martes, 7 de abril de 2020

¿Se puede confiar en la Organización Mundial de la Salud?



Por F. William Engdahl
Globalresearch.ca

La organización más influyente del mundo con responsabilidad nominal en cuestiones de salud y epidemias mundiales es la Organización Mundial de la Salud, OMS, con sede en Ginebra. Lo que pocos conocen son los mecanismos reales de su control político, los chocantes conflictos de intereses, la corrupción y la falta de transparencia que impregna la agencia que se supone es la guía imparcial para superar la actual pandemia de COVID-19. Lo que sigue es sólo una parte de lo que ha salido a la luz pública.

¿Declaración de pandemia?

El 30 de enero Tedros Adhanom, Director General de la Organización Mundial de la Salud de las Naciones Unidas declaró una Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional o PHIEC. Esto ocurrió dos días después de que Tedros se reuniera con el Presidente de China Xi Jinping en Beijing para discutir el dramático aumento de los casos graves de un novedoso coronavirus en Wuhan y sus alrededores que había alcanzado proporciones dramáticas. Anunciando su declaración de emergencia del PIHEC, Tedros elogió las medidas de cuarentena chinas, medidas muy controvertidas en la salud pública y nunca antes en los tiempos modernos intentadas con ciudades enteras, y mucho menos con países. Al mismo tiempo, Tedros, curiosamente, criticó a otros países que se estaban moviendo para bloquear los vuelos a China para contener la nueva y extraña enfermedad, lo que dio lugar a acusaciones de que estaba defendiendo indebidamente a China.

Los primeros tres casos en Wuhan fueron reportados, oficialmente, el 27 de diciembre de 2019, un mes antes. Todos los casos fueron diagnosticados con neumonía por una nueva forma de Coronavirus del SARS. Es importante señalar que el mayor movimiento de personas del año, el Año Nuevo Lunar y el Festival de Primavera de China, durante el cual unos 400 millones de ciudadanos se desplazan por todo el país para reunirse con sus familias, tuvo lugar del 17 de enero al 8 de febrero. El 23 de enero, a las 2 de la mañana, dos días antes del comienzo de las festividades del Año Nuevo, las autoridades de Wuhan declararon un encierro sin precedentes de toda la ciudad de 11 millones a partir de las 10 de la mañana de ese día. Para entonces, cientos de miles, si no varios millones de residentes habían huido en pánico para evitar la cuarentena.

Para cuando la OMS declaró su Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional el 30 de enero, se habían perdido semanas preciosas para contener la enfermedad. Sin embargo, Tedros elogió efusivamente las medidas "sin precedentes" adoptadas por China y criticó a otros países por poner un "estigma" a los chinos al reducir los viajes.

En referencia a la propagación del COVID-19 de Wuhan y a la razón por la que la OMS no lo calificó de pandemia, el portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic, declaró: "No existe una categoría oficial (para una pandemia)... la OMS no utiliza el antiguo sistema de 6 fases - que iba desde la fase 1 (no hay informes de gripe animal que causen infecciones humanas) hasta la fase 6 (una pandemia) - con el que algunas personas pueden estar familiarizadas a partir del H1N1 en 2009".

Luego, en un giro de 180 grados, el 11 de marzo, Tedros Adhanom anunció por primera vez que la OMS llamaba a la nueva enfermedad del coronavirus, ahora rebautizada como COVID-19, una "pandemia global". En ese momento la OMS dijo que había más de 118.000 casos de COVID-19 en 114 países, con 4.291 muertes.

Pandemia falsa de gripe porcina H1N1 de la OMS de 2009

A raíz de un fiasco y un escándalo anteriores de la OMS en 2009 por su declaración de una pandemia mundial en torno a la "gripe porcina" o H1N1, como se la denominó, la OMS decidió dejar de utilizar el término pandemia. La razón es indicativa de la corrupción endémica de la institución de la OMS.

Apenas unas semanas antes de que se informara por primera vez en 2009 de que un niño mexicano de corta edad había sido infectado por el nuevo virus de la "gripe porcina" H1N1 en Veracruz, la OMS había cambiado discretamente la definición tradicional de pandemia. Ya no era necesario que la enfermedad notificada estuviera sumamente extendida en muchos países y fuera extremadamente mortal o debilitante. Sólo tenía que ser extendida, como la gripe estacional, en caso de que los "expertos" de la OMS quisieran declarar una pandemia. Los síntomas del H1N1 de la OMS eran los mismos que los de un resfriado fuerte.

Cuando la entonces Directora General de la OMS, la Dra. Margaret Chan, declaró oficialmente una emergencia pandémica mundial de fase 6, que desencadenó programas de emergencia nacionales que incluían compras gubernamentales de miles de millones de dólares de supuestas vacunas contra el H1N1. Al final de la temporada de gripe de 2009 resultó que las muertes por el H1N1 fueron mínimas en relación con la gripe estacional normal. El Dr. Wolfgang Wodarg, médico alemán especializado en neumología, era entonces presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. En 2009 pidió una investigación sobre los supuestos conflictos de intereses en torno a la respuesta de la UE a la pandemia de gripe porcina. El Parlamento de los Países Bajos también descubrió que el profesor Albert Osterhaus de la Universidad Erasmus de Rotterdam, la persona que se encontraba en el centro de la pandemia mundial de gripe porcina H1N1 de 2009 como asesor principal de la OMS sobre la gripe, estaba en una posición privilegiada para beneficiarse personalmente de los miles de millones de euros en vacunas supuestamente destinadas a la gripe H1N1.

Muchos de los demás expertos científicos de la OMS que aconsejaron a la Dra. Chan que declarara la pandemia estaban recibiendo dinero directa o indirectamente de las grandes farmacéuticas, entre ellas GlaxoSmithKline, Novartis y otros importantes fabricantes de vacunas. La declaración de pandemia de gripe porcina de la OMS era falsa. En el período 2009-10 se produjo la gripe más leve en todo el mundo desde que la medicina comenzó a hacer un seguimiento de la misma. Los gigantes de la industria farmacéutica se llevaron miles de millones en el proceso.

Fue después del escándalo de la pandemia de 2009 que la OMS dejó de utilizar la declaración de la pandemia en 6 fases y pasó a la totalmente vaga y confusa "Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional". Pero ahora, Tedros y la OMS decidieron arbitrariamente reintroducir el término pandemia, admitiendo sin embargo que todavía están en medio de crear una nueva definición del término. "Pandemia" provoca más miedo que "Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional".

El sabio de la OMS sigue en conflicto

A pesar de los enormes escándalos de conflictos de intereses de 2009-10 que vinculan a la Gran Industria Farmacéutica con la OMS, hoy en día la OMS, bajo el mando de Tedros, ha hecho poco para acabar con la corrupción y los conflictos de intereses.

El actual Grupo de Expertos de Asesoramiento Científico de la OMS (SAGE) está plagado de miembros que reciben fondos "económicamente significativos" ya sea de los principales fabricantes de vacunas, o de la Fundación Bill y Melinda Gates (BGMF) o del Wellcome Trust. En la última publicación de la OMS de los 15 miembros científicos del SAGE, no menos de 8 habían declarado su interés, por ley, en los posibles conflictos. En casi todos los casos, el principal financiador de estos 8 miembros de SAGE fueron la Fundación Bill y Melinda Gates, Merck & Co. (MSD), Gavi, la Alianza de Vacunas (un grupo de vacunas financiado por Gates), el Comité Asesor Científico de Salud Mundial del BMGF, Pfizer, Novovax, GSK, Novartis, Gilead y otros importantes actores de la industria farmacéutica de las vacunas. Hasta aquí la objetividad científica independiente en la OMS.

Gates y la OMS

El hecho de que muchos de los miembros del SAGE de la OMS tengan vínculos financieros con la Fundación Gates es muy revelador, aunque no sorprendente. Hoy en día, la OMS está financiada principalmente no por los gobiernos de los miembros de las Naciones Unidas, sino por lo que se denomina una "asociación público-privada" en la que dominan las empresas privadas de vacunas y el grupo de entidades patrocinadas por Bill Gates.

En el último informe financiero disponible de la OMS, correspondiente al 31 de diciembre de 2017, algo más de la mitad de los más de 2.000 millones de dólares del presupuesto del Fondo General de la OMS procedía de donantes privados u organismos externos como el Banco Mundial o la UE. Con mucho, los mayores financiadores privados o no gubernamentales de la OMS son la Fundación Bill y Melinda Gates, junto con la Alianza GAVI para la Vacuna, financiada por Gates, el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria (FMSTM), iniciado por Gates. Esos tres aportaron más de 474 millones de dólares a la OMS. La Fundación Bill y Melinda Gates por sí sola donó la friolera de 324.654.317 dólares a la OMS. En comparación, el mayor donante estatal de la OMS, el Gobierno de los Estados Unidos, dio 401 millones de dólares a la OMS.

Entre otros donantes privados se encuentran los principales fabricantes de vacunas y medicamentos del mundo, entre ellos Gilead Science (que actualmente está presionando para que su medicamento sea utilizado como tratamiento para COVID-19), GlaxoSmithKline, Hoffmann-LaRoche, Sanofi Pasteur, Merck Sharp y Dohme Chibret y Bayer AG. Los fabricantes de la droga dieron decenas de millones de dólares a la OMS en 2017. Este apoyo de la industria privada pro-vacunas a la agenda de la OMS por parte de la Fundación Gates y la Gran Farmacia es más que un simple conflicto de intereses. Es un secuestro de facto de la agencia de la ONU responsable de coordinar las respuestas mundiales a las epidemias y enfermedades. Además, la Fundación Gates, la mayor del mundo con unos 50.000 millones de dólares, invierte sus dólares exentos de impuestos en esos mismos fabricantes de vacunas, entre los que se encuentran Merck, Novartis, Pfizer y GlaxoSmithKline.

En este contexto, no debe sorprender que el político etíope Tedros Adhanom se convirtiera en el jefe de la OMS en 2017. Tedros es el primer director de la OMS que no es médico a pesar de su insistencia en usar el título de Dr. Es doctor en filosofía en salud comunitaria por "la investigación de los efectos de las presas en la transmisión del paludismo en la región de Tigray en Etiopía". Tedros, que también fue Ministro de Asuntos Exteriores de Etiopía hasta 2016, conoció a Bill Gates cuando era Ministro de Salud de Etiopía y se convirtió en Presidente de la Junta del Fondo Mundial contra el VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria vinculado a Gates.

Bajo el mandato de Tedros, la notoria corrupción y los conflictos de intereses en la OMS han continuado, e incluso han aumentado. Según un informe reciente de la Corporación Australiana de Radiodifusión, en 2018 y 2019 bajo Tedros, el Programa de Emergencias de Salud de la OMS, la sección responsable de la respuesta mundial de COVID-19, fue citado con la calificación de riesgo más alta señalando el "fracaso en la financiación adecuada del programa y las operaciones de emergencia [se arriesga] a una entrega inadecuada de resultados a nivel de país". El informe de la ABC también encontró que ha habido un "aumento de las denuncias de corrupción interna en toda la organización, con la detección de múltiples esquemas destinados a defraudar grandes sumas de dinero del organismo internacional". No es muy tranquilizador.

A principios de marzo la Universidad de Oxford dejó de utilizar los datos de la OMS sobre COVID-19 debido a repetidos errores e inconsistencias que la OMS se negó a corregir. Los protocolos de pruebas de la OMS para pruebas de coronavirus han sido citados repetidamente por varios países, incluyendo Finlandia, por defectos y falsos positivos y otros defectos.

Esta es la OMS en la que ahora confiamos para que nos guíe a través de la peor crisis sanitaria del último siglo.

*

F. William Engdahl es consultor y conferenciante de riesgos estratégicos, es licenciado en política por la Universidad de Princeton y es un autor de best-sellers sobre petróleo y geopolítica, exclusivamente para la revista online "New Eastern Outlook" donde se publicó originalmente este artículo. Es investigador asociado del Centro de Investigaciones sobre la Globalización.

Apoyan en Nicaragua declaración de Cancillería de Cuba

Managua, 1 jun (Prensa Latina) El reconocido comunicador nicaragüense Jorge Capelán calificó hoy de pertinente la declaración de la Canc...