Hemos mostrado las pruebas, muchas de ellas de fuentes públicas, libremente accesibles para todo aquel que tenga la suficiente acuciocidad,  del financiamiento de parte de la Usaid y de los gobiernos europeos a estos sátrapas que buscaban impedir las elecciones de este 2021. También hemos explicado pacientemente cómo funcionan las leyes en Nicaragua y hemos demostrado cómo son propias de cualquier Estado que quiera llamarse soberano. También hemos dejado claro que 17 partidos participarán en las elecciones del 7 de noviembre, y la mayoría de ellos son opositores. Los que están siendo investigados son una red que desde el año 2008 se dedica a boicotear cualquier elección en Nicaragua.

En 2018 engañaron a un cierto número de gente por unas semanas pero muy pronto mostraron que lo que querían era destruir el país. Y la mayoría de la gente en Nicaragua no quiere eso. Los sandinistas no queremos eso, al contrario, y la gente de derecha en su gran mayoría tampoco quiere eso. Del 2018 a esta parte no han sido capaces ni de organizar una kermesse, sencillamente porque no tienen apoyo. Y el país a lo interno está más estable que nunca.

Los políticos del Frente Amplio de Uruguay que firmaron esa carta no pueden alegar que no sabían nada de esto. Hemos escrito muchos libros, hemos hecho documentales, hemos hecho cientos y cientos de artículos, hemos hecho webinarios, se lo hemos explicado personalmente... Nuestros compañeros solidarios en el Uruguay (de hecho, varias organizaciones y muchísimos militantes no se sienten representados por la triste carta) nos dicen que el liderazgo del Frente Amplio ha llegado a la conclusión de que el único horizonte posible para su país es la "alternancia" con la derecha, y que la moneda de cambio para que la burguesía uruguaya y el imperio los deje en paz es entregar a Nicaragua. Pobres almas, vano sueño... si piensan así es porque se han olvidado de demasiadas cosas por el camino. Pisotean la memoria de Michellini, de Erro, de Arismendi, de Sendic y ya no digamos la de Artigas.

Como excusa ponen el fantasma de un general retirado, Guido Manini Ríos, que formó un partido fascista que ha adquirido una influencia muy grande en la política uruguaya. Es curioso, Guido Manini Ríos construyó su carrera en gran parte a través de un movimiento tóxico de "autoconvocados" en el campo, muy parecido a los "autoconvocados" de Managua en 2018. Hay dos grandes diferencias entre Uruguay y Nicaragua: La primera es que nosotros en Nicaragua no somos rehenes de unas fuerzas armadas fascistas, que viajan a misiones internacionales a Haití o al África a violar niños negros, si no de una Policía y un Ejército que en realidad son el pueblo armado para defender la soberanía y la ley. Por eso (y he ahí la segunda gran diferencia entre Uruguay y la Tierra de Sandino y Darío) en Nicaragua los fascistas no ganaron en 2018. Pero en Uruguay sí conquistan espacio social.

Los fascistas de Nicaragua no ganaron en 2018, no solo porque la Policía y el Ejército sirven a la sociedad en lugar de servirse de ella, sino también porque aquí en Nicaragua, a diferencia del Frente Amplio, el Frente Sandinista de Liberación Nacional sí hizo la Reforma Agraria y empoderó económicamente al pueblo, que ha resistido tres años ininterrumpidos de ataque económico de una burguesía financiera especulativa y cipaya, que todo el tiempo pide sanciones contra el país. Porque nosotros verdaderamente estamos haciendo una revolución es la razón por la que a pesar de todos estos constantes intentos desestabilizadores tenemos el mejor sistema de salud pública, el mejor sistema de educación pública y las mejores carreteras de América Central. Porque aquí trabajamos, no robamos. En el área más delicada del tráfico de drogas en el hemisferio hemos logrado que ni los cárteles, ni las pandillas ni el lavado hayan establecido una cabeza de playa en el país. En el epicentro de la ola migratoria hacia Estados Unidos, Nicaragua no aporta casi ningún migrante. Salvadoreños, hondureños y guatemaltecos arriesgan la vida y se van a pie hacia el norte. ¿Por qué no lo hacen los nicaragüenses? Porque aquí sí hay políticas para las mayorías.

Los políticos de "izquierda" que firmaron esa desgraciada carta, que los va a comprometer ante la historia, actuaron en consonancia con una política que sistemáticamente busca invisibilizar lo que decimos las y los nicaragüenses. No solo nosotros los sandinistas, sino todo aquel que dé testimonio de lo evidente, es decir, que este país jamás había tenido un gobierno tan competente como el que tiene hoy en día. Cualquiera que diga que Nicaragua no es Gulag, que este no es un campo de concentración con aduanas, que este país no es una inmensa tumba colectiva, es tachado por el Partido del Imperio y sus corífeos de "agente del régimen" de "Ortega" y "Murillo". Pues que lo sepan: aquí en Nicaragua "Ortega" y "Murillo" tienen millones de agentes. 

Lo que está teniendo lugar hoy contra Nicaragua tiene un antecendente muy concreto en la historia: La campaña para demonizar, aislar e invadir a la Guatemala de Arbenz en 1954. El propio historiador uruguayo Roberto García Ferreira en su excelente libro La CIA y los medios en Uruguay - El caso Arbenz, describe como El País de Uruguay y el Mercurio de Chile fueron los medios privilegiados para "colocar" propaganda negra (o de todos los colores) como parte de la campaña para derrocar al gobierno popular de Arbenz. Hoy los actores son más variados, destacando el Comando Sur de los Estados Unidos, la Usaid, la NED, el IDI, el IRI y toda una serie de siglas por medio de las cuales se triangula financiamiento político occidental con exactamente los mismos objetivos que hace 70 años. Hoy en día, el medio privilegiado para filtrar ese tipo de propaganda "por la izquierda" es la revista Brecha, que además de hablar de indígenas, pobres y gente de color, no desperdicia oportunidad para denostar a los movimientos populares que en nuestro Abya Yala conquistan efectivos espacios de poder. 

Es triste que tengan que ser políticos descendientes de unas generaciones que una vez juraron acabar con ese Uruguay cipayo de los intereses del imperialismo los que hoy, 70 años más tarde, se encuentren participando en el mismo, viejo y gastado guion.

Por suerte, a diferencia de la Guatemala de Arbenz en 1954, la Nicaragua del 2021 cuenta con un pueblo unido, empoderado cultural, política y económicamente, y con unas fuerzas armadas dispuestas a defender los logros de una sociedad que hace 42 años dio al traste con la dictadura más oprobiosa de América y hace 14 años, en 2007, dio al traste con el neoliberalismo y con los últimos restos de hegemonía líberoconservadora en Nicaragua. El plan imperialista contra Arbenz era mantener los intereses de la "Mamita Unai", la United Fruit Co. El plan imperialista contra Nicaragua no existe, más allá del vano intento de destruir al país y al sandinismo. Como se demostró en 2018, la desestabilización de Nicaragua es un cuadro que casi nadie quiere ver en esta región. Está la realidad de la retórica de guerra y está la realidad real, y esta última será la que se imponga. El pueblo de Nicaragua ya se decidió y el 7 de noviembre tendrá sus elecciones en paz y con dignidad, sin importarle lo que digan los políticos "de izquierda" uruguayos, que mejor harían tratando de llevar adelante sus propios programas históricos en lugar de atacar a aquellos que siempre han hecho lo que han dicho.

Nicaragua - variedades de la solidaridad neocolonial



Stephen Sefton, Tortilla con Sal, 6 de julio 2021

Al igual que en 2018, Nicaragua vuelve a ser objeto del tipo de una masiva cobertura informativa internacional de mala fe y del tipo de manipulación psicológica  que se ha asociado más recientemente con las ofensivas de Estados Unidos y sus gobiernos aliados contra Bolivia, Cuba, Irán, Siria y Venezuela. En el caso de Nicaragua, la actual ofensiva tiene como objetivo influir en las elecciones del país previstas para el próximo 7 de noviembre. Actualmente, todas las encuestas de opinión indican que, en caso de que el presidente Daniel Ortega se presente de nuevo a las elecciones, él y su partido FSLN ganarán fácilmente con más del 60% de apoyo frente a alrededor del 20% de la oposición de la oposición de derecha en el país.

La campaña internacional contra el gobierno sandinista de Nicaragua tiene la clara intención de propiciar medidas económicas coercitivas punitivas por parte de los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea, con el fin de influir en la opinión de los votantes en esas elecciones de noviembre contra el presidente Ortega y el FSLN. En este momento, la principal acusación falsa es que "Ortega" ha encarcelado injustamente a más de veinte líderes de la oposición, entre ellos varios candidatos presidenciales. Todos los intentos de Estados Unidos por derrocar a los gobiernos que se resisten a los dictados de Estados Unidos y sus aliados dependen de este tipo de gran mentira. La gran mentira estándar es que los gobiernos en la mira imperial son dictaduras impopulares y represivas. Invariablemente, la verdad es muy diferente, si no todo lo contrario.

Por ejemplo, en 2009, la gran mentira en la preparación del golpe de Estado contra el entonces presidente hondureño Manuel Zelaya fue que el referéndum propuesto de la Cuarta Urna pretendía asegurarle la reelección para imponer una dictadura. En el caso de Nicaragua, la gran mentira actual es que "Ortega" está deteniendo a los líderes de la oposición para evitar que lo derroten en las elecciones del próximo noviembre. Estas grandes mentiras sólo florecen en una cultura esencialmente fascista de gobiernos dominados por las grandes corporaciones, en la que la información veraz es sistemáticamente suprimida y sustituida por falsas creencias.

Las falsas creencias o presuposiciones típicas de Occidente son, por ejemplo, que Estados Unidos y sus aliados son una fuerza que promueve el bien en el mundo, que la cultura occidental es moralmente superior a las demás y que el capitalismo promueve resultados económicos y sociales óptimos. Estas ridículas falsas creencias son principios fundamentales de la vida intelectual occidental y del discurso de las principales figuras públicas de prestigio. Hacen posible el tipo de guerra psicológica que se desata repetidamente contra los gobiernos que se oponen a los deseos de las élites corporativas occidentales y los gobiernos que ellas controlan.

Un componente importante de la guerra psicológica occidental que moldea la dimensión moral de cualquier ofensiva de desinformación es la solidaridad de clase neocolonial con los peones imperialistas del país objetivo de la agresión imperial. Esta solidaridad neocolonial opera en variedades reaccionarias y progresistas, ambas variedades principales reclamando el monopolio occidental de la libertad, la democracia y la defensa de los derechos humanos. Ambas coinciden esencialmente en que los gobiernos que se resisten a las exigencias occidentales merecen ser cambiados de una u otra manera.

La variedad reaccionaria, que prevalece sobre todo entre las clases empresariales y financieras y los profesionales afines, insiste en abandonar el derecho internacional en favor de una intervención basada en las normas dictadas por Occidente. La variedad progresista, que prevalece sobre todo entre las organizaciones sin fines de lucro, los académicos y otros profesionales de orientación social, está de acuerdo, pero es más cautelosa en cuanto a los medios de intervención utilizados, exigiendo coartadas para satisfacer las susceptibilidades relacionadas con sus preocupaciones humanitarias y de derechos humanos. La variedad de la derecha neocolonial suele ser partidaria de una agresiva solidaridad, abierta o encubierta, con la rebelión armada de la oposición al gobierno en cuestión, mientras que la variedad progresista es partidaria de las medidas coercitivas del llamado "poder inteligente" que dan prioridad a la solidaridad neocolonial con alguna u otra versión de la sociedad civil o los movimientos populares opositores al gobierno que se requiere cambiar.

Nicaragua experimentó la primera versión derechista de la solidaridad neocolonial durante la guerra de la Contra de los años 80, cuando el presidente Reagan declaró, con más verdad de la que él mismo se imaginaba, que la campaña de narcoterrorismo dirigida por la CIA era "el equivalente moral de los Padres Fundadores". Posteriormente, desde que el partido sandinista FSLN volvió al gobierno en 2007, Nicaragua ha sufrido principalmente la versión progresista de la solidaridad neocolonial del "poder inteligente" desarrollada bajo el presidente Obama. Esa política, de apoyo a la oposición antisandinista de Nicaragua, se intensificó bajo el presidente Trump y continúa sin cambios ahora bajo "Biden".

Evidentemente, estas variedades de solidaridad neocolonial se alimentan de sus respectivas lealtades de clase y susceptibilidades ideológicas. En 2018, una masiva campaña de desinformación encubrió la extrema violencia de la oposición nicaragüense y su deliberada campaña de destrucción. Como señaló Harold Pinter en relación con la guerra de la Contra de los años 1980s, aún mientras se producía la violencia opositora de 2018, los asesinatos, la extorsión, los incendios provocados, la tortura, se hacía ver que no ocurría nada. Ahora, cuando las autoridades nicaragüenses han actuado para evitar que se repita aquella fallido intento golpista de 2018, se está llevando a cabo un furibundo asalto de guerra psicológica para ocultar la colusión traicionera de la oposición golpista con los gobiernos de Estados Unidos y de los países de la UE.

En lo que respecta a la opinión progresista y de izquierdas en general, los militantes extranjeros que apoyan a la oposición ex sandinista de Nicaragua han sido durante mucho tiempo entre los más importantes protagonistas que encubren la colaboración antidemocrática de los ex sandinistas con la intervención imperialista occidental. Incluso antes de las elecciones de 2006, las autoridades estadounidenses habían cooptado a los ex sandinistas como colaboradores. Pero cuando Daniel Ortega y el FSLN ganaron esas elecciones, y luego manejaban exitosamente la crisis de 2008-2009 y después triunfaron en las elecciones de 2011, el apoyo del gobierno de EE.UU. a la oposición política en Nicaragua pasó a promover los esfuerzos para un cambio de régimen. Dentro de Nicaragua, los ex sandinistas, desprovistos de apoyo popular, abusaron de sus redes sin fines de lucro para camuflar sus actividades de oposición política al gobierno y encubrir la acumulación de los recursos necesarios para montar el intento de golpe de Estado de 2018.

Ese sistemático subterfugio abusivo ha sido eliminado y ahora sus protagonistas han tenido que rendir cuentas. Así que ahora los partidarios extranjeros de los  ex sandinistas opositores al gobierno camuflan su defensa militante, agresiva y políticamente impulsada bajo falsas preocupaciones por los derechos humanos. En 2018, lo hicieron para encubrir la extrema violencia de los ex sandinistas durante el fallido intento de golpe de Estado. Ahora, falsamente alegan abusos de los derechos humanos para encubrir la criminalidad traicionera de los ex sandinistas colaboradores de EEUU. La falsa manipulación de la propaganda de los derechos humanos hace posible que, en Norte América y Europa y otras partes también, los defensores de la variedad progresista de la solidaridad neocolonial trabajen en paralelo con sus homólogos de la derecha. Incluso muchas figuras supuestamente de izquierdas han escrito artículos o han firmado declaraciones en apoyo a los ex sandinistas colaboradores del gobierno yanqui  y a  los aliados de la derecha de ellos. Lo hacen por tres razones principales.

En primer lugar, muchas figuras supuestamente de izquierda que ahora atacan a las autoridades nicaragüenses por defender la independencia y la soberanía de Nicaragua tienen algún grado de amistad con los ex sandinistas ahora siendo investigados, por lo que los defienden por razones esencialmente personales. En segundo lugar, es probable que muchos supuestos izquierdistas que apoyan a los ex sandinistas colaboradores del gobierno de  Estados Unidos hayan sido engañados por la masiva guerra psicológica contra Nicaragua sin molestarse en pensar dos veces y cuestionarla. Una tercera razón principal para ese tipo de solidaridad neocolonial de parte de personas que deberían saber mejor, es que temen tener problemas con sus redes de apoyo y simplemente están señalando lo virtuosos que son para evitar ser cuestionadas.

En cualquier caso, la actual situación política en Nicaragua, al igual que el fallido intento de golpe de Estado de 2018, define categóricamente dónde están las lealtades de cada uno. Las personas genuinamente comprometidas con los principios de la independencia soberana y la autodeterminación de los pueblos reconocen que las autoridades nicaragüenses están aplicando las leyes y el código penal del país para defenderlo de la intervención estadounidense que pretende derrocar al gobierno legítimo. En cambio, las personas que creen las falsas acusaciones de violación de los derechos humanos o las afirmaciones de que las actuales procesos de investigación están motivados por consideraciones electorales, están participando en el tipo de solidaridad neocolonial que se despliega regularmente para justificar otra operación más de cambio de régimen imperialista. Para cualquiera que sea lo suficientemente engañada como para dar crédito a las negaciones de los ex líderes sandinistas de su complicidad con el gobierno de Estados Unidos, esta serie de fotografías debería ayudar a desengañarles.

martes, 6 de julio de 2021

Nicaragua - Carta a un exbrigadista sueco de la solidaridad

 


Por Jorge Capelán.

Hola, XXXX.

Me alegro de recibir un correo electrónico tuyo, aunque con el escueto texto "¿Qué te parece esto?" a propósito de una triste carta de antiguos cooperantes europeos en Nicaragua, amargados y seguramente demasiado afectados por la decadencia general del "viejo mundo".

Es increíble que pienses que yo apoyaría una dictadura. Tú conoces bien mi historia y la de mi familia. Nunca profanaría la memoria de mi madre convirtiéndome en un abrazador de una dictadura. Sé muy bien lo que es una dictadura, sé lo que es que la policía te pida el carné de identidad en todas partes, sé lo que significa pasar por delante de las comisarías atrincheradas con sacos de arena, sé lo que significa buscar a los familiares desaparecidos en los distintos cuarteles, sé lo que significa poner pegatinas que digan "Liberad a los presos políticos" en los baños del colegio a los siete años y sé muy bien lo que es que mi casa en mitad de la noche se llene de soldados buscando a algún familiar. En Nicaragua no ocurre nada de eso, al contrario. Y la garantía de que Nicaragua tendrá una democracia se llama FSLN bajo el liderazgo de Daniel Ortega.

Sé muy bien cómo se comportaron los policías y militares uruguayos durante la dictadura y sé muy bien cómo se suele comportar la policía nicaragüense (y la sueca). Francamente, los mejores son los nicaragüenses.

Sin embargo, quienes secuestraron, torturaron, robaron, asesinaron y violaron a los ciudadanos aquí en Nicaragua en abril de 2018 fueron los golpistas. Ellos mismos grabaron todo con sus teléfonos móviles. Incluso prendieron fuego a los compañeros asesinados en la calle. A través de sus medios de comunicación empapados de sangre, llamaron a la persecución de los sandinistas. Durante unas semanas consiguieron engañar a algunas personas, pero el apoyo que obtuvieron desapareció en cuanto mostraron de qué estaban hechos en las barricadas que controlaban. No creas que fueron los únicos que salieron a la calle, al cabo de unas semanas los sandinistas hicieron grandes manifestaciones de apoyo al gobierno, pero los medios de comunicación en Europa no mostraron eso, ni todos los actos terribles que cometieron los golpistas. ¿Será porque vives en una "democracia", quizás? Sí, la misma "democracia" que "dio" a los nicaragüenses un William Walker, un Somoza, una Contra y esos malditos golpistas que intentaron destruir este país hace 3 años.

Los que han sido detenidos está bajo investigación, según la ley se puede detener a alguien hasta 90 días si hay un riesgo claro de que la persona en cuestión pueda huir del país. Y existe un riesgo, como pueden atestiguar los bolivianos, ya que varios de los peores violadores de los derechos humanos de ese país huyeron y se refugiaron en Estados Unidos. Lo mismo ha ocurrido en muchos otros países de América Latina. Siempre es así: los violadores de los derechos humanos en América Latina siempre reciben ayuda de Estados Unidos. ¿Por qué será?

¿Quiénes son los investigados aquí en Nicaragua? Ese grupo incluye:

- Los jefes de los dos mayores bancos.

- Varios especuladores con sociedades offshore en Panamá.

- Algunos grandes terratenientes.

- Un ex ministro de Educación que se hizo famoso bajo el neoliberalismo tras ordenar la quema de los libros de alfabetización de los años 80. También se hizo famoso por decir que 4 años de escolaridad eran suficientes para los pobres, ya que no se necesitaba más para conseguir un trabajo en las zonas francas.

- Un empleado de Usaid del partido de Arnoldo Alemán que llegó a ser ministro de Defensa de Enrique Bolaños y fue uno de los artífices del fallido intento de golpe de Estado de hace 3 años.

- La esposa de Arnoldo Alemán.

- Un hijo de Violeta Chamorro que manejaba el tráfico de drogas de los Contras en los años 80.

- Una hija de Violeta Chamorro cuyo principal logro en la vida ha sido ser hija de su madre.

- Tres ex sandinistas (Dora María Téllez, Hugo Torres y Víctor Hugo Tinoco) que abandonaron el FSLN tras perder en el Congreso en 1994, crearon otro partido que nunca obtuvo más del 6% de los votos (más bien, su participación habitual ha sido del 0,02%) y que hace varios meses eliminó la palabra "sandinista" de su nombre. Téllez llegó a decir que le daba "asco" (“repello”, en nicaragüense) la palabra.

¿Por qué se investiga a estas personas?

1) Por haber recibido mucho dinero de Usaid (y de algunos estados europeos) para trabajar políticamente en Nicaragua. Las leyes fundamentales del Reino de Suecia no permiten que los ciudadanos reciban financiación estatal extranjera con fines políticos, se llama "recibir fondos de una potencia extranjera" o algo así. Ningún país civilizado lo permite. No se trata de comités de solidaridad que venden café y galletitas en las calles de Europa, se trata de algo mucho más grande, se trata de fondos estatales. Se trata de los cientos de millones de dólares que estos golpistas han recibido desde que los sandinistas volvieron al poder en 2007, todo ello para garantizar por cualquier medio la reinstauración de la agenda neoliberal estadounidense.

Estas personas NO están siendo investigadas por dirigir ONG. Aquí en Nicaragua hay más de 6.000 ONG de todo tipo. Sólo una parte de ellas participó en el intento de golpe. La mayoría absoluta de las ONG de aquí operan dentro de la ley.

En Nicaragua NO está prohibido representar a una empresa o gobierno extranjero, es decir, ser lo que se llama un "agente extranjero". Sólo se trata de que uno: a) Se inscriba; b) Prometa no interferir en la política nacional; y c) Realice realmente las actividades que ha declarado. La Ley de Agentes Extranjeros de Nicaragua es un modelo de la Ley FARA de EE.UU. de los años 30, que todavía está en vigor.

2) Por no presentar cuentas claras del dinero que recibieron. Que yo sepa, hay al menos 15 millones de dólares para los que no existen recibos. ¿Por qué? Pues porque si vas a comprar armas del hampa, crack, explosivos y otras cosas para los delincuentes que participaron en el golpe, normalmente no te dan recibos. Por desgracia, eso es lo que hacían los golpistas en 2018.

Usaid aprobó el informe de auditoría de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro a pesar de que (en contra de la propia legislación estadounidense) el auditor externo no fue revisado por una empresa independiente. La propia Usaid admite que no podía garantizar la veracidad del informe de auditoría. Así es como ha actuado Usaid todos estos años, lo sé porque yo mismo he visto estos documentos. Es absolutamente repugnante la forma en que han infringido abiertamente la ley. Esa es la forma en que los gobiernos occidentales miran a los países del Tercer Mundo, pero eso se acabó en Nicaragua.

Cuando la hija de Violeta, Cristiana, fue llamada por el fiscal del país para ser entrevistada sobre las cuentas de su fundación, tuvo el descaro de decir que "todo está en orden porque Usaid lo ha aprobado". ¿De verdad? ¿Crees que el fiscal del reino aceptaría esa respuesta si se tratara de una investigación sobre delitos financieros en Suecia? No es así.

3) Por intentar repetir el fallido intento de golpe de Estado de 2018. Desde finales del año pasado, en Nicaragua circula un proyecto de Usaid bajo el nombre clave de RAIN para sabotear las elecciones de este año, crear disturbios y pedir una intervención extranjera y formar una especie de "gobierno de transición". La red actualmente investigada ha recibido mucho dinero en los últimos años de Usaid, NED, IDI, IRI y la UE.

4) Por pedir sanciones y una intervención del país. Durante todos estos años, estas personas han viajado a Estados Unidos en repetidas ocasiones y han presionado a favor de la Nica Act y de la nueva ley RENACER, es decir, de las sanciones destinadas a dificultar el acceso de Nicaragua a los créditos y la compra de medicamentos por parte del Ministerio de Salud, como las vacunas contra la covid. Estas sanciones son rechazadas por la inmensa mayoría de los nicaragüenses: hasta el 85% está en contra de las sanciones. Las leyes nicaragüenses despojan de todos sus derechos políticos a quienes piden sanciones contra su propio país. Los actuales investigados lo saben desde hace mucho tiempo y, sin embargo, han seguido haciendo campaña a favor de las sanciones.

5) Algunos de los actualmente investigados fueron encarcelados tras la intentona golpista de 2018, pero se les concedió la amnistía bajo UNA CONDICIÓN: NO VOLVER A COMETER EL MISMO DELITO. La ley de amnistía establece claramente que, en caso de reincidencia, todos los delitos anteriores cometidos durante la intentona golpista contarían para las sentencias posteriores. Los individuos de ese grupo han recibido una amnistía que han violado y un diálogo que han malversado, porque su razonamiento siempre ha sido que el gobierno debe dimitir. ¿Por qué no han querido acudir a las urnas si estaban tan seguros de ganar? Siempre han rechazado la vía democrática, simplemente porque saben que perderán en las urnas.

¿Son estas personas "líderes de la oposición"? En 3 años estos grupos no han sido capaces de organizar ni siquiera una fiesta infantil. ¿Por qué? Perdieron todo el apoyo que tenían después de lo que hicieron cuando obligaron a quebrar a una de cada cuatro empresas del país. ¿Qué empresas? Pues bien, los pequeños agricultores, las mujeres que venden tortillas en los mercados, los artesanos, los propietarios de pequeños hoteles, la gente de a pie, en otras palabras. La inmensa mayoría del pueblo nicaragüense se vio afectado por el golpe. La mayoría de los asesinados eran en realidad sandinistas.

No es en absoluto cierto que la policía nicaragüense sea represiva. Nicaragua tiene el cuerpo de policía más pequeño de toda Centroamérica, y el de menor presupuesto. La policía nicaragüense basa su trabajo en el contacto con la población y en un muy buen trabajo de inteligencia, no en la represión. Nicaragua no puede compararse con Panamá, Costa Rica, El Salvador, Honduras o Guatemala. El resto de las fuerzas policiales de la región se mueven por la sociedad casi como marinos. El número de asesinatos por cada 100.000 habitantes en Nicaragua es mucho menor que en el resto de Centroamérica y ni los cárteles de la droga ni las "maras" han conseguido establecerse aquí.

El golpismo en Nicaragua es un callejón sin salida. La inmensa mayoría de los nicaragüenses rechaza la violencia y estas personas que actualmente están siendo investigadas tienen unos índices de opinión muy bajos, incluso en los sondeos de opinión publicados por el diario La Prensa.

Estas personas no son ni candidatos ni "precandidatos", como dice la propaganda occidental. La elección de los candidatos de los partidos no comienza hasta dentro de un mes. Además, la mayoría de los investigados actualmente no pertenece a ningún partido registrado oficialmente. Durante tres años, la red, con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos y de los medios de comunicación financiados por Usaid, intentó imponer sus "candidatos" a los partidos legalmente registrados. ¿Cómo podrían abandonar de la noche a la mañana las estructuras que tanto les costó conseguir?

La mayor parte de la clase política nicaragüense ha optado por cumplir la ley y participar en el proceso electoral. Ya se han constituido y jurado consejos electorales en todos los departamentos y regiones, así como en todos los municipios del país. Los consejos electorales se eligen según los resultados de las elecciones anteriores en cada nivel para los dos partidos principales (normalmente el FSLN y el PLC), mientras que el resto de los consejos se reparten entre los demás partidos. Y tiene que ser al menos la mitad de mujeres en cada nivel, lo que requiere una voluntad de compromiso y consenso. 17 partidos nacionales y regionales participan en el proceso. La mayoría está en la oposición al gobierno, pero han tenido mucha libertad para elegir los consejos. ¿Por qué? Pues porque la mayoría de los nicaragüenses viven en Nicaragua y viven de esta economía, no de los ingresos de los paraísos fiscales o de las embajadas. El partido CxL (Ciudadanos por la Libertad), que se considera el más cercano a esta red que está siendo investigada por graves delitos contra el país, también participa en el proceso electoral.

Ninguno de los investigados se ha visto en esta situación por pertenecer a un partido determinado. María Fernanda Flores, la esposa de Arnoldo Alemán, también ha sido detenida. Pero no tiene influencia en su propio partido, el PLC, cuyo grupo parlamentario decidió hace varios meses revocar su inmunidad por las acusaciones de corrupción. Veremos qué pruebas tiene la fiscalía contra ella.

Al final, estas personas serán condenadas y el poder judicial tendrá la última palabra.

Esto no tiene nada que ver con que Daniel Ortega tenga miedo alguno a perder las elecciones. Se trata de que la ley nicaragüense que sea la que rija en Nicaragua. Si el Gobierno nicaragüense no lo hace ahora, todas esas fuerzas que piensan que es posible usar la violencia contra el pueblo y luego conseguir una amnistía, seguirán por los siglos de los siglos hasta que el Estado nicaragüense se derrumbe, pero la mayoría de los nicaragüenses no quieren eso.

Durante 3 años estos grupos han intentado destruir la economía. Las patronales golpistas (COSEP, AmCham) han convocado innumerables huelgas económicas, pero como la mayoría del pueblo controla la economía productiva, han fracasado. Durante 3 años han pedido sanciones y se han ganado el desprecio de la mayoría del pueblo de Nicaragua.

El año pasado, Nicaragua fue uno de los países menos afectados económicamente en América Latina a causa del coronavirus, con un descenso de sólo el 2% a pesar de que el país fue golpeado por 2 de los peores huracanes desde el Mitch. Este año, todos los observadores serios prevén un crecimiento económico, con el gobierno esperando un 5% o más y otros un 6% o más. ¿Por qué ha ocurrido todo esto? Porque la mayoría de los nicaragüenses quieren la paz y la estabilidad, y porque la mayoría de los nicaragüenses piensan que lo que hace el FSLN es bueno para el país.

Nicaragua es un país pobre, pero hay una gran diferencia entre ser pobre en Nicaragua y serlo en el resto de Centroamérica y México.

- Las tortillas que consumen los nicaragüenses se producen en el país, y están libres de transgénicos. El 90% de los alimentos básicos de la población (arroz, maíz, frijoles, carne y productos lácteos) son nicaragüenses, algo que no ocurre en ningún otro país de América Latina.

- En 2006, aproximadamente la mitad de los nicaragüenses tenía acceso a la electricidad; hoy, más del 99% lo tiene. La electricidad y el agua eran deficientes, con largas interrupciones diarias. Hoy en día el servicio es muy bueno y, sobre todo, está fuertemente subvencionado para que todos los pobres y pensionistas puedan pagarlo. Las tarifas de los autobuses en Managua no han subido desde que los sandinistas llegaron al poder en 2007. Sigue costando 2,50 córdobas. Y los autobuses de hoy no se comparan con los cócteles molotov rodantes de hace 14 años.

- Hay muchos pobres, pero se hace todo lo posible para ayudarles a salir de la pobreza. Todos los niños en la escuela reciben una comida caliente al día y casi todos los niños van a la escuela en Nicaragua. Debo decir que a la FAO y a UNICEF les gusta mucho. Estos niños reciben uniformes, libros de texto producidos en Nicaragua, etc.

- Los sandinistas han construido 14 hospitales. Actualmente se están construyendo 7 más y se construirán otras 7 en los próximos años. Todos los hospitales utilizan alta tecnología. A pesar de su pequeña economía, Nicaragua cuenta hoy con el sistema de salud pública más sólido de toda Centroamérica. En la actualidad, Nicaragua realiza cirugías gratuitas a los niños cuando aún están en el vientre materno. Nicaragua no necesita enviar a los pacientes con cáncer a Costa Rica, ya que dispone de equipos avanzados de radioterapia con mínimos efectos secundarios. Todo ello sin pagar un solo céntimo.

- Nicaragua tiene la economía más pequeña de Centroamérica, pero nosotros en este país, con los pocos recursos que conseguimos (y a pesar de las sanciones) hacemos mucho más que los demás países. ¿Por qué? Bueno, trabajamos, servimos a la sociedad, no nos enriquecemos, no vivimos a costa de la sociedad. Sencillamente, no se puede aplicar sistemáticamente el 95, 97, 98, 99% de todo el dinero presupuestado año tras año y robar. No pueden. Gracias a que los sandinistas han repartido los títulos de propiedad entre la población, el pueblo controla ahora el 80% de las empresas, produce más del 50% del producto interior bruto y dispone de más del 60% de la renta disponible.

La oligarquía ya no controla la economía de Nicaragua. Dejaron de producir hace mucho tiempo. Ahora que han demostrado a todo el pueblo que su objetivo es destruir el país, es más que justo que se sometan a la ley.

XXXX: Recuerdo todo lo que hiciste para ayudar a Nicaragua bajo el neoliberalismo. Desde entonces, no has vuelto a Nicaragua. No puedo creer que anheles volver a los años 90 o a principios de los 2000.

- La Nicaragua en la que casi lo único que decían los niños a los turistas era "one dollar, please" hace tiempo que desapareció.

- La Nicaragua en la que había niños que olían pegamento en cada ciudad es cosa del pasado.

- La Nicaragua en la que los niños tenían que llevar sus propias sillas a la escuela ya no existe.

- La Nicaragua en la que los hospitales no tenían jeringuillas, ni medicinas, ni hilo quirúrgico es un recuerdo borroso para los que ahora tienen 25 años o más.

- La Nicaragua donde las carreteras parecían paisajes lunares por todos lo baches tampoco existe. Nicaragua cuenta hoy con la mejor red de carreteras de Centroamérica.

- Nicaragua no es el país donde los jóvenes no tenían futuro. Por eso hay tan pocos nicaragüenses entre los millones de centroamericanos que llegan a México para entrar en Estados Unidos.

- En Nicaragua, hoy en día, no es necesario luchar contra la privatización del agua, la electricidad, las telecomunicaciones, las pensiones, las escuelas, etc., porque todo ello está consagrado como derechos que se materializan cada semana que pasa.

No puedo creer que quieras que los fantasmas del pasado vuelvan a Nicaragua. Creo que has sido muy mal informado por personas que quieren destruir el país. En 2018, recibí cinco amenazas de muerte poco después de que yo y otros compañeros lanzáramos una contracampaña contra todas las mentiras sobre el país que se estaban difundiendo en Suecia.

Como he dicho, me muevo libremente por la comunidad, no tengo coche, salgo a cualquier hora del día y no me ha pasado nada. ¿Por qué? Porque el pueblo nicaragüense no es odioso por naturaleza. El derrotado golpe de abril de 2018 no fue un fenómeno autóctono, fue planificado por las mismas potencias coloniales que en 1856, "en nombre de la democracia" enviaron aquí a William Walker con el proyecto de imponer la esclavitud. Las mismas potencias coloniales que "regalaron" a Nicaragua la dictadura de Somoza y organizaron, financiaron y entrenaron a los Contras en los años 80.

El 7 de noviembre, el pueblo nicaragüense votará y el 60, 70 o tal vez el 80 por ciento lo hará por el FSLN porque no quiere volver a los dos primeros siglos de vida "independiente" de Nicaragua, cuando las oligarquías liberales y conservadoras se disputaban quién saqueaba y vendía el país.

Ahora bien, si después de leer esto has cambiado de opinión, permíteme sugerirte otra carta abierta que podrías firmar, concretamente esta carta de la Alianza por la Justicia Global en la que se pide el fin de la injerencia de Estados Unidos en los asuntos internos de Nicaragua.

Abrazos y saludos a YYYYY de mi parte.

Jorge

viernes, 2 de julio de 2021

Inicia Julio Victorioso en Nicaragua

En este episodio de Estudio TN8 los periodistas Erving Vega, Arlen Hernández, Fabiola Amador y Jorge Capelán discuten las noticias más importantes de la semana, entre ellas el anuncio del Plan de Desarrollo Humano 2022-2026, el avance del cronograma electoral, la entrega de casas del Programa Bismarck Martínez, la hipocresía de Canadá con sus discursos sobre los derechos humanos y mucho, mucho más.

Conferencia: Rusia entre Occidente y el Oriente

Ver en el canal del CREI. Conferencia de Jorge Capelán en el Curso Especializado sobre "La Geopolítica Rusa en la Transformación de...